Skip to content

“EL SACRIFICIO HUMANO”.

23 de diciembre de 2013

Image

Sabéis que no se puede comer carne que no lleve muerta 15 días. Así lo hacen los carniceros. En el caso del halal es al contrario, se hace mal, se degolla al animal, mientras este ve como va a morir con lo que libera toxinas con la adrenalina que son venenosas y cancerígenas.
Tuve un gran amigo que era el propietario del mayor matadero de España que en paz descanse, alguien sensible y especial pero que tenía que seguir el negocio familiar y estar a pie de matadero haciendo como su padre le hacía hacer las tareas más básicas desde limpieza, matanza, destripado y deshuesado a despiece.
Transportaban corderos en navidad y otras épocas del año a Suiza, vivos y en avión para que no perdieran peso en viajes largos que perdieran dinero en el adelgazamiento posible, y que el cliente final tuviera la carne al punto y no intoxicada. Las bestias como diría el antiguo testamento que iban a ser sacrificadas eran tratadas con todo el mimo del mundo, y con atenciones exquisitas para que su vida fuera agradable y con una muerte digamos dulce y no amarga y violenta.
El director de cine alemán Fassbinder también aludió a esta figura de la muerte dulce o amarga en varias de sus películas, y lo que ello suponía para la calidad de vida de toda una sociedad.
El sacrificio me explicó, debía de ser desde arriba en una grada a la salida de un túnel con unas bolas eléctricas en el cuello que producían una muerte instantánea para que cuando saliera la res, no viera el verdugo y saliera el miedo que contaminase la carne con la adrenalina del miedo. Esta técnica además es un buen ritual, pues es un respeto al animal dentro de la necesidad alimentaria que tenemos como carnívoros que somos en nuestra naturaleza humana. Y aunque a algunos les guste comer solo vegetales, a otros nos sigue gustando comer animales.
La cosa es que voy al caso de que estos gobiernos están llevando a cabo unas tareas de sacrificio sin prevenciones y viéndoles venir. Con lo cual parafraseando al sacrificio animal y que siendo también animales con tantas costumbres, formas de vida, sentir y adrenalina como los demás mamíferos, estamos siendo sacrificados inadecuadamente y eso va a dar lugar a una carne agriada, venenosa que se volverá en contra de quienes nos están comiendo.

From → Uncategorized

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: