Skip to content

“Sobre los 500 millones del Banco Malo para demoler edificios”.

10 de diciembre de 2012

Sobre los 500 millones del Banco Malo para demoler edificios:
Demoler es tan inmoral como cuando los agricultores destruyen y se deshacen de su recolección para hacerse valer el precio de su producto, habiendo hambre.
Hablamos de colocaciones, de pisos de protección oficial y de la imposibilidad de hacerlos porque no hay partidas para construirlos, pero sin embargo están dispuestos a derribar, edificaciones nuevas.

Un sistema que tiene que demoler, o quemar, o destruir su producción para poderse sostener, es un sistema quebrado y que no entiende de futuro, sino de precios.

Un sistema que opta por poner a las familias en la calle debajo de un puente en lugar de recolocarlos,  y demoler edificios, son los gobiernos inmorales que tenemos.
Nos gobiernan irresponsables inconscientes de que la gente pasa necesidad. Con el paro y la crisis que ellos mismos han provocado por instrucciones de la élite financiera, es imposible y evidente tener ninguna alternativa de generar recursos propios en las economías personales destruidas. Si embargo, están dispuestos a demoler pisos que se necesitan, y que únicamente quieren demoler como los agricultores, porque sobra producto y para mantener el precio de mercado de sus pisos.

Si al menos justificasen que con la demolición salvasen las agencias inmobiliarias o el sector de la construcción que han destruido, pero ni siquiera es por eso, pues son la Banca quien se queda con un negocio, el de la inmobiliaria que no le corresponde, en lugar de dedicarse al crédito que es lo suyo, y haciendo competencia desleal.
La conciencia social ya no existe, nos gobiernan irresponsables, cuyo único propósito es medrar ellos, sus familias y amigos, y los tontos que les votan confiando en que gente descerebrada y sin ideas les va a proporcionar un mundo mejor. Evidentemente como toda plaga llegará después de tanta demolición y muerte de ancianos por abandono, la regeneración.Y en aquel momento querrán hablar poco de estos daños colaterales que siempre son gigantes: son 2 millones de ancianos por encima de los 80 años, y 6 millones de parados y sus familias.
Comparecemos atónitos en ver como han ido llegando gente tan arribista, mediocre y sin preparación ni ideas a los puestos más altos de nuestras jerarquías.

La pregunta es ¿cuantos años va a durar la miseria en la que nos han avocado nuestros dirigentes?. Tiene pinta de muchos años, y oírles hablar de recuperación cuando no podemos comer, trabajar, o tener certidumbre de nuestro futuro en una patada en nuestra cara y nuestra inteligencia. Más sabiendo que ellos colocan a su familias y se pertrechan sus sueldos y comida. Estamos ante un pelotón de ejecución de los gobiernos y la banca, que carga contra los españoles más desfavorecidos.

No hay futuro sin un replanteamiento del materialismo.
Debemos ir a primar lo social antes que el materialismo.
Deben premiarse los esfuerzos por la comunidad más que los propios.
Y esto no se hace con impuestos, sino con la bonificación de los trabajos que beneficien a la comunidad.

From → Uncategorized

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: