Skip to content

“El futuro de Iberia”.

9 de diciembre de 2012

El futuro de Iberia:
La desvirtuación de las marcas, de la descomposición de sus sociedades originales, es el lastre que arrastramos.
Iberia que comenzó siendo nacional y ahora sólo lo es un 13%, con galopantes sueldos por encima de los 180.000 euros de muchos pilotos, nada que ver con los de otras compañías que rondan los 60.000. Pero eso no es lo peor, la cantidad de viajes regalados a familias de políticos, empresarios, financieros, todos de la casta, que bien por prevendas, bien porque se han hecho con algún paquete accionarial, exprimen los beneficios a cargo delos resultados de la compañía.
Ni siquiera han previsto en cantidad de ocasiones como hemos podido saber, el aprovisionamiento de compra de cuotas de combustible cuando el precio estaba bajo, y casi siempre se ha pagado a precios de mercado estuviera como estuviera.
A esto hay que añadir las malas negociaciones para la compra de Boeings americanos, o de Airbus franceses, en los que España no tiene la opción industrial más que de la construcción de alas o concretas partes de fuselaje, y al final pagamos todo, como en aeronáutica militar. Luego conoces que los motores, unos Rolls Royce, otros Dassault, se fabrican en Vitoria, pero su patente y accionariado principal es británico o americano.
Es la eterna cantinela de que nos racionan el trozo de pastel al que podemos acceder o no.
Desde la absorción de Iberia por British Airways, no han parado las influencias, y hay que decirlo, masónicas. Evitando nombres hemos vuelto a jugar al casino y al monopoli, porque si Francia y Usa se quedan con el paquete de producción de aeronaves, e Inglaterra, Francia y Alemania con la aeronáutica militar, a España nos dejan la gestión de los aeropuertos británicos a través de Ferrovial, sin recibir siquiera las ayudas prometidas para la remodelación de las viejas terminales.
Resultado, que British da un golpe pirata en la mesa y se lleva la remesa de provisiones millonarias de Iberia de los bancos españoles a Londres. La otra patada es la supresión de las grandes rutas trasantlánticas que históricamente sobre todo con sudamérica Iberia había conservado con independencia y sin la competencia de las demás europeas. Pues bien, la tarta ahora se va a repartir diferente: Nos quitan todas las directas, y nos van a obligar a hacer escala en Miami o cualquier aeropuerto americano. No olvidemos que Iberia y otras compañías hemos estado comprando Airbus en lugar de Boeings y los americanos ahora quieren compensar su pérdida de cuota de negocio castigándonos además con la imposición de la ruta y su pérdida para su beneficio.
Resumiendo, que si bien los salarios de los pilotos son un abuso como bien lo sabe el SEPLA, y que lo único que quieren es tener los mismos que los británicos o franceses, ya que ahora somos una compañía más inglesa que española, el fondo de verdad son todos estas rutas, y contratos de compra de aparatos, y abastecimiento de combustible de aeropuertos.

España debe recuperar la compañía como sea y romper el contrato con British Airways, y en esta restructuración bajar las prevendas y regalos de la casta, y accionistas que la usan como a una puta a la que no pagan. Debe bajar el sueldo de los pilotos, sí o sí al los nuevos niveles a los que han llegado el resto de los españoles y no deben de ser una élite profesional privilegiada por el hecho de que sus salarios no coincidan con los de pilotos de otros países y compañías. Las amenazas de pilotos, y de esto se habla poco, de irse a líneas qataríes, o europeas, debe de ser regulado por el gobierno, puesto que su experiencia y aprendizaje ha sido casi siempre del presupuesto público y de las fuerzas armadas.

Es preferible abandonar el casino de intercambio de macro negocios de compañías entre España con los demás países y que el gobierno no se comprometa al éxito o fracaso de nuestras compañías en el extranjero, porque siempre conllevan un chantaje a otras empresas. El problema va asociado también a los consejeros de origen político y banquero  asociados a estas compañías, que evidentemente se cobran en decisiones políticas y del gobierno que aceptan al funcionamiento independiente de las compañías.

From → Uncategorized

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: