Skip to content

“Cambio de poder de Usa a China”.

6 de julio de 2013

Imagen

Suiza y China firman un tratado de libre comercio.

El que no lo vea está ciego.

Se ha acabado el liderazgo norteamericano, sus finanzas están quebradas por ellos mismos. Por su economía ficticia basada en la especulación de derivados bursátiles, guerras carísimas desde el fin de la segunda guerra mundial, para beneficio de unos pocos aglutinados en sus sociedades secretas masónicas illuminatis y sus ocho familias sionistas que controlan la Reserva Federal, la banca y la industria.

La Suiza de Rothschild delegada principal de estas sociedades secretas que ya no lo son tanto, pues las podemos encontrar leyendo en muchas fuentes, se posiciona, y toma posturas nuevas de acercamiento con la sociedad del Dragón Blanco.

El sionismo desde siempre occidental, y también soviético en su época que no ahora de la nueva Rusia, cambia de tercio y se acerca a China.

Si bien habían estado cobrando sus impuestos a la Yakuza japonesa, y a las Triadas chinas de sus negocios de juego, droga, prostitución y corrupción de cargos con sus trampas clásicas de conocedores de sus vicios particulares, después de Fukushima todo ha cambiado. Y ahora parece que se han aglutinado en un único y gran poder con el mismo gobierno de China. Como similarmente lo hizo EEUU con la mafia siciliana y norteamericana para invadir Italia durante la segunda guerra mundial.

Fukushima como afirma el periodista Benjamin Fulford, y pensamos muchos, fue una bomba nuclear americana en el fondo de las Aleutianas.

¿Quién construyó la central nuclear de Fukushima?: General Electric, que lleva dirigiendo la geoestrategia energética desde el mismo Tercer Reich.

La central nuclear de Fukushima fue construída, pero no terminada por General Electric, como se pudo comprobar en un informe interno de la misma compañía que ahora es más difícil de encontrar. Pero dicho informe constataba que el techo del cofre que protege al núcleo radiactivo, estaba sin acabar, sin su cubierta de seguridad, y que no cumplía con el protocolo del libro blanco sobre centrales y energía nuclear.

Evidentemente el tsunami fue proyectado al punto clave para esconder la radiación proveniente de las Aleutianas.

No es causalidad al contrario, son los arbitradores del consorcio de Iberdrola con ScottishPower y la americana Energy East Corporation, que lidera Sanchez Galán, y que han convertido en la moneda a través del cánon eléctrico de los países, para pagar el gasto de la industria armamentística que a su vez lidera Carlyle, cuyos socios originales fueron el jeque de Arabia Saudí, Osama Bin Laden, y George Bush. Y que ahora se han adjuntado todos los grandes bancos y empresas oligarcas, como bien explica Michael Moore, en su película “Fahrenheit 9/11“.

Como afirmaba Benjamín Fulford que en su día trabajó para la casa Rothstchild, como él mismo declara, y ahora para el Dragón Blanco asiático, que viene a ser como los bilderberg orientales, y aúna tanto a la yakuza japonesa como a la triada china. Fukushima fue un plan de presión para el Dragón Blanco.

Bien se puede comprender que los Rothschild han estado amasando el oro mundial, tanto de reservas nacionales, como de particulares, y son las claves para comprender todas las ventas de oro de bancos nacionales como el de España con Solbes y Zapatero, así como el recuento y auditoría reciente del gobierno de Alemania del oro que tiene repartidos en las bodegas de otros bancos centrales del mundo, y así como la cantidad de carteles y garitos de “compro oro” que encontramos por doquier.

Desde sus bodegas de Basilea en dónde se encuentra el BIP, en inglés BIS, Banco de Pagos, que acumulas todas las reservas de oro occidentales, así como sus organismos pantalla como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional FMI,  la misma Reserva Federal norteamericana y el BCE, la casa Rothschild toma nuevas posiciones y cede al Dragón Blanco, visualizando una posible invasión de Suiza en un futuro.

Se espera el hundimiento de occidente, de sus bancos centrales dependientes del único que podía emitir moneda, la Reserva Federal, y de los demás dependientes de éste como el BCE, o el Bundesbank que controla la casa Rothschild y sus familias aledañas, desde su City de Frankfurt. Toda la economía alemana postrada a sus designios. Y los demás países y bancos centrales nacionales europeos, a su vez a éste.

Esta noticia del acuerdo comercial entre Suiza y China, es fundamental, aunque pudiera ser vista como una más en un mundo global actual en que todo parece normal cuando no lo es, y si esto lo hubiéramos leído treinta años atrás hubiera sido comprendido casi como una declaración de guerra.

Pero lo han cambiado todo mucho, unos y otros, principalmente la Reserva Federal sionista que se ha dedicado a multiplicar los “fondos  fraccionados” hasta ochocientas veces cuando lo que legalmente le permitía el Congreso eran diez veces, después de los famosos tratados de Breton Woods, y han estado quebrando la moneda –dólar y euro dependiente-, y la economía ficticia basada en la guerra, el petróleo y los fármacos. Y no buscando el crecimiento mundial, sino su enriquecimiento y por supuesto sus planes de eugenesia dirigidos desde la ONU, el Banco Mundial y el plan Kalergi.

Las fuertes posiciones del Dragón blanco, y su voluntad inquebrantable de hacerse con el dominio mundial, se están llevando a efecto.

Hay numerosas fuentes de información económica que comentan que la economía de China también pudiera estar llegando al zénit de su crecimiento. Lo que no dicen, y sería la gran explicación del final de su zénit, es que han estado manteniendo a la Reserva Federal sionista americana de las ocho familias, cada mes durante años, desde que Hillary Clinton firmó con ellos la compra venta de toda la deuda de subprimes, que China absorbió a cambio de “bienes raíces” que nunca explicaron cuales y el cómo, pero que ahora se va materializando tal comprensión con la entrega de la exención fiscal y posesiones de raíces chinas en las Bahamas y el Caribe como bien apuntaba el profesor mexicano Alfredo Jalife-Rhame, pero insuficientes. Y ahora entramos en la segunda fase de libre comercio de China con Suiza.

El oro no es un valor inmueble, ni mueble, es un bien raíz, por su aceptación geoestratégica, como valor venal y primario de algunas monedas y como el medidor de la riqueza de las naciones.

Un valor a su vez el del oro, que cotiza en los mercados de commodities de Londres y Nueva York, y que controla la familia Rothschild, y finalmente y desde el mes de enero 2012 la del NYSE de Nueva York, desde que compró el 40% de acciones que poseía David Rockefeller.

Ya hace dos años la misma Reserva Federal estuvo acuñando la nueva moneda de oro mundial para China de la que ha ido entregando grandes partidas. Pero la pica a la economía occidental llega con este acuerdo Suiza-China, porque significa ni más ni menos, que el oro del Banco de Pagos, será llevado a China.

No se puede caer en la ingenuidad de que tal acuerdo de tanta trascendencia, sea para exportar chocolate o relojes. Es para transferir físicamente el oro mundial a China. Y así pagar aquellos acuerdos de devolución de la deuda de la Reserva Federal americana en bienes raíces y control mundial.

El rearme de Suiza en estos tiempos ha sido bestial, y han construido bunkers nucleares para toda su población. Y por primera vez esperan un ataque nuclear como la entrada en la guerra que ya tienen preparada desde los EEUU.

Escribía alguien que se podría haber pactado en una reunión de contenidos secretos en un rancho de California una invasión de los EEUU por la costa de California, cosa que queda pendiente en el tiempo de analizar y comprobar.

El sionismo no tiene bandera, sencillamente tiene el poder  y control mundial.

From → Uncategorized

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: