Skip to content

“La puta mili, y queridísima mili”.

4 de septiembre de 2012

http://www.republica.com/2012/09/03/del-servicio-militar-obligatorio_541375/

He colgado este artículo con el que no puedo estar conforme, porque es una buena opinión que representa las que no comparto.

Es el tipo de persona que me da que no vive la calle, que vive en Madrid y desconoce la realidad de los botellones de la juventud, de la falta de valores, conocedores tan sólo de los trending topics.

Es el tipo de opinión que el mismo reconoce que valoró mucho el intercambio cultural regional, más bien de gentes de toda España, y que reconoce a su vez que España no está preparada para la guerra, ni para las bajas. No lo está porque como reconoce también, no tiene tropa, el ejército es caro por no ser de remplazo. Cómo un articulista puede perderse en su propio discurso cuando no se tiene perspectiva. Señor Juan Chicarro; el ejército es para la defensa de la nación, y a veces para los accidentes y la muerte, no es una institución para ir de vacaciones, o preparar el pollo del domingo o llevarle el bolso a la inepta ex secretaria telefonista enseña piernas de Chacón, no apta para tal cargo.

El ejército conoce bien su vocación, y lo digo a posta porque no es un trabajo. No puede serlo cuando es una labor en el sentido entre la vida y la muerte, entre lo personal y lo nacional.

En un mundo como el de ahora en el que sólo importa el cuanto pagan, cuantas horas se hacen, y el no comprometerse con nada entiendo a los botelleros de los botellones que pasen de todo.

Son los que necesitan algunos ideales perdidos.

En mis muchos pensamientos y reflexiones sobre la vida, sobre la política, sobre el estado, sobre economía, sobre humanismo. He de decir que quizás sea mi comprensión del ejército lo que más me ha costado, porque es un hecho muy complejo. Si bien desde adentro, y una vez en ello, en la mili o en el ejército, como se dice, se tiran millas. Una vez fuera, todo se relativiza. Y piensas en el extraño valor de tener una labor, que le llaman trabajo, y lo es, pero el sentido que adquiere es superior. Porque lo que se juega es la vida. Se juegan los principios y los ideales si se han forjado,- no tiene por qué haberlos-. Y se baraja un sentido de la vida y la familia dentro de la proximidad al peligro y al riesgo.

Estoy porque se ponga de nuevo el remplazo, aunque sea un campamento de tres meses, pero que si hay algún español o española que tenga esa vocación la descubra, y que España no puede estar llena de tantos botellones, que son proyecto del nuevo orden mundial para desvirgar la mente en crecimiento del joven y convertirlo en baja autoestima y combatibidad cero.

Con la que está cayendo es muy probalbe que los jóvenes y no tan jóvenes tengan que ser llamados a filas porque el panorama lo va a requerir, y aunque haya tecnología el factor humano es de necesario e incalculable valor, y allí encontrarán cuando lleguen, bromas pesadas, y amigos, y algún mostrenco compañero, y otros magníficos amigos, como en la vida misma, pero sobre todo oficiales formados que valoran las costumbres, el no estropear la persona, ni el espíritu. Películas hay muchas y oficiales de los de antes también los hubo de una España como todos los paises del mundo nutrida de ignorancia y quemados, pero hoy las cosas son otras y como reconoce modernas.

From → Uncategorized

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: