Skip to content

“13 días”.

14 de agosto de 2012

“13 DÍAS”.

Son los que el gobierno ha secuestrado los 400 euros.

Para que luego digan que no hacen política.

Os los quito, y luego os los pongo, y así parece que nos dan algo.

13 días de agosto, sembrados en Inglaterra de Juegos Olímpicos, alegría y patriotismo, y en España de espera, incertidumbre, falta de patriotismo, incendios, cosecha del independentismo, y vacaciones de los que las pueden tomar.

13 días intervenidos y probablemente camino para en otros 15 días de un corralito.

Días de nuevo sin productividad, sin trabajo, y el gobierno diciendo, que va a pedir algo a cambio a los que reciben los 400 euros, que son unos desgraciados que no tienen nada que dar. Más iva, retenciones y subida de luz, gasolina, agua y gas.

Y ellos dejan caer que los de los 400 euros paupérrimos algo tendrán que dar. Será su pellejo o el tuétano.

El otro gobierno era malísimo, y negado; éste sencillamente es malo.

Nos habíamos creído lo de que han llegado sin saber lo que había. Lo sabían perfectamente, Valencia, Murcia, Madrid, y Galicia eran suyas y sabían lo que había detrás; el problema es que no sabían, ni saben qué hacer, bueno sí colocar a unos cuantos familiares, subir los impuestos, pagar a las eléctricas renovando el contrato. Este era el tema de fondo que se escondía detrás de la retirada de los 13 días de los 400 euros.

Renovar el saqueo de los accionistas de las multinacionales garrapata con en el cheque de las energía al consorcio de BlackRock, Scottish Power, e Iberdrola, sólo podía hacerse sin escándalo quitando los 400 euros y hacerlo coincidir con  el secuestro de la prima eléctrica, para que no trascienda, para que no sean noticias, tan sólo los miserables de los 400 euros de los que España está lleno y del que este gobierno no tiene ni pajolera idea de lo que va a hacer con ellos.

Ahora ya dicen que son parados de larga duración, como si tuvieran lepra. Como si fuera culpa suya buscar trabajo y no encontrar. No todo el mundo tiene el dinero, ni la creatividad para crearse una empresa, y menos la lucidez que nos han machacado con sus televisiones de mierda lava cerebros, los unos y los otros. Con publicidad para monos, programas para lobotomizados y espectáculos para castratri mentali.

Son los nuevos parias a los que ha sustituido la inmigración en la ciudad y el campo, los servicios, y el trabajo mal pagado y explotado propugnado por el gobierno Zapatero, y que éste nuevo llega a no saber qué hacer con ellos.

A lo mejor los fumigan. Serán para eso “los chemtrails”, que alguna vez vemos. Molestan como ladillas, apestan como ratas.

From → Uncategorized

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: