Saltar al contenido

«No podemos permitir que siga habiendo políticos.»

19 de junio de 2012

«No podemos permitir que siga habiendo políticos.»

Vienen y van a intereses particulares de partido, de grupos y de poderes financieros.

El poder debe volver a la ciudadanía.

Esto se logra cambiando las reglas del juego y que no sirvan para el poder malogrado, porque venga quien venga siempre tendrá la tentación de robar, porque va en la genética del sentimiento de poder humano.

Si se logran cambiar las normas de que no se puedan llevar nada, a pocos les interesará tomar «el poder». Sueldos relativamente austeros y la prohibición por ley del beneficio personal, de grupo o partido, y en beneficio únicamente del país espantaría a los sin escrúpulos de los que nos rodeamos.

Los políticos no tienen en muchos casos ni formación, ni avales humanistas, son puros trepadores de su endógeno partido.

Para lograr el poder se debe exigir tener un perfil muy inteligente, humanista, demostrado, y de colectiva aprobación, no puede elegirse ya de base un partido y que nos metan a quien quieran, sin dotes, sin inteligencia, sin capacidades, y sin embargo, bien dotados para hacer el mal, sin escrúpulos, y beneficiar a sus mentores secretos.

No puedes existir una Ley que no existe, que no ejerce, y que no es independiente, sino a su servicio partidista, y una exención de Ley para los ocupantes del poder, impunes a todo crimen, malversación, y traición al país.

Y no solo no debe de eximírseles de la justicia, sino que debe de ser exigible su castigo, y persecución como a un criminal más que a diferencia de un humano común sus crímenes son para millones de personas.

La regencia del poder cuando esté exenta de favores, de prebendas, de intereses dados, y repartidos, y de exención ante la Ley, entonces se empezará a parecer a un poder ecuánime, y altruista. Dado a sus gentes.

From → Uncategorized

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: