Skip to content

“¿Cómo se puede hacer una peseta fiduciaria y protegernos del resto de las divisas?”.

31 de mayo de 2013

Imagen

 

“¿Cómo se puede hacer una peseta fiduciaria y protegernos del resto de las divisas?”.

Me ha costado, pero al fín he dado con la clave.
La nueva Peseta sea acuñada en metal o papel, debe llevar inscrito: “no markets, no change”.
Esto significa que la nueva peseta no podrá ser cambiada, ni cotizar en mercados bursátiles.
Es la forma de proteger la economía nacional de la penetración zionista, y de los mercados cambistas y bursátiles.
La Bolsa se creó para que las empresas cotizantes en ella, pudieran obtener financiación.
Pero lejos de esta realidad, hemos visto que todas las prácticas van dirigidas al endeudamiento de la población sobre el capital y la banca especulativas, presentes a su vez en todas las empresas, grandes a través de su participación en el accionariado y las Juntas de dirección, y en las pequeñas y medianas, a través del crédito del que siempre han gozado, condicionando sus directrices a los intereses de la Banca para la renovación de los créditos.
La forma de relacionarse con otros países y mercado, y sus divisas, sería a través de oficinas de Cambio directamente dirigidas por por el Banco de España, y serían literalmente sucursales.
¿Cómo funcionarían?:
El Estado español, desde el Banco de España determina el cambio diario de cada divisa del mercado mundial. Entregando la nueva Peseta, para uso exclusivo en territorio nacional, pero jamás podrá cambiarse de Peseta a otra divisa.
El motivo es que si así fuera volveríamos a la penetración y control del sistema financiero zionista de nuestra moneda y nuestra economía.
Si por ejemplo alguien quisiera comprar algo fuera de España, sea un bien, máquina o incluso un viaje turístico. Será el Estado el que aglutinará el montante del conjunto de estas compras en el extranjero, e incluso habrá una limitación de la cantidad de divisas que se puedan cambiar, para salir o comprar fuera.
El sistema es rigurosamente proteccionista en materia de cambio.
Pero nos protege a España y a los españoles e incluso residentes extranjeros, de la estabilidad en el valor de nuestras inversiones de crecimiento aritmético, pero nunca exponencial como es el caso actual, cuyo fruto es la inflación, la depresión económica y social, y la venta del patrimonio económico nacional a entes extranjeros.
De la misma forma hay que blindar la influencia de futuros gobiernos en la penetración por soborno e inducción en el cambio de política monetaria, pues como lo hicieron en EEUU con el presidente Lincoln y Jackson, y luego después de Roosevelt en Breton Woods, sobornando a mandatarios y congresistas logró la banca zionista y el imperio británico penetrar de nuevo en el corazón de todas las decisiones, no solo económicas, sino políticas.
España es un país que tenemos de todo. Y que el fraude de entrar en la UE y el BCE, ha sido que con acotado y marcado las producciones de toda clase, y empobrecido al haber sustituído la agricultura, ganadería e industria que habían con “Ayudas” corrosivas y secuestradoras de nuestro propio sistema, pues al final solo ha valido para que se hagan con nuestro tejido de producción todo el entramado zionista de su banca mundial.
La vulneración del mercado de cambio a través de representantes del gobierno en funciones o líderes del nuevo sistema financiero, debe de castigarse con la muerte. Por desgracia es la única herramienta disuasoria eficaz, pues todo lo demás lo arreglan con el pago de multas, o incluso la reducción de penas de prisión, pero la pena capital es de una eficacia absoluta.
Con este sistema crecería la producción interna de forma asombrosa, además de obligar por ley, a la aceptación de cualquier trabajo entre los 19, y hasta los 25 años como medida para paliar el desinterés y la nueva implementación del concepto de servicio social, pero pagado.
Como en los antes existentes servicios sociales en algunos países, ahora erradicados por la casta financiera política, se pondrá una larga lista con las profesiones o puestos vacantes y necesarios, y los candidatos podrán decidir entre los más interesantes y por una distancia razonable a su lugar de residencia en el territorio nacional.
Los restantes no cumplimentados se someterán a riguroso sorteo.
Con las limitaciones razonables de salud o destreza si las hubiere.
El asunto de la deuda, se ha de negociar, o sencillamente no reconocer, teniendo en cuenta de que responde a un plan de fagocitación premeditada de nuestra soberanía nacional y nuestro rumbo en las decisiones propias que han sido ajenas desde el año 1975.

 

From → Uncategorized

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: