Skip to content

“El fundamentalismo de opinión, o el exterminio de Giorgos Katidis del AEK Atenas “.

18 de marzo de 2013

Imagen

“El fundamentalismo de opinión, o el exterminio de Giorgos Katidis del AEK Atenas “.

En la historia se llega a circunstancias por antecedentes.
Nunca por alguna suerte de lotería que da resultados espontáneos e independientes de los contextos sociológicos.
La reacción espontánea de Katidis, proviene de un contexto y situación de máxima presión a un país y a una sociedad que en su día fueron engañados por Goldman Sach con una auditoría falsa sobre las cuentas de la balanza de pagos griega y su tejido industrial a la UE para saquearlo por la élite sionista que ahora controla los bancos centrales de las naciones estado soberanas de todo el mundo, y que quieren disolver para el establecimiento del nuevo orden mundial, consistente en la capitulación y disolución de las naciones para convertirlas en “marcas”, eliminando toda su historia y legitimidad de un plumazo.
Por desgracia los representantes de un país, aunque en teoría debiera de ser así, no responden a la defensa de un país y son corruptibles. Restando toda capacidad de respuesta a una población desasistida, vendida y entregada al precio de cuatro submarinos nucleares a Alemania, y 42 aviones Rafale a Francia, y otras armas, como bien denunciaba Daniel Cohn-Bendit en el Parlamento europeo.
Pretender que la legitimidad de un país: su ciudadanía, deba permanecer impertérrita antes un expolio evidente, y en dónde les han cambiado todas las reglas del juego legítimas e históricas no es sólo motivo de alboroto, sino de auténtica sublevación.
El evidente plan de sometimiento de todo un país, llámese Grecia, España, Italia, Portugal, Irlanda, y luego vendrán más, no puede ocurrir sin las reacciones de peso correspondientes, y el saludo de Katidis no es sino una gota de agua en el océano de la indignación.
El sionismo mundial de las ocho familias que controlan las finanzas mundiales, y que evidentemente no son el pueblo de Israel, ni los judíos residentes en el planeta a los que la gente respeta como a las demás etnias que componemos el mundo, se han hecho no sólo con el establishment, sino con lo que debe de ser políticamente correcto o incorrecto.
Estas familias sionistas fueron los financiadores de todas las guerras desde el siglo XVIII hasta nuestros días, financiaron a Napoleón y a Wellington; a Hitler, Stalin y al Imperio Británico, y las guerras de Corea y Vietnam. Son siempre los mismos que financian a todos para que quien gane pague su botín de guerra que consiste directamente en todos los recursos y estructura de los países a través de sus mega sociedades anónimas muchas de ellas en Suiza, Luxemburgo y demás paraísos fiscales que controlan.
Dinero les sobra, lo tienen y lo controlan todo, no es lo que buscan; buscan el control de las naciones, el control de los recursos, y sobre todo el control de la población mundial, su natalidad, su esperanza de vida, el control de sus costumbres y gustos, desde las más sociales a las más íntimas, mediante planes que conocemos y que la misma ONU apoya, como el plan Kalergi, llenando nuestros países de uan inmigración incontrolada a conciencia para disparar la deuda de nuestras cajas y recursos sociales, educativos, de sanidad y empleo; y el proyecto Monarca – MK Ultra para marcar con sus programas de televisión, su prensa y su publicidad, todos nuestros gustos de lo que se lleva o no se lleva, de lo que es socialmente correcto o incorrecto, del cómo debemos comportarnos y del qué debemos elegir.
Un país desesperado toma las riendas que ya no tiene como puede, y las reacciones de sus gentes son -se puede decir-, tan previsibles como imprevisibles.
Ahora esta élite financiera mundial de ascendencia illuminati, y adoradores de satanás que controla los designios de los países y sus gobernantes, también han decidido legislar qué signos son procedentes o improcedentes.
Los medios y el cine pueden exhibir crímenes, violaciones y degradaciones de lo humano, las relaciones y la fe, pero no pueden hacer un saludo.
Pueden negarte un saludo, pero promocionar la cultura y fe islámicas promocionado por la monarquía saudí y sus petrodólares a los que se han asociado los sionistas.
Pueden robarte, dejar que te mueras en la puerta de un hospital o no te atiendan, pueden echarte a la calle con un deshaucio por impago porque te han despojado de la posibilidad de obtener un empleo o sencillamente comer, pero no puedes quejarte. Debes de morir ahogado en el silencio.
La perversidad de la élite financiera mundial, supera con creces la declaración de un signo o un saludo que es un símbolo sencillamente de buscar alguna declaración de principios de reconquista del latrocinio al que nos han sometido.
Nos dicen que debemos temer al tercer reich -que ellos mismos financiaron, provocaron y diseñaron-, pero no al desarrollo de planes de exterminio nuclear, o a las amenazas de virus con las que nos amedrentan, o a sus manipulaciones del clima y meteorología con el HAARP, o a sus planes de hambre con la manipulación genética y el control del agua y las tierras productivas por Monsanto y Glencore.
Nadie quiere volver a Hitler, ni a Stalin, ni a Napoleón, y mesno perder su nivel de bienestar, ni el futuro de sus hijos, son tan solo signos fruto de una indignación y depresión generalizada que busca recomponerse y dar respuesta a alguna reacción de una sociedad adormecida con sus planes y su agua con flúor, o vacuna con códigos de esperanza de vida, o microchips que desean instalarnos sin que nos revelemos.
El pisotón como a una babosa al presente y futuro, y “eliminación” a Giorgos Katidis es un aviso de sus auténticas intenciones totalitaristas, para instaurar el miedo y la fagocitación de los países y sociedades, para su NWO que busca como quitarse seis mil millones de personas de los siete mil que somos, decidiendo ellos quién debe vivir y morir. Son ellos los que han instalado el Bajo Imperio de Roma, los primeros campos de Stalin, y los campos de exterminio de Hitler que sutilmente ahora llaman FEMA, y el marcado y tratamiento de los supervivientes. Esa es su intención.

From → Uncategorized

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: