Skip to content

“Más sobre Bancos malos”.

21 de agosto de 2012

El Sabadell crea otro banco malo, como el que ha creado el gobierno.

Lo que no se dice del banco malo es que es un banco de presión y persecución, aun si cabe más especializado en embargar, presionar y extorsionar a los ciudadanos que se han quedado sin trabajo por la contingencia de la crisis.

La ilegalidad del banco malo es que son rescatados a través de desvío de la venta de bonos nacionales, sin pasar por el FROB.

¿Cómo se explica si no la liquidez de un banco quebrado en 90.000 millones de euros que no ha pasado por el FROB?.

La ilegalidad institucional coincide con la anarquía institucional. Del caos se logra el silencio y la ocultación de las prácticas, y con noticias sorpresa de última hora, tapar los agujeros viejos y sus improvisados parches.

La otra cosa que no se dice, es el gran negocio del banco malo. La confección de paquetes subrymes, copiados del sistema americano de los vendidos a China por Hillary Clinton hace unos años, tiene un gran negocio detrás. Es la carta que rompe la baraja de hacer activos de pasivos incobrables. La posesión de paquetes de conjuntos de pisos, que no conocemos las cantidades, pero si no recuerdo mal en los de China, eran paquetes de cien que a su vez se reagrupaban en paquetes de 1000 embargos constituídos en 1.

¿En dónde está el negocio?:  En el invento de “La Reserva Bancaria Fraccionada”, apoyados por la Reserva Federal (la FED), el FMI, que son bancos privados con nombre público de los mismos que han forjado la burbuja y la recesión, y los bancos centrales de los países apoyados por el BCE en el caso de Europa.

Con estos nuevos paquetes de subprimes, los bancos malos hacen activos, que a su vez logran multiplicar hasta diez su emisión de moneda en el mercado interbancario que sin embargo no van a hacer redundar en el circulante público, ni siquiera en las arcas del Estado, pero sí en el aumento del montante de dinero electrónico inexistente (no respaldado por el pib), que sí es como reconocerlo y firmarlo como válido por los estados para el aumento de la riqueza de los grandes cambistas como Rothschield.

El negocio está en el aumento imparable de la deuda con los intereses que suponen hasta el 80% anual para los cambistas. La gente por otra parte, seguiremos con la deuda, y los bancos limpian su deuda reduciéndola en los paquetes, que aumentan su valor hasta diez veces por el fraccionamiento.

From → Uncategorized

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: