Skip to content

“Y la entelequia sigue y sigue”.

1 de julio de 2012

Imagen

“Y la entelequia sigue y sigue”.
No se llama recuperación, se llama rescate.
Y es el rescate para la recuperación de la banca que vamos a pagar todos sí o sí.
Ayer salía el alcalde Alcorcón al que aplaudo porque quiere que se vote el sueldo a los alcaldes, pero decía que Cobega (Coca Cola), iba a crear 500 puestos de trabajo, de 800 euros.
El único plan de crecimiento que junto a Italia han propuesto a Europa es el sistema Keynes de inversión en obras públicas.
Sistema obsoleto que no sólo no crea riqueza, sino que ayuda a la banca a captar aun más el dinero de las obras públicas que pasará por sus manos para los cobros, las nóminas, y el desembolso de las inversiones y el pago de las subcontratas, estas últimas el cuento de la lechera de los intermediarios del nunca acabar.
Nos van a dar un rescate que nos lo den como nos lo den, va a ser desviado a la banca en su totalidad, y ningún proyecto razonable va a ver la luz.
Habrá una estela y tan sólo temporal, hasta que se gasten los 500.000 millones con los que nos van a rescatar y por entregas a plazos, de cierto aire de recuperación que nos lo venderán como tal, pero no será así.
Seguiremos viviendo de la venta de deuda soberana o de bonos, y en cosa de un año o dos, estaremos de nuevo igual sólo que debiendo aún más y con una tensión social acumulada y desesperada que parecerá la caja de los truenos, y la cosa puede soltarse de cualquier forma fea.
En sí es el sistema corrupto, y caduco, que no está dispuesto a cambiar, ni transformarse: el problema de todos los problemas.
No se ve la solución. Y cuando dices esto, los que viven de ese sistema corrupto, saltan diciendo que somos agoreros.
Y no; somos objetivos y no vivimos del corrupto sistema, ni nos debemos a nada desleal a España.

“Hay que eliminar el estado de la Autonomías”. 
Suponen el 50% de nuestros ingresos, y la totalidad del gasto público de 3 euros de cada 4 es para el gasto del sistema, que no de la productividad.
El problema es que las autonomías, vista la corrupción en toda España, incluídas las suyas propias de sus autonomías, argumentan que manteniéndo sus autonomías podrían distanciarse de la corrupción, que en realidad es perder la suya corrupción propia.
Pero este discurso autonómico de corrupción española pero “no suya” jejeje, cuando la suya propia es la mayor, les vale para mantenerse en su poder de virreinato y engañar a sus votantes, que piensan que votan cuando no votan ni deciden nada.
Aunque de momento se hayan esfumado los tejidos industriales, y los motores de crecimiento que nos sustentaban, quitar las autonomías supondría recuperar esos 3 euros de cada 4.
Es evidente que muchos funcionarios autonómicos perdería sus trabajos, pero mantenerlos supone mantener la improductividad.
Es evidente que el interés de todos los partidos ha sido hasta ahora el mantener todo ese aparato funcionarial, porque evidentemente suponen un 60% de sus votantes si agregamos la familia y amigos que dependen de que ese funcionario tenga trabajo.
Pero sustituir el tejido funcionarial por el de la productividad privada y empresarial es más real y productivo, del que ahora sin remedio nos vemos obligados a prescindir porque ya no hay para pagarlos.
Ahora es sencillamente un, ellos o nosotros. O mejor dicho o ellos o nada.

From → Uncategorized

3 comentarios
  1. ¿Y de dónde se nutre el bipartido de votos?

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: