Skip to content

“Fallos para todos”.

11 de julio de 2012

“Fallos para todos”.

España es un país en el que hemos vivido engañados y por encima de nuestras posibilidades.

Engañados porque nos han dicho que éramos los campeones del Champion League, y sin embargo éramos junto con Grecia los más pobres de la League. Con un tejido industrial destruido, con los servicios destruidos, llámense tiendas, bares, peluquerías, tiendas de ropa y de regalos etc.

El engaño ha sido fácil porque los responsables de presentar cuentas, no las han presentado. Banca, el Banco de España, el Gobierno Socialista, no sólo no ha presentado cuentas, sino que las que han presentado eran falsas. Lo que decíamos “maquilladas” con balances contables sustraídos de docenas de sociedades que se traspasaban los activos y pasivos a la hora de cuadrar unas u otras sociedades de las mismas empresas que al final siempre daban beneficios, cuando lo que en realidad daban una ruina de pavor.

En España se condena un ladronzuelo aunque salga diez veces por la puerta que está fatal, pero se premia al “gran chorizo”, al evasor, a los ayuntamientos que sangran los negocios a impuestos y normativas imposibles de cumplir porque son normativas fuera de lo razonable.

Estaba indignado de los más de cien asesores que tenía el inútil de Zapatero, pero cuando hoy he oído los mismo más de cien que tiene la inepta nueva alcalde de Madrid esposa de Jose María Aznar, comprendo que son todos los mismos ineptos, chorizos y arrasa patrias, sin color y sin frontera.

Es difícil de comprender a la gente sectaria incapaz de ser objetivos, de defender a su partido por encima de todo y con las razones tumbadas puestas al sol como la mojama, pero ellos defendiendo lo indefendible y a los indefendibles “por ser vos quien sois”.

Al chorizo será quien fuere hay que perseguirlo, juzgarlo sin color, y encarcelarlos.

Nunca saldremos de la corrupción con tanto tonto que defiende a sus colores sin ser capaces de tener un elemento crítico objetivo.

Nunca justificaría, ni votaría a mi madre o mi padre si me demostrasen que están obrando mal, y eso que es mi familia. Y tratándose de políticos machaca patrias, no puedo entender a los salvapatrias que excusan sus robos y desmanes.

España es el país de los creativos, de la gente capaz y trabajadora, pero también es un país lleno de pelotas de gente sectaria y cortita a mares, capaces de justificar lo injustificable.

Diría que nos merecemos más aún de lo que tenemos, y lo siento por la cantidad de gente razonable que hay, pero es que hay muchos, demasiados ineptos enganchados en el carro del amiguismo, del politiqueo de taberna, de otorgar y callar, de hacer la vista gorda, y si se puede de poner la mano por si cae.

España es un país que nos señalan a un lado, y dejamos como los toros de mirar a donde tenemos que mirar, y nos desconcentramos de los objetivos malditos que nos arruinan con cualquier pañuelito rojo o excusa que nos asoman.

España se ha deshidratado, porque hay demasiada gente que todos los colores dispuestas a justificar la existencia de la casta política ineficiente e innecesaria. De ayuntamientos de alcalde, secretario, y cinco agentes, a doscientos, trescientos o miles para no hacer nada, más que dificultar la vida fácil del ciudadano.

Si salimos de esta saldremos con la misma mierda, porque justificamos lo injustificable, porque compadreamos al que ni siquiera es amigo o familiar como si fuera de nuestra sangre, como si fuera de nuestro pensamiento cuando para ellos somos sencillamente “votos tontos”. Seguirán los mismos haciéndonos la vida más complicada y fuera de cosas fáciles, viviendo de nosotros, y teniendo una cola detrás lista y deseosa de ser enchufados, correturnos, gente de miedos, con la insignia en la solapa para parecer algo que no son.

No tenemos solución porque el español no se regenera con las experiencias como pueblo. Sabemos copiar de lo que como país vemos fuera y solemos imitar lo menos importante, lo menos trascendente, lo más superficial. Somos un caso de estudio antropológico del por qué excusamos y apoyamos lo que nos hunde y hace daño.

No sobran los políticos, sus asesores, sus esclavos ideológicos, y sus pagados.

Si hubiera un día en el que España abandonase esta casta, cosa difícil, éste sería un país algo libre que no somos, somos sometidos y despojados de nuestra dignidad, solo útiles para “el voto tonto”.

From → Uncategorized

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: