Skip to content

“Goldman Sach ha llegado y gobernará España”.

12 de julio de 2012

“Goldman Sach ha llegado y gobernará España”.

El próximo paso, un gobierno de concentración.

Aún será peor. Un gobierno a la italiana de tecnócratas al servicio de Goldman Sach.

Absolutamente todo lo que está sucediendo estaba planificado para que nuestra propia indignación nos relaje a la venida de cualquier cambio.

Querían un país, España, dispuesto a la fiscalidad única, como todos los europeos, y lo van logrando, con el ahogo definitivo del crédito de consumo, el amañado rescate a la banca que se lo podían ahorrar, pues sólo nos endeudará más, y sin embargo lo importante, el gasto público superfluo, el exceso de políticos, y el dinero tonto en gastos tontos que se pierde cada día sin ningún control aún operativos.

La estrategia del caos, ideada por “los Chicago Boys” y, aceptada por los dos grandes partidos en beneficio del poder económico mundial está culminando en el control que tendrán de España y en la pérdida de nuestra soberanía, a través de la presión en el estado del bienestar que siempre ha funcionado.

En la ruta que nos han puesto hacia un nuevo orden mundial, en donde el control económico será fácil de llevar con gobiernos tutelados, como el que esperan colocarnos en breve.

Hay una solución que no hubiera dudado ni el mismo Franco por el bien de España.

Una autarquía administrativa, la vuelta a la peseta, la disolución de los partidos políticos subvencionados, y cierta vuelta a un hermetismo a Europa y al mundo, porque no son mundos como se entendían antes, sino como lo son ahora, financieros, masones, detrás de los cuales están evidentemente Bush, Rockefeller, Rostchield y la corona británica entre los más destacados, con sus sociedades como Carlyle, Monsanto, Goldman, Glencore, consorcio de la energía, Glaxo Wellcome, etc, son sencillamente los tenedores del 80% de la riqueza mundial, y nos suena a ciencia ficción y no creíble pero es así.

Lo que se deba se debería negociar.

Pero está claro que si la deuda que tenemos corresponde a la deuda de productividad de unos diez años, pues ya los trabajaremos, y si nos quitamos el gasto político y su corrupción agregada saldremos con asombrosa y gran facilidad.

Sea el gobierno que sea, no creo que pase por abandonar su poder porque sí. Como siempre tendremos que gritar mucho, pelear mucho, y negarnos a mucho.

Hasta ahora han jugado con nuestra sumisión, y pasividad, porque como sencillamente veníamos del confort y no lo podíamos creer, hemos esperado, por si volvía entre tantas mentiras, pero ya sabemos que no será así. Con lo cual la elección, ahora con las cartas conocidas ha de ser de negación al gobierno que nos coloquen que controlará nuestra productividad, y la disolución de la entidad nacional.

El premeditado poder otorgado a los nacionalismos y posibles autodeterminaciones, ha sido clave para desgastar el sentimiento de nación política y social, y nuestra entrega al nuevo orden.

Cuando pienso en el abandono colonial que tuvo la corona británica de la India, y se vende que fue con una presión pacífica es falso. Fue porque el ingente número de población india, miles de veces superior a la presencia de efectivos británicos, no dejaba lugar a dudas de que no podrían mantener por las armas la colonización.

En el caso de España, lo tenemos más difícil porque han trabajado que la oposición sean las mismas autonomías que diferencian territorialidad, economía y pensamiento, con lo cual la salida a eso pasará por la escisión de más autonomía para las dos principales anti soberanía, y la disolución parcial de la autonomía del resto, en la mayoría de sus competencias.

Ante el mapa roto de España y la cuentas también rotas, y unos políticos ineficientes e inoperantes, sin proyectos, sin palabra, sin capacidad de previsión de los acontecimientos, la solución es cruda, tendría que ser alguien, que no lo hay en el horizonte con el apoyo, y confianza para tomar el mando y ser consensuado por todos, y sobre todo con determinación, cosa difícil.

Así que el futuro está diseñado, Europa de dos velocidades, España en la segunda evidentemente, y el secuestro de nuestras finanzas a través del Banco de España desde el Banco Central Europeo. Un gobierno que nos van a colocar de concentración con cabezas tecnócratas colocado por la casta masona mundial. Y nos quedaremos con la ridícula marca España, la mayor parida oída en siglos, cuando España ha sido imperio y conocida allende los mares como decían en aquellos siglos, y que ahora vengan a ningunearnos como si no supieran quienes somos, pero que forma parte de ese desprestigio forjado lentamente a nivel internacional con dos gobiernos marcados por el secuestro de sus funciones y sus obligaciones.

From → Uncategorized

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: