Skip to content

“Kaka cerebral”.

21 de septiembre de 2012

“Kaka cerebral”.

Asquito dar ver, la tele que pagamos todos.

Estuve echando un vistazo a un programa de las 20:00 horas, por el festival de San Sebastián.

Los comentarios son de aburrir. Lobotomía total.

Luego hablaban de las fotos que se han hecho los príncipes de Asturias, que si son geniales, que si estaban muy guapos, que si eran muy sencillos. Ni una sola crítica. Vale lo mismo el parafraseo pelota y decadente para las trece familias reales europeas, y también para todos las familias presidenciales del mundo. Seguramente es el mismo texto.

Da vómito tanta hipocresía mediática.

Y tanta basura de gente de medio pelo cobrando por ello, que han vendido su alma por estar ahí, con tal de salir en la tele y exhibiendo su mediocridad, y su ignorancia de todo.

Cultura para ellos son los chismes, la talla de bragas que usan y la naftalina que usan para sus pieles cuya única solución es serum de placenta de niño recién nacido. Esta es la realidad de los avances de tratamiento celular epitelial.

La teoría del caos, revistiéndose del “soma” del mundo feliz de Huxley, dando basura a los cerdos, pues así es como nos ven, a la masa sucia, a la mass media de Kundera.

Atentan contra la inteligencia.

Insultar se persigue, y está bien que se haga, pero ellos insultan el nivel cultural, intelectual, la dieta del cerdo, deshechos y más deshechos para las mente contaminadas y enfermas de la histeria colectiva que no puede vivir sin su dosis diaria de televisión basura, que como dopaminas han cuarteado el criterio propio, la propia curiosidad por los temas elegidos, y censurada la auténtica información.

Adolescentes sufriendo porque no les firman un autógrafo, incluso llorando en su ya temprana destrucción intelectual que difícilmente con los años se podrá recuperar pues ya han entrado en la fase de estrés continuado que lleva a la histeria y dependencia colectiva de los trending topics.

Mientras en la calle, el país se deshace. Pero hablar de ello lo llaman obsesión, lo llaman deprimente, porque evidentemente son los privilegiados los que dicen estas cosas en su mundo de casta.

From → Uncategorized

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: