Skip to content

“Volver a la peseta”.

10 de junio de 2012

“Volver a la peseta”.

Volver a la peseta en contra de lo que dicen tantos expertos no sería tan malo.

Aunque ahora con el crédito de 100.000 millones de euros, no es tan bueno.

¿Cuál es principal problema que tenemos en nuestra economía?: La balanza de pagos.

Importamos mucho más de los que exportamos.

Con la peseta dejaríamos de comprar tantos coches, electrodomésticos, y hasta vacaciones fuera de España que únicamente facilitan la salida de divisas.

Por el contrario, aumentaría el gasto en producto nacional, más barato, crecería nuestra industria, y no compraríamos fuera.

La economía tóxica de vendernos de todo, y que lo compramos con un euro que no representa nuestra economía real, nos convierte en la eterna tienda de Europa, de USA, de Asia y de todo el planeta.

Con la peseta se limitarían por sí solas las importaciones excesivas, por no decir casi absolutas en algunos sectores.

Con la peseta volveríamos a ser el país más interesante de inversiones externas.

No nos resultaría tan fácil salir de vacaciones o comprarnos un Citröen, o un BMW, o un Philips, pero tendríamos muchas otras opciones.

El español no es nacionalista en comprar productos, adquirimos únicamente los mejores, pero eso no es nacionalista, y menos aún proteccionista. Ha de quedar como reducida alternativa y no como opción.

A diferencia de Grecia que no posee un tejido industrial y productivo que pueda generar su autoabastecimiento sin importaciones, en el caso de España nos sobre capacidad de autoabastecimiento y de exportación.

El miedo a salirnos del euro ha sido muy cultivado desde los medios que trabajan para las corporaciones multinacionales, e incluso en un temor no estudiado de supuestos expertos económicos.

Abarataría los precios de la propiedad, pero también subirían de golpe las contrataciones, puesto que los costes comparativos serían muy inferiores.

Pero la gran cuestión es que no hay bancos españoles, quitando el Sabadell, y debiéramos desvincularnos de los demás bancos como el Santander y el BBVA que son propiedad mayoritaria de accionistas extranjeros. Para crear bancos puramente españoles cuyos beneficios se queden en España, y que se han empeñado en no tener competencia con la politización de las Cajas y su ausencia de control de gastos, que un día fueron nuestro adalid en el crecimiento de España, y hoy en día se han encargado de eliminarlas para quedarse los bancos en su práctica mayoría de capital extranjero, con todo el negocio español de banca.

Habría que retomar las Cajas pero con presidente y propiedad particular, y un veto a los socios no españoles.

Con la peseta, habría que limitar por ley, la salida de capitales de inversores extranjeros en España, y exigir una reinversión parcial pero mayoritaria de sus beneficios en territorio nacional, que no en empresas españolas en el extranjero, porque caeríamos en la misma dinámica de evasión de capitales de inversión.

Teniendo en cuenta que la mayor fuente de divisas en España es el Turismo, éste se reactivaría con muchísima fuerza.

Se activaría la productividad, la contratación en consecuencia, y la balanza de pagos volvería a ser positiva y a nuestro favor como lo fue hace años en que no importábamos tanto.

Sobre el relativo empobrecimiento de España con la peseta, es falso. Deberíamos bonos soberanos, y créditos en euros, pero nuestro producto interior bruto avalaría nuestro crecimiento y su devolución.

Evidentemente a quienes no interesa es a Alemania, Francia, Estados Unidos y China porque se quieren quedar con la economía de nuestro país.

Directamente también la solicitud de créditos sería inferior, con lo cual el endeudamiento empresarial y familiar sería inferior, puesto que con la bajada de precios, necesitaríamos menos dinero.

La pregunta ya contestada es la de siempre, ¿a quién no interesa que nos salgamos del euro?. A  Europa y los inversores especuladores extranjeros.

From → Uncategorized

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: