Skip to content

“-Sobre exportar e importar-, la gran mentira de la felicidad, el endeudamiento y el dumping”.

16 de julio de 2014

 

 

 

 

 

 

 

China es el NOM del dumping y esclavitud, y si no al tiempo. Y están todos de acuerdo en ello, hasta los EEUU, esto se negoció en la famosa reunión del Rancho de California entre chinos y americanos y sionistas. Por eso van bajando los salarios y sin cobertura social de ninguna clase como en China y los propios EEUU en dónde solo la cobertura privada funciona.

En Europa es en dónde mejor hemos vivido, pero estos gobiernos se han encargado de ir en esa dirección. La gran mentira de la historia económica contemporánea es que necesitamos exportar mucho para mantener cierto nivel de vida y poder importar. Y esto inculcado a todos los ciudadanos de todos los países. Esa gran mentira esta asociada a que tengamos que vivir por encima de nuestros deseos verdaderos y posibilidades, sugestionándonos desde los medios sionistas que solo así se puede alcanzar la felicidad y el descanso. Todo lo contrario, los que siguen esos patrones que son la mayoría, ni son felices ni descansan. Basta con el autoabastecimiento de recursos y algún intercambio comercial de exportación e importación para satisfacer nuestras necesidades. Creando necesidades logran este desenfreno de la balanza de pagos comercial, que se dirige exclusivamente a las comisiones y propiedad de los bienes exportados e importados del que no dejan ni siquiera impuestos en España más que el 1% Sicav.

No somos felices sin vacaciones, y las vacaciones con mejores cuanto más lejos vayamos y a lugares exóticos vayamos. No somos felices si no podemos salir cada día a consumir ni llenar la cesta de la compra con todo lo que nos apetezca o sugestionen. Tampoco lo somos si no podemos impresionar a los demás con los mejores vehículos y los vestidos más elegantes de los que tenemos los armarios llenos y olvidados. Hábitos de conducta todos ellos, abducidos desde la publicidad y estilos de vida impresos en el cine y la calle, y sin ninguna duda el camino para el endeudamiento, la insatisfacción y el nuevo orden mundial que viene del no poder abastecerse de todo ello y crear deuda. De otro lado todos los que producen todas estas cosas que nos enseñan a desear son los mismos que lo manejan, y ellos si que están unidos. Unido en el beneficio, el control, y las decisiones supranacionales y personales.

Todo el planeta está inmerso en esta homegeneidad del nuevo orden mundial y viajar ya no es posible descubriendo cosas desconocidas, pues todo es una amalgama similar para el turista que reconoce todo lo que ve y es lo que espera encontrar, cosas familiares. La figura del viajero desaparece por la del turista.

Esta homegeneidad llega hasta los hábitos alimentarios cada vez más a través de mega compañías, como los touroperadores vacacionales.

Durante años hemos estado viviendo de los países más pobres, pero estos ahora también producen, y los tenedores de sus riquezas son los mismos que los de las nuestras.

Ellos nos van a llevar a igualarnos con las economías más pobres en cuanto a salarios y condiciones de trabajo, cobertura social y jubilación en los que en aquellos países no existen o son privados. 

En un futuro próximo viviremos en un mundo de pocos privilegiados y muchos desfavorecidos con escenas propias del  mundo medieval.

 

http://es.investing.com/news/economia/balanza-de-pagos-espa%C3%B1ola–1,98b-frente-al-pron%C3%B3stico-de–2,10b-228626 

 

From → Uncategorized

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: