Skip to content

“Penetración potente del sionismo americano en España y desplazamiento de los productos rusos”.

26 de septiembre de 2013

Imagen

Aviso a tiempo:
Castrol, el brazo de lubricantes de British Petroleum propiedad del Imperio Británico y Rothschild, va a intentar hacerse con Repsol.
Idea que refuerza que el tema de Gibraltar es una charada de fondo.
Y Carlos Slim al que de momento Telefónica Movistar no le ha permitido entrar en su accionariado, lo va a a hacer a través de una maniobra del capital que accionistas comunes en Shell y KPN (de la que quiere ser propietario tanto como de Telefónica). Tal maniobra se llama Black Rock y La Caixa, ambos accionistas principales de Repsol y Telefónica, que ya participan en todas las compañías.
Carlos Slim, gran amigo de Felipe González, y ya accionista de la Caixa y Repsol por correspondencia de la cuota participativa accionarial de La Caixa en Repsol, representa la unión del capital sionista americano y suramericano que ha penetrado ya en Europa a precios de saldo, y con exigencias muy duras, como las que Adelson ratifica para sus casinos con el cambio de leyes.
Paralelamente estas operaciones de compañías petroleras supondrán dos traiciones grandes. Una, que los embargos de pozos en Argentina a Repsol, volverán a surtir en España, pero los beneficios ya serán para Chevron y Carlos Slim que se han quedado con los pozos de Vaca Muerta. O sea un tangazo de mil pares, si además tenemos en cuenta la demanda de Repsol en el tribunal internacional de la Haya.
Y dos, que se ve venir, un desplazamiento del suministro ruso de Lukoil y Gazprom en Europa. Evidencia que ya se ha visto en el ataque de Greenpeace-Rockefeller-Chevron a una plataforma de extracción rusa en el Artico. Esta canallada falsa, sin contar con las piscinas de petróleo que ha dejado Chevron en Ecuador a ras de suelo y que contaminará todas las capas freátricas de agua potable, con el daño que hará para la agricultura y su consumo en Ecuador, y que han dejado probablemente como venganza por la acogida a Snowden aquellas semanas y Assange en su embajada en Londres. Pero el tóxico ecologismo es unilateral contra todo lo que no les permita sus negocios especulativos.

De esta participación de La Caixa espera vivir el futuro estado catalán a costa del consumo de hidrocarburos en España con la marca robada Vaca Muerta introducidos a través de aumentar más la participación societaria en Repsol por parte de La Caixa y la venta de la cuota que tenía Sacyr.
Dicen que el que avisa no es traidor.

From → Uncategorized

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: