Skip to content

“La lentitud y la permanencia”.

26 de marzo de 2013

Son dos conceptos y constantes que siempre manejan quienes controlan la sociedad.
Saben que a la gente le cuesta mucho reaccionar, y aceptar, y más cambiar.
Saben también que en cuestiones de moda la gente cambia rápidamente porque no supone un esfuerzo intelectual y porque es una reinvindicación social de los leitmotivs que cada grupo tribal desea.
La misma lentitud, lleva a la permanencia, y el conocimiento de que somos animales de costumbres, tribales y de virtudes y vicios fijos, y de evoluciones poco profundas.
Para un mundo así lo que se necesita son cálculos a largo plazo, sin grandes cambios, y con la evasiva de aportaciones demasiado novedosas. Estas sólo son de su jurisdicción cuando quieren desviar comportamientos sociales masivos.
Las herramientas que tienen los que quieren diferenciarse, terminan siendo introspectiva o de clubs o asociaciones, y aun así es fácil que se creen patrones de repetición y poca novedad y búsqueda en cuanto se crea un grupo.
Por ello sólo lso grupos con hoja de trabajo digamos, o investigación son los que pueden prosperar, porque todo lo demás es dilatación del tiempo, y demasiadas exigencias de consenso, y lo cierto es que para el descubrimiento el camino auténtico la mayor parte de las veces es en solitario.
La sociedad moderna se jacta mucho de trabajos en equipo, pero estos funcionan más circunscritos en lo relativo a la ciencia y la técnica que en lo humanista.
Es uno de los motivos de haber creado sistemas como la tormenta de ideas o brain storming, pues es la forma en que se pueden encontrar los desafíos personales compaginados en un esfuerzo de ensamblaje común.
Curiosamente dentro de la jerarquía y pensamiento eclesiástico hay un alejamiento de las pautas de individualidad, y las investigaciones suelen estar circunscritas a pautas de años en las que se crean límites decididos.
Existe como una línea o abismo deseado por la élite en la que no se permite el avance, desarrollo y exposición, y se bloquean los esfuerzos o al menos los resultados. Son los efectos del control. Y por otra parte la costumbre aceptada de que eso es así, y así lo resienta la mayoría, con lo cual se acepta como real.
Pues sin embargo estamos en una época en la que hay una percepción de que todo eso están cambiando y en gran medida gracias a la información que podemos encontrar en internet, y a la distancia que nos podemos permitir de los medios de comunicación para decidir por nosotros mismos qué informaciones y como las deseamos.

From → Uncategorized

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: