Skip to content

“El artículo 123 del Tratado de Lisboa, y la supresión de los recortes”.

16 de julio de 2012

El artículo 123 del Tratado de Lisboa, y la supresión de los recortes.

http://www.burbuja.info/inmobiliaria/burbuja-inmobiliaria/237730-art-123-del-tratado-de-lisboa-version-europea-de-estafa-del-federal-reserve-act-de-eeuu.html

Este problema está mal enfocado.

La capacidad de endeudamiento del Estado, equivale a lo que tendríamos si tuviéramos la peseta, y poderla hacer flotar, o a su vez lo mismo, imprimir más papel.

El problema no éste.

Si esto estuviera resuelto así los gobiernos directamente seguirían imprimiendo moneda y aumentando imparablemente el endeudamiento interno y exterior.

El problema es lo que han fomentado los mercados que han designado a nuestros presidentes para ser elegidos y su falta de independencia, o absoluta dependencia.

El objetivo: Que se disparase el aparato político, funcionarial, autonómico y del estado, para que llegase a ser insostenible e impagable.

El resultado: la merma total del crecimiento, la parálisis de los servicios y lo que queda de industria, y los dos grandes beneficios. Uno: el enorme beneficio en el cobro de deuda más intereses. Dos: el tiraje de precios, con lo cual las sociedades de mercado extranjeras pueden entrar a precio de ganga, con la desprotección adquirida de insolvencia, plantillas recortadas, sueldos de saldo, y cambio de las directivas a unas de penetración.

Así pues la capacidad del artículo 123 del tratado de Lisboa, vale evidentemente para impedir la refinanciación, y la fácil penetración extranjera en nuestro debilitado tejido productivo, pero su eficacia es mayor porque frena el aumento del endeudamiento del aparato político y del estado, que si no existiera este tratado, seguiríamos endeudándonos. Mejor dicho seguirían los políticos endeudándonos.

La solución no son los recortes y la subida de impuestos, y del IVA y aumento de las retenciones por IPF, sino la supresión de la mayoría de las competencias de las comunidades autónomas y en algunos casos su constitución en delegaciones del Estado, como ya lo fueron en los años 70. Y la otra gran medida que no quieren los políticos, es su propia supresión o su eliminación del 80%, o su totalidad para un gobierno de autarquía administrativa que deje el engaño de la política y se centre en su administración justa, razonable y patriota.

El objetivo final de los recortes, y sobre todo del aumento del IVA, y la subida de las facturas de la luz, del agua, del gas, de las gasolina, pudieran parecer que son para paliar el enrome gasto público que a su vez lo es, pero el verdadero objetivo es debilitar fulminantemente la economía productiva y de servicios, es decir, estancar la economía a un punto de inactividad, por escasez de liquidez, aumento de los precios, baja sustantiva de los ingresos, fijación de salarios inferiores, baja en la mayoría de los casos del 60% del valor de los inmuebles y ausencia de crédito, que a su vez sin circulante, es como pedir un crédito para abrir algo y tener que cerrar por falta de liquidez en la calle para con los servicios, fundamentalmente el tejido español.

Estos objetivos son instrucciones de la masonería que gobierna sobre nuestros gobiernos, y su fin es provocar la involución social, el estrangulamiento económico, su entrada a compra a precio de saldo de lo productivo y de servicios, y la fijación definitiva de gobiernos decididos por ellos aún más a su servicio, si es que cabe más.

From → Uncategorized

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: