Skip to content

“¿En dónde está el auténtico sabor americano?”.

28 de junio de 2012

ImagenImagen

 

“¿En dónde está el auténtico sabor americano?”.

¿Qué fue del auténtico sabor americano?.

Aquel que admiramos en sus cowboys de película, en sus héroes de guerra, en sus luchadores por su libertad y por la libertad de occidente.

Aquellos que vinieron a liberar a Europa del nazismo, en la primera guerra, y en la segunda.

Todos se empezaron a esfumar sin darse y darnos cuenta después de que Rockefeller apoyase a Hitler con presupuesto para desarrollar su guerra del III Reich, o después de ver como asesinaron impunemente a Kennedy y a todos los componentes de su familia presidenciables.

Después del atentado de las Torres Gemelas el mayor crimen de un estado perpetrado por su propio gobierno, en el más alto exponente de la traición.

Y todos estos grandes crímenes contra la libertad quedan sin castigo, sin repuesta, y los pérfidos del poder que tomaron con la traición y la conspiración el poder, siguen ahí despreciando los valores del pueblo americano que tanto admirábamos y se admira a sí mismo.

Ahora siguen acuchillando en la sombra, aunque cada vez más visibles, a Europa, a través de los mercados, en los que sus productos de alto riesgo derivados y que debieran de estar prohibidos, tienen en jaque a toda la economía y futuro del euro, -que ellos mismos propiciaron para ser su tienda y mercado-, y Europa.

 Pero a este grupo enorme sólo les interesa el dinero y el poder, y ver unos derivados que han multiplicado por diez su valor en el mercado contra Europa, el euro y sus países componentes, no sólo les haría ganar una enorme suma de dinero a costa de su destrucción, sino que les permitiría penetrar aún más y a precios de saldo en lo que quede de una Europa rota.

De la misma forma que el pueblo de los países mediterráneos como España es incapaz de reaccionar contra la barbarie financiera y su alianza con el poder político corrupto, llegando a ser de la misma manera los autores del 15-M,  negado en los juzgados, y negadas, y escondidas y falseadas las pruebas; en Estados Unidos está su pueblo exactamente igual secuestrado por sus poderosos que representan su parlamento pero no su democracia y su libertad de derechos por la que admiraban durante dos siglos a Lincoln del que no queda más que aquella triste figura en el Capitolio.

Cuando el poder financiero absorbe al poder político y al poder judicial, “ya no queda democracia”, solo traidores y sociedades secretas, capaces de matarnos a todos si hace falta con tal de perpetuarse en su poder y posiciones.

El silencio y la conformidad que han logrado lo han construido lentamente a través de facilitar un estado de bienestar que tiene el mismo efecto de placebo y de dopaje sociológico- emocional que llega justificar lo injustificable.

Así vemos allí y aquí, a los más prestigiosos periodistas y políticos, vendidos y temerosos del poder que los sustenta y les paga.

Huestes romanas de gladiadores de la información, mejor dicho de la desinformación y de la manipulación mediática.

Todos al unísono del cuerno de Caín dispuestos a terminar con lo que queda de libre albedrío y de “libertad” que nunca existió, tan solo un confort para propiciar el dopaje que permitiría llegar al momento actual de su zénit piramidal.

Han llegado a un extremo en los que “los ideales y las ideologías se confunden”, puedes ver conspirando a grupos antagónicos de religiones, y políticas diferentes, juntos;  para lograr más poder, todo el poder, y todo el dinero que exista sobre la tierra.

En España siguen sin resolverse los Gal de Felipe González, el 23-F de su majestad y Felipe González, y el 15-M del PPSOE. Tutorados por la Cia y por Gladio. Para lograr sus objetivos de penetración y chantaje para llegar al punto en el que estamos ahora, que antes no veíamos llegar y ahora sin embargo acabado el puzzle lo vemos con demasiada claridad. Y que muchos por miedo, por traición a España y por conservar sus malnacidos puestos de trabajo están dispuestos a lo que sea.

Esta no es la época de la crisis económica porque para ellos es su triunfo económico, la desgracia es la nuestra, pero sí que será la época de la crisis de moral y de la traición, conspiración y asesinatos jamás condenados y protegidos por sus mismos autores.

Nadie pagará por nada. Satán tiene el máximo poder.

 

 

 

From → Uncategorized

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: