Skip to content

“La deuda no existe”.

10 de septiembre de 2012
No existe la deuda, es un invento para secuestrar las democracias que tampoco existen.
La FED todo el dinero que tiene es electrónico y pueden ponerlo o quitarlo sin ningún control. Nadie les controla a ellos porque el FMI, el Banco Mundial, el BCE, la práctica totalidad de todos los bancos privados del mundo, y los Bancos centrales de mucho países son de ellos y trabajan a sus órdenes dentro de las mismas democracias como trabajan los gobiernos.
Hay que negarse a pagar la deuda. Nos meterían en guerra, pero en guerra económica y depresión, camino de la desestabilización ya estamos.
Por esto han dinamitado la Cajas de Ahorro, era algo que no controlaban porque no tenían propietarios y eran una junta directiva, que no de accionistas que regulaban su funcionamiento. Tan solo metieron políticos para hundirlas.
Debemos volver a Cajas de Ahorro que sean reguladas por normativas muy proteccionistas del capital invertido. El poder de los mercados está en “la desregularización”, es ahí en dónde entran ellos e imponen su propia regulación.
Antes de interesarles a los mercados derrumbar las economías, no teníamos noticias de “la deuda”, era una deuda asumible, llevadera. De repente, salta el BCE, la UE también controlada por ellos a través de sus titulares como Van Rompuy, Durao Barroso y otros conocidos, y descubren la pólvora mojada, la enorme deuda impagable que antes nunca existía o estaba ocultada por los mismos políticos designados por los mercados a quienes habían dicho de ocultar las cuentas, o disfrazarlas.
La responsabilidad del sistema antidemocráticos, de Trust corporativos y gobiernos tutelados y sobornados, es exclusivamente de los mercados, que han de absorber su propia arquitectónica falsa para derrocar democracias y países a su antojo y conveniencia.
Al camino de la deuda se llega contabilizando una deuda política y de infraestructuras exigidas por los políticos, por instrucciones de los mercados, para perseverar en el poder, y si hay cambio a los nuevos les imponen otras medidas, en este caso el pago de la deuda, de su propia deuda generada por las instrucciones de los mercados a sus políticos.
Basta con exigir el pago de la deuda y quitar el circulante dinero físico de la calle, para dejarlo sólo en el electrónico que les convenga, para crear el bloqueo y desaparición del consumo, de la parálisis de los servicios por no poder ser usados, ni consumidos y provocar cierres y ERES.
Basta con engrosar un mamotreto insostenible de aparato políticos ordenado por los mercados a sus partidos, para que ahora que han decidido parar el proyecto, sea inviable, y deudor, un auténtico problema para el sistema creado por ellos mismos, y del que como en un laberinto, ellos mismos nos marcan una única salida que saben que no podremos cumplir: la exigencia del pago de la deuda astronómica que ellos generaron.

From → Uncategorized

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: