Saltar al contenido

“Soy español”.

31 de mayo de 2012

“Soy español”.

¡Escuchad!.

En el fragor de la batalla financiera, en la confusión de los medios, y de los mismos políticos.

En no saber si sois de derechas o de izquierdas, si no sois nada y queríais ser algo para que todo fuera bien y mejor, y ahora se siente como que no somos nada en claro, como que estamos desasistidos, como que no podemos confiar en nada con claridad, en que no hay mensajes claros de nadie, ni unívocos.

Sí intenciones, sí deseos, pero detrás muchas mentiras sobres mentiras, ocultación de robos, de vender a España desde hace algunos años.

Sois muy madrileños, o muy catalanes o muy vascos, o andaluces, o muy gallegos o cántabros, o burgaleses o ceutís. O valencianos, o gaditanos, o albaceteños, o maños.

Sois españoles.

Los que no lo  queráis ser os tendremos que seguir aguantando. No se va a montar otra guerra civil, ni de izquierdas ni de derechas, ni siquiera por lo visto sin dinero, no se podrá mantener ni independencias, ni autonomías.

Sin dinero no hay maniobra.

¡Escuchad!.

Sois cristianos, o ateos, o sencillamente creéis en la televisión, en vuestra cadena.

O creéis en vuestro actor o actriz o político favorito, O no sabéis ni en quién o qué créeis.

Pero ¡escuchad!, sois españoles, sois bienvenidos.

Da igual que no os guste o no os gustéis.

A mí no me gusta el fútbol especialmente aunque me mire un partido, o me haga una quiniela.

Pero hoy oí decir algo que me inspiró, al seleccionador español de fútbol, Vicente del Bosque.

Le preguntaban que iba a hacer, creo que con Piqué y Ramos, que no se llevaban bien.

Con seguridad de mando de un equipo de España dijo: -Pues tendrán que entenderse, llevarse bien y jugar bien, que es a lo que vienen aquí-.

Me gustó mucho. Hacía tiempo que no oía un mensaje fraternal, de equipo, de identidad, tan sencillo, tan seguro, tan necesario. Me pareció un mensaje alegórico y profético de lo que nos debe ocurrir.

Estamos arruinados.

Saldremos, pero  como todos decís, no está el horno para bollos. Debemos dinero, como país,  como familias y como personas  por todos los lados, y a muchos que lo tenían, se lo deben, y no será fácil que se lo paguen, al menos de inmediato.

¡Escuchad!.

Vamos a ser razonables, vamos a ver que sale de nuestra España, de nosotros.

Los sables de los tontos siguen oyéndose de fondo aún. No se han enterado de que estamos arruinados, de que pedimos pan a un horno sin harina.

Todo tiene pinta de intervención, no efectiva, pero sí técnica.

No hay políticos independientes ya. Lo único que les queda a todos ellos es su  televisión, sus micrófonos y sus periódicos moribundos.

No va a pasar mucho tiempo que todo se va a desintegrar, se va a auditar, y fiscalizar desde Bruselas, que realmente para los no informados, es desde Londres. De allí se dirige todo, hasta los capitales de riesgo y el mundo financiero americano, europeo, chino, australiano y suizo que nos dirige se sitúa en Londres.

Muchas pataletas daremos, pero sin dinero y con el nivel de vida que tenemos, haremos lo que nos digan, porque nos hemos acostumbrado al confort. Todas las guerras han comenzado cuando se ha deteriorado el confort, porque sin mínimos, se va fácilmente a máximos de desesperación, tragedia, hambre y conflicto.

Esta vez por primera vez en la historia, parece que todos los escenarios han cambiado.

Ya no tenemos frentes identificables o que identifiquemos fácilmente. Cualquier persona en la calle o en su casa, no sabe lo que es el poder financiero ni cómo funciona, no reconoce un enemigo visible porque es un control mundial, repartido, estructurado y difuminado.

Quizás algún día y muy próximo muestren su rostro confiados en su poder, pero de momento, solo percibimos incertidumbre, nivel de tensión alto, preocupación, y sobre todo no saber a dónde mirar, ni a quien, ni como, ni para cuando habrá un resplandor de estabilidad y normalidad.

Por eso os digo, ¡escuchad!. Somos españoles. Es la única fuerza clara y de identidad  que nos une para poder nadar.

La fe siempre está ahí, pero lo que sabemos que mueve el grupo es el sentimiento de pertenencia a algo reconocible, algo que nos de confianza.

Siempre se ha dicho, que quizás es mejor no saber nada. Que así se es más feliz. Eso es un error.

Al menos en las circunstancias actuales. Conocer los hechos, exigir justicia y responsabilidades, aunque luego no las haya, nos mantendrá en vilo, unidos.

Conocer y saber nos evitará el shock emocional y trauma social que nos está tocando vivir y que se va a intensificar en este año y el que viene, y que luego quizás y bastante probable nos cueste volver a despegar años hasta lo que hemos conocido y dejado atrás.

Vamos a ver que sale, a algún lugar tendremos que orientarnos e ir.

En ciernes está preparada la guerra, que esperemos que no llegue y que no ocurra, al menos dentro de nuestras fronteras.

Será una guerra sin combate cuerpo a cuerpo, si la hay, será tecnológica, de armas teledirigidas e informatizada que aún no podemos imaginar porque no nos las han presentado; pero investigando en internet puedes conocer de qué armas nuevas, y compleja tecnología se trata.

Por eso digo, que no hay que tener miedo, sino confianza, y alguna certidumbre que nos valga, para soportar el shock que podemos llegar a ver.

Desde nuestro país prácticamente ni se habla de ello, porque nosotros no somos parte decisoria en ello, pero si lo somos estratégicamente. Recordemos que tenemos un escudo antimisiles, y hemos desarrollado una fuerza de guerra en cooperación y bajo el mando de la OTAN, y estamos metidos en el ajo queramos o no.

Pase lo que pase, y como siempre digo, ojalá me equivoque y quede como la M,  lo importante es conservar la moral, y no perder el horizonte.

Ahora pensad lo que queráis, o lo que os creéis que pensáis, que lo tenéis más inducido que otra cosa, porque la televisión y los políticos piensan por vosotros. Pero me alegro de si habéis llegado  hasta aquí, porque estoy seguro de que la reflexión valdrá de algo, y nos merecemos algo mejor que lo que nos han vendido.

From → Uncategorized

2 comentarios
  1. fernando navarro permalink

    Buen mensaje, positivo dentro del horror que aun no vemos.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: