Skip to content

“Los EEUU a punto de una necesaria glasnost que llevará a una perestroika”.

23 de mayo de 2014

gorbama

Con Barry Soetoro (Barack Obama), no es posible.

images

De la glasnost a la perestroika, o de la perestroika a la glasnost: ambas necesarias.
El fin de la guerra fría ahora desatada de nuevo por el Presidente Obama ha puesto en tela de juicio muchas de las prácticas políticas basadas en los lobbies y no en los votos por los que fueron consagrados como representantes del pueblo convertidos y contra su juramento, en servidores de la élite financiera privada mundial, ni siquiera norteamericana. Si en la glasnost llevada a cabo por la Unión Soviética se hizo necesaria una restructuración política desde adentro sin elementos extranjeros que no fuera el propio sionismo soviético que tanto poder alcanzó con Stalin; en el caso de los EEUU estamos en un escenario similar con un lobby poderoso como la AIPAC que junto con la Reserva Federal también sionista, conducen contra la voluntad del referéndum en las urnas los designios de EEUU tanto en política interna como exterior, refrendada desde exclusivamente la visión económica de la producción, compra venta de armas para las guerras y su administración mundial a través de Carlyle Corporation.

De otra parte la conquista del resto del planeta para la gestión de la energía, petrolífera, nuclear, eléctrica o verde. Y de otra la producción y gestión internacional de fármacos. Si a esto le unimos la gestión propia con puertas traseras de la informática con hardwares ya de fábrica preparados para el espionaje y puertas traseras abiertas en los softwares informáticos, evidenciamos la búsqueda del control total que se atribuye a una potencia que ha querido ser como Roma, la administradora del control total, en general, más para el mal que para el bien. Más con Satanás que con Jesús.
En retrospectiva de las tareas realizadas por los diferentes presidentes de los EEUU y también de otras potencias, no podemos sino coleccionar acciones contra la humanidad y los intereses de su propio pueblo engañado con las urnas y maltratado en la práctica cotidiana de su seguridad como persona ante el Estado, su carencia de derechos más allá de una mera acepción en el decálogo de derechos de cartón piedra que jamás fueron auténticos, con la pena de muerte siempre en vigor, la falta de coberturas sociales para los pobres y no tan pobres, y un mundo hecho en exclusiva para ricos mientras les dure.
La idea del capitalismo nos gusta mientras no sea ultraliberal y en contra de las ventajas sociales que se suponen a un sistema equilibrado, que en estos sentidos el de los EEUU nunca lo fue. Si lo han logrado en Europa occidental, quizás por ser países más pequeños administrados desde un conocimiento más detallado de sus vecinos y sobre todo de no pretender dedicar sus principales energías y presupuesto 40% a defensa e inteligencia e intentar controlar el mundo, sino únicamente su país, y el tejer relaciones de vecinos puntuales y no de control total.
La idea de un gigante como Pantagruel, siempre sucio desaliñado, y sin detalles en su comportamiento porque únicamente está obsesionado por engullir, por destrozar y aumentar su hambre y sed pantagruélica.
Seguramente el relevo de China a EEUU signifique lo mismo, quien sabe. Es el mal de Pantagruel que todo lo quiere tocar y comer, controlar y decidir.
La vuelta a naciones con su propio control se hace imprescindible para controlar ese hambre desmesurada.
Esta glasnost norteamericana se hace imprescindible e inevitable como lo fue el desgaste económico de la Unión Soviética en la carrera armamentística de la Guerra de las Galaxias ideada a tal fin de llegar al fin de desestructuración de su sistema político y económico -llámese glasnots y perestroika-.
Se ven símiles en este proceso: la concentración de poder, el poder tomado por el Pentágono que a su vez es dirigido por los lobbies, armamento con fallos y obsoleto como se ha demostrado en los F-35 detectables a los radares rusos, o el Donald Cook con sus sistemas integrados de microchips Aegis anulados por 12 pasadas de un avión ruso desarmado en el Mar Negro que ha tenido que ser retirado a Carolina del Norte para su reconstrucción, o los recientes ensayos de misiles nucleares en los silos con las pruebas de personal militar que no han funcionado ante una respuesta nuclear.
Este perfil de quiebra de la Reserva Federal, por la entrega de la economía productiva a su respuesta a la economía especulativa de derivados financieros incontrolados, material militar obsoleto, tropas que ya no responden a ideales sino como mercenarios al dinero de Blackwater o el propio gasto de defensa, o la venta de medicamentos que no funcionan, o la producción de virus de nuevas cepas, hacen visualizar una necesaria glasnots que ya está en marcha, y que muchos dentro del propio sistema son conscientes de que o se va a ello o se va a la guerra nuclear y la destrucción del planeta y la humanidad. Si a esto se añaden la progresión y el control del poder por sectas masónicas y satánicas que se declaran a sí mismas como una necesidad, el cambio URGE.
Quien sabe, quizás dentro de cuarenta años unos EEUU -si es que seguimos existiendo-, vuelvan a ser interesantes como una nueva alternancia, pero ahora mismo no.

 

http://www.spiegel.de/wissenschaft/technik/us-atomrakete-konnte-bei-uebung-nicht-zurueckerobert-werden-a-971274.html

http://chiwulltun.blogspot.com.es/2014/04/los-sukhoi-su-24-rusos-se-rieron-del.html#.U39EwNKIVPc

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=158101   16 Billones impresos de papel falso.

 

 

From → Uncategorized

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: