Skip to content

“Acto de fe”.

17 de noviembre de 2013

Imagen

 

 

Es difícil que en los tiempos que vivimos no surja la ira en algún momento. Ya no es que no sea cristiano, es que es humano.
Lo que estamos viviendo sobrepasa la virtud.
Roma por la fuerza, logró contener la ira de sus esclavos durante siglos.
Otros imperios posteriores lo mismo.
Ahora lo mismo.
Jamás gobernó el imperio del bien.
El cristianismo ha sido siempre un paño caliente para el dolor, las lágrimas y la indignación, pero no ha triunfado, no se ha impuesto en el orden del mundo. Es una necesidad que la mayor parte de su vida y sus actos una gran mayoría no necesita.
Quienes tienen fe quieren vivir en ella porque cuando se conoce es la mejor forma de vivir y de sentir la vida.
De momento en la historia cristiana, siempre ha ganado satanás, aunque en momentos concretos y asuntos concretos se imponga el bien, pero el mal brilla siempre con fuerza porque hay demasiados que lo adoran, que les nace y que lo cultivan.
Si Dios quiere conservar su obra y vencer a las fuerzas del mal, es el momento de que se haga omnipresente. Más en los que no creen en él, pues en los que lo sienten solo necesitan aliento que siempre se convierte en resignación, la semilla de la obstaculización a un mundo mejor.

From → Uncategorized

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: