Skip to content

“El pan exterminador de cada día, del Doctor Zak”.

30 de julio de 2013

Imagen

“El pan exterminador de cada día, del Doctor Zak”.
Ayer, día 29 de julio del 2013, el Doctor Zak, lanzaba al mercado su propio pan.

Hasta la presentación es siniestra, si se mira por el lado oscuro, como una bolsa de basura en la que te entregan tu destino.
Un pan hecho de harinas de cereales transgénicos, con biotecnología Made in Monsanto, Usa.

Tecnología que en ocho paises de la UE están prohibidos, pero en otros como en España y Argentina, siguen legalizados, si haber una presentación de estudios oficiales al respecto, que no quieren hacer por motivos desconocidos.
¿Quien es el Dr. Zak?:
Zack fue co-fundador y miembro de la Junta de Directores de Omnis, Inc., para campos transgénicos.
Y ¿quién es Omnis?.
Una sub agencia de la Cia que lleva las investigaciones y desarrollos tecnológicos que otras empresas no se atreverían a llevar y que por supuesto pudieran vulnerar la ley de sanidad y consumo.
Omnis está en el mismo condado de Loudoun, en el estado de Virginia, y cerca también de Langley. Es un condado en el que aglutinan las principales empresas y agencias de la Cia.
Por le juramento hipocrático de todo científico e investigador, muchos no formarían parte de proyectos que involucrasen una falta de espíritu ético con el desarrollo de sus investigaciones y logros.
Por eso la Cia junto con Monsanto, al igual de la Cia con Microsoft, Facebook o Twitter, crean colaboraciones fuera del marco de la iniciativa privada, si no es una privada involucrada y que comulga con “todas” las prácticas, investigaciones, desarrollos, producción y aplicaciones de sus mentores.
Todos para unos y uno para todos.
Dan que pensar, los 110 científicos que han muerto en trágicas o extrañas circunstancias. Muchos de ellos trabajando en empresas del gobierno americano. De puñaladas, suicidios, ahogamientos, ataque de corazón o a palos por la calle o en atracos en sus casas.
El mayor ahínco de las empresas paragubernamentales está más dirigida a la desregulación, y a una nueva regulación que permita investigaciones, que rozan o sencillamente atraviesan el código ético e hipocrático.
Solo ellos conocen las inmunodeficiencias y problemas de salud que estos alimentos fabricados con transgénicos pueden provocar. Algunos estudios han sido llevados a cabo sin el eco necesario, evidentemente porque el poder de control de tiene que ver con el de los medios de comunicación y la desregulación legal.
“Investigadores de la Universidad de Caen, en Francia, han descubierto que las ratas que fueron alimentadas durante toda su vida con maíz transgénico de Monsanto o se habían expuesto a su fertilizante más vendido, ‘Roundup’, sufrieron tumores y daños múltiples en sus órganos”.

From → Uncategorized

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: