Skip to content

“El Vaticano apuesta por el dinero en metálico, para alejarse de la bestia”.

5 de enero de 2013

chip00-666-anticristo

 

 

microchip-3

 

http://www.libremercado.com/2013-01-04/italia-prohibe-usar-las-tarjetas-de-credito-en-el-vaticano-1276478372/

He leído esta noticia y he estado varias horas pensando en el porqué de esta acción.
Al final he comprendido la verdadera motivación. Sencillamente Obama ha promulgado la marca de la bestia, que es el microchip que con la excusa de control sanitario, y seguridad, van a controlar nuestros movimientos y nuestro dinero, y nuestro comportamiento, con los impulsos eléctricos que el microchip produce al lado de nervios importantes al gusto de la bestia.
El Vaticano, no aceptando el dinero electrónico y únicamente el papel moneda, rehúsa a la marca de la bestia.
Más, si según las profecías de San Malaquías, Benedicto XVI es el último Papa, y el Anticristo destruirá el Vaticano, la medida pretende frenar todo marcaje de la bestia. Y en cualquier caso protegerse de las profecías tanto de Malaquías, como de las de Juan XXIII.
El mensaje subliminal del Vaticano está claro, abandona el dinero electrónico, digital y de tarjetas y usa únicamente el pago en efectivo que quieren retirar de circulación, para controlarnos exhaustivamente.

Otro cauce más rebuscado de la interpretación, sería la contemplación de que la banca Rothschild es la banca oficial de las finanzas del Vaticano desde el siglo XVIII. El motivo era que la valija diplomática Vaticana era la más blindada en todo el planeta y en ella aún se siguen haciendo transacciones de dinero en efectivo a todos los continentes, y desde todos ellos. Herramienta usada por la Casa Rothschild para el blanqueo y lavado de capitales.

Sería también una forma de preservar el mismo tipo de transacciones de capitales en el poco tiempo que le queda al dinero físico si sigue adelante la marca de la bestia, que por otra parte la idea de la bestia está creada por las mismas ocho familias sionistas que controlan las finanzas mundiales, y claro está las del Vaticano en la actualidad.

Si Malaquías o Juan XXIII tuvieran acierto, cualquier hipótesis encajaría en un mundo desbastado por Satanás, y en espera de una nueva anunciación que nos salve de su influencia.

From → Uncategorized

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: