Skip to content

“Tenemos un problema de fe”.

7 de noviembre de 2012

Tenemos un problema de fe.
Que no crea alguien siempre ocurre, pero que sea una gran cantidad de gente es preocupante.
Creo en Dios, creo en Jesucristo y creo en la existencia de Satanás.
No se puede creer en Dios sin creer en la existencia de Satanás.
El diablo con sus muchos nombres ha entrado en la sociedad como nunca antes lo había hecho desde Roma, y ello debido a la penetración de la masonería y su apostasía, y renegación de la fe y de Cristo.
El materialismo y relativismo y sincretismo predicado e instalado por la masonería mundial han provocado el abandono de la fe, o sencillamente esquivar el tema. Porque la fe no compite con lo material ni lo relativo, la fe es concreta y está basada en el antiguo y nuevo testamento que juntos forman la biblia.
Ni Dios ni el Diablo se presentan a nosotros si no les invocamos.
Puedes haber ido a una iglesia, asistido a una misa, y no haber sentido nada, puedes incluso haber visto algo y sentido algo que también lo puedes negar porque no se ha ido repitiendo, porque no es del tipo de éxito, pues al éxito no se refiere, del que ofrece lo material, la obtención del éxito, de cosas, de estatus, de bonanzas tangibles que la fe no ofrece pues es inmaterial, es exclusivamente espiritual.
Sin embargo la apostasía, el alejarse de la fe, o no tenerla al lado, la valoración de lo material, y la aceptación de que todo es relativo (cuando es absolutamente concreto), es justamente lo que avisa al diablo de que uno está disponible. Disponible para él.
El diablo potencia las debilidades, potencia el ansia de más, de más de lo que sea, y finalmente in extremis como sea y al precio que sea.
Así que se nos plantea un panorama de sincretismo, sin fe, sin credo: Grave.
El materialismo es la filosofía del ateísmo, son ateos y apostatan de la religión, reniegan de ella. Unicamente reconocen religiones creadas por la masonería para hundir el futuro de la auténtica fe, la única que ha tenido un enviado, las demás únicamente han tenido revelaciones, apariciones, pero no son enviados de Dios como Jesucristo.
En un mundo como este en el que todo lo tangible es material y solo la fe es intangible e inmaterial, es difícil apostar por la fe y por Cristo. Sencillamente hay que desearlo, pero si en un mundo cultivado por el materialismo y lo tangible no aparece ningún resto de fe estamos cerca de nuevos desastres.
Si la educación y el respeto son la base de la comunicación y sin ella es imposible, en el mundo, sin fe alguna o suficiente no queda futuro.
El mundo antes de la fe y la venida de Jesucristo no había respeto por la vida, y era el triunfo con la muerte el que se abría camino.
Luego costó siglos resarcir el respeto a la vida, el respeto a los demás y los valores, y cada cierto tiempo recaemos en el mundo de las tinieblas que propicia Satanás.
En fin, es evidente que nos son palabras para ateos, y menos para masones, y solo su título les hará pasar de ellas, pero la justicia divina está ahí y tarde o temprano pasa factura, ese karma que llevaremos durante todas las vidas, la vida eterna, en las que arrastraremos la paz o la discordia.

 

Comentarios:

  • Montse Òdena Cardús Muy buen artículo, defendiendo la fe cristiano-católica. No obstante, hay muchos millones de personas que son enormemente espirituales, que alimentan mas su mente-alma más que su propio cuerpo, por la enorme importancia que le dan, y sin embargo no son cristianos. Seguramente, al incrementar el nivel cultural, el mundo se ha ido dando cuenta que solo un Papa como el actual, de enorme y profunda cultura, será capaz de dar un vuelco a este ateísmo impenitente que se esfuerza y mucho en crecer. Pocos le conocen en profundidad, y para eso, no hay tiempo. La política de los distintos países, el nuestro en cabeza, favorece enormemente que el ateismo se vaya instaurando cada vez mas. Se ha confundido libertad de religión con ateísmo, y esto…………, no nos ayuda en nada a los españoles.
  • Eladio Fernández Son momentos históricos diferentes a otros pasados, porque estos están más relacionados con el Apocalipsis, y las posiciones personales son muy importantes. Nunca como ahora fueron tan importantes y relevantes cara a crear una conciencia contra el BWO Nuevo orden mundial.
  • Montse Òdena Cardús:   Cierto, eres muy claro en tu exposición, solo hacía hincapié en no descartar la espiritualidad de otros credos, de otras filosofías
  • Eladio Fernández:   Asi es, la fe se refiere a espiritualidad, no hay una marca. Las escrituras de lo que sean son guías de iluminación.
  • Julián Martínez Isla:   Yo soy el primero que lamento el ateísmo del mundo actual que, como dices tú, Eladio, proviene del materialismo y del hedonismo reinante. Pero no hay que olvidar que el Budismo, aunque no habla de Dios y centra su fe en Buda, es una filosofía de vida enormemente espiritual. Busca la elevación de las almas y pretende enseñar al ser humano el camino correcto para no tener que sufrir la rueda de las reencarnaciones. También enseña el camino de la compasión, tan raro en nuestros congéneres, y las prácticas de la meditación en las que la mente se calma y contempla la vaciedad del mundo material y los desastres a los que nos conduce el deseo.
  • Eladio Fernández;  Así es Julián. Todos podemos disfrutar de lo material, pero es algo prescindible. Se está mal cuando no se puede vivir sin ello, y hace sentir mal. Lo ideal es tener una base en la que eso sea un complemento prescindible. el problema es el liberarse cuando se está de lleno metido en esa forma de vivir sin ninguna alternativa. Eso sí que duele porque es fácil verlo en la mayoría de la gente, por ejemplo, si no pueden ir de vacaciones o comprarse un modelito, o salir a cenar cada fin de semana. Incluso si se tienen los medios para adquirirlos si no podrías pasar sin ello es cuando estás enfermo. Tiene una solución como diría un monje, dejarlo todo, o al menos todo lo que todos sabemos que es superfluo y adaptarse un largo tiempo a estar sin todo ello, y sobre todo a plantearse convivir con la gente que te admite sin todo eso, porque si cambian contigo por eso es que también están perjudicados por la misma enfermedad, y debes buscar gente nueva, o seleccionar uno mismo, no ellos, el enfermo nunca selecciona, es sujeto pasivo receptor y sufre en el silencio de su soledad. La desesperanza, la desconfianza de los demás, de uno mismo, es un peso enorme que nada lo sacia. Ahora mismos hay cantidad de gente en estas circunstancias sufriendo porque no tienen lo que tenían y por no relacionarse con quienes se relacionaban y como se relacionaban, pero han de tirar la casa por la ventana, ser valientes y afrontar sin miedo y con orgullo la nueva condición de crisis por la que todos atravesamos. En cierto modo, en esta crisis de moralidad viene bien la crisis material, porque regenera lo perdido, las relaciones si se pueden, más atentas, más sensibles.

From → Uncategorized

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: