Skip to content

“Dios está con nosotros”.

25 de junio de 2014

universos_paralelos_thumb

Algo si que tengo claro, lo que no sé es cuando. Y es una cuestión de fe, ni más ni menos que de fe.
Los satanistas que adoran a Lucifer -para ellos la luz-, y que lo hacen los altos grados de la masonería sobre los grados 33 que ya pertenecen a los selectos illuminatis, hacen prácticas en las que creen, porque como Tomás creen en lo que pueden tocar y ver, en la carne, en el poder y el dinero, y por supuesto en la encarnación del diablo que logran a través de rituales tan antiguos como la historia del hombre, rituales que han perfeccionado al mismo ritmo de las comunicaciones, de poderse comunicar entre ellos y de mejorar las técnicas de reencarnación a través de sacrificios basados en rituales del caribe y africanos, en escritos alejandrinos no quemados que siguen en las bodegas secretas del Vaticano, como los que aparecieron en el 80% de las iglesias bombardeadas de debajo de las criptas durante los bombardeos de la Segunda Guerra mundial.
Creen en Satanás porque logran verlos, y logran que este penetre en sus pensamientos y sus voluntades durante estos rituales.
Hasta una parte del máximo rango dentro de la iglesia vaticana participa y cree en él, en la bestia porque lo han visto y no son tan creyentes como aparentan, es decir, nada. Porque conocen el origen de las escrituras y como hicieron apócrifas las que no les convenían.
Pero volviendo al principio, creed en Dios, en la virgen, en los ángeles y en los santos. Porque ellos también existen, tanto como Lucifer, su ángel caído y maligno.
No puede haber equilibrio en el universo sin el todo, como no lo puede haber en la tierra sin el bien y el mal,
Pero como en el principio de Pascal sobre que la presión siempre será igual en todos los puntos, han rebasado las propias normas universales, luciendo únicamente el mal y no el bien, más que como cortina de humo para seguir perpetrando el mal. Y en ese sentido en algún momento, vendrá de forma arrasadora el bien a equilibrar esa presión descompensada que ha sido desequilibrada en el universo y en la tierra.
No dejéis de creer porque nada se hizo solo y en la misma falsa teoría de la evolución darwinista que han creado se les escapa su otra teoría falsa del bosom de higgins del origen mínimo de la materia del universo, Ese punto que encarna con los quasars que dan lugar a los agujeros negros ante mínima materia con un potencial energético tan grande como la más grande y enormes de las materias.
Son puntos en los que estamos queriendo rozar a Dios y su poder de creación, y en el momento en el que nos acerquemos directamente se presentará y reordenará todo hasta el olvido y la nueva creación, sencillamente y en nuestra corta lógica racional, porque no podemos supera al creador los que somos fruto de su creación. Y como Satanás sabe que no puede crear hasta ese punto opta por la destrucción como si fuera Nerón de la vida, de las personas, de su dignidad, de sus principios más íntimos y sagrados.
No dudéis, lo viváis o no, porque los que lo dudan tienen la opción de hacerlo, pero quedarse en la duda deja fuera del paraíso a los dudosos y a los malignos que retan a Dios.
Lo escribo como vehículo humano de Dios lo que él quiera que escriba y es lo que me dice que escriba, Y me dice; “Creed, disfrutad y sufrid, porque la constante de la carne es siempre el placer y el dolor hasta que os haga luz”.

No hay que tener miedo, Solo se muere una vez, menos los malditos que han elegido a Satanás que nunca mueren, y está bien claro en la explicación del purgatorio. La muerte es algo tan natural como el nacimiento y la vida. Lo que frustra es la idea de que no hemos podido acabar un legado, algo pendiente, un deseo a veces inalcanzable que nos hace anhelar más vida. pero nada importa llegado ese plano pues todo se realiza desde la luz.

Las decisiones y filtrado de pensamientos propios hacia una crecimiento hacia mejor dentro de nosotros mismos, es la energía con la que sí apareceremos en otro plano de luz, y depende de su calidad luminosa así podremos transportarnos y decidir nuestras futuras posiciones. Menos calidad menos impulso, nada de calidad nada de impulso, mucha calidad mucho impulso. Y eso se remite al resumen del tiempo de vida de cada cual. Un aborto y un niño muerto tempranamente tendrá mucha energía pues su alma inocente y esperanzada está llena de energía, y un adulto depende de lo que haya perdido, recuperado, o trabajado para su mantenimiento, asi podrá navegar.

El miedo es humano, pero en los últimos instante de la vida no se tiene miedo, es un instante de desprendimiento de los miedos de la vida humana por la potencia de la decisión de la fuerza espiritual con la que todos los seres vivos hemos sido impregnados. 

Dios nos toca a todos sin excepción. Hasta en la mente más dura y excéptica entra, pero es uno mismo el que tiene el libre albedrío y opción a decidir que implica su propia libertad verdadera que le fue concedida respecto a sí mismo y a los demás, y lejos de ser palabras son una realidad que todos sentimos por dentro y nos acompaña o por otro lado nos persigue y abruma si hemos obrado contra ella. Hay una escena de los Miserables de Victor Hugo que por cierto era un grado 33 masón, cosa que no le impedía ver el sentimiento de la injusticia, en la que el comisario Javert persigue a Jan Val Jan por un afán falso propio de justicia en preferencia de sus méritos profesionales sin valorar la libertad de cualquier humano como la de Jean Val Jan. Llegado un momento de situaciones adversas en que Jabert comprende la futilidad de su persecución durante años al inocente Val Jan, Es decir que Dios nos toca a todos con la providencia de ver nuestro recorrido y efectos hasta el mismo final. Y esto es una bendición de Dios.

 

https://www.youtube.com/watch?v=qFWv3g4y2Pg  Une belle histoire de Michel Fugain.

 

From → Uncategorized

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: