Skip to content

“Eranse una vez cambistas, bancos, papeles para todos, gobiernos, bancos malos y sublevaciones”.

21 de agosto de 2012

“Eranse una vez cambistas, bancos, papeles para todos, gobiernos,  bancos malos y sublevaciones”.

Erase una vez un gobierno que durante dos legislaturas estuvo esquilmando España por órdenes de Londres.

Estos de Londres llevaban y llevan tres siglos dominando el mundo.

Montaron la revolución francesa, luego patrocinaron a Napoleón y a Wellington, al mismo tiempo. Así,  si no pagaba uno pagaría el otro, luego la guerra civil americana, luego a Hitler que por cierto siendo judíos permitieron el holocausto judío, algo inconcebible; y al mismo tiempo a los cambistas que querían controlar la moneda y su emisión.

Erase una vez otro gobierno que vino por unas elecciones sedientas de cambios. Llegaron y los cambistas nos quitaron YPF en Argentina, los mismos a los que iba a conocer el nuevo presidente electo en su viaje a Méjico. Esta operación era sencillamente un gran aviso. O se ponía a sus órdenes como lo estuvo el anterior presidente semielecto, o nos quitarían de igual forma todas nuestras empresas, bancos o lo que fuera que tuviéramos en cualquier país del mundo.

Semielecto  porque fue un personaje buscado el anterior presidente, buscando entre muchos, de largas listas que tiene los servicios de inteligencia. Necesitaban uno ignorante, impresionable y obediente, y al mismo tiempo seductor de la gran masa de gente ignorante fácil de camelar con promesas que nunca se cumplen. Poco centrado, excéntrico y lo suficientemente vanidoso y egocéntrico como para con ideas de despropósito terminar de liquidar el fondo de la seguridad social, el 40% del oro del banco de España, promover la entrada libre de inmigrantes con su correspondiente seguridad social y papeles para todos, que luego con el paro que iban a provocar sería tal el lastre que ahogarían lo que quedaba, y si eran musulmanes mejor, porque para ello cobraban de ambos frentes, del saudí y del de Londres.

Los de Londres mandaban y mandan en las decisiones americanas a través de la FED, la Reserva Federal que es su banco no nacional privado, en manos de una gran familia, que ha permitido que permitió que otras dos y sus respectivos amigos, y allegados entrasen a formar parte del pastel con tal de seguir sus instrucciones que no siempre coincidían y una veces se enfrentaban como en Corea, y Latinoamérica y en Afganistán, pero por una parte se arreglan y por otra se enfrentan en la búsqueda de los recursos minerales y de tierras productivas del planeta, y por otra se arreglan para el control de las monedas, y de las bancas mundiales.

Abrieron la caja de los truenos, porque su propia deuda de “emisión fragmentada” la habían rebasado, hasta llegar a una sobre emisión de dólares del 70% que hizo temblar hasta a los saudíes que tenías todo en petrodólares, y decidieron deshacerse de ellos y cambiar parte a euros.  Normalmente con el capital aumentaban un crédito hasta diez veces superior, y luego vivían con los intereses que suponían hasta el 80%, con lo cual se hicieron muy ricos, pero con el crecimiento de la población, enemigos como China, el mundo musulmán sin pulir y un nuevo sobreendeudamiento que superaba aquellas diez veces permitidas por la FED y el Banco de Inglaterra que ellos controlaban, ya no podían continuar. Así que cerraron el grifo del crédito y del endeudamiento, retiraron el circulante de los bancos y en consecuencia de la calle, de los negocios y de las empresas, montaron la primavera árabe para abrirse paso hasta Siria, y no repetir el erro de Hitler de tener cinco frentes abiertos en lugar de dos. Y así de sencillo entramos en recesión. Recuperarían el dinero subiendo la dificultad de colocación de la deuda, y ganarían como siempre ese 80% sobre aquella multiplicación por más de diez, y que ahora habrían sobrepasado.

De los bancos centrales de los países forzaron a sus gobiernos marionetas a sacar el dinero a Luxemburgo, Suiza y cuentas fantasmas de su propiedad que a través de boletines oficiales del estado veíamos como salían con excusas ridículas de sus marionetas amaneradas y afectadas, y con sus trajecitos ridículos y carísimos para aumentar si cupiera la tensión social que aún mantienen los nuevos para fraguar motivos de sublevación y de visto bueno de todo lo que venga.

Ahora con los embargos, y los bancos malos vuelven a forrarse haciendo paquetes subprimes que colocan de nuevo como activos con los que van a volver a fabricar dinero electrónico que no existe, pero lo avalan los mismos Estados dirigidos por sus gobiernos marionetas, que les van a permitir meterse de golpe militares que van a venir fruto de las revueltas terroristas islámicas que ellos mismos van a promover, y por otro lado y al mismo tiempo entrarán en guerra con China para hacerse con el único opositor, ya que Rusia aunque aparentemente en contra está de acuerdo con ellos, sencillamente porque han entrado en su sistema bancario internacional que controlan, y que a su vez les permite colocar su petróleo en Europa, Turquía, Egipto e Israel.

Colorín colorado este cuento no ha hecho más que empezar.

 

 

 

From → Uncategorized

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: