Skip to content

“La instrumentalización del control del poder sobre el resto; un efecto inherente a la calidad humana hasta nuestros días”.

9 de octubre de 2014

ojo-de-Horus

¿De dónde bien la ambición humana por controlar a los demás?.

¿Es un afán de nuestra propia condición humana?. La ambición, la propia necesidad de acumular cosas y eso lleva al control de las personas para lograrlo en mayor o menor medida.

¿Es una vestigio de una imposición de la práctica religiosa heredada que de por sí tiene ese mismo afán hegemónico aunque en la práctica se debatan en concesiones y amabilidades?.

¿Es un linaje illuminati reptiliano con el sello de la superioridad y el poder que busca esa estructura social para satisfacer su control y el servicio, o sencillamente es la única forma de comportarnos posible de acuerdo a nuestra naturaleza?.

¿Somos predadores hasta que punto; hemos perdido la noción del respeto por la vida, o vivimos una vorágine ciega que nos hace pensar que toda desmesura es poca si nos lleva al éxito aunque sea en la forma más loca e inhumana?.

Algo está claro:

Tenemos tendencia nata a repetirnos. De otra forma quizás pudiera ser con un despertar que a su vez los que quieren dominar a los demás nunca querrán para que exista emancipación alguna que les haga perder el control.

También está claro que necesitamos la realidad para unos, o la entelequia para otros de la religión o una guía espiritual o en el más allá en el que todos creemos aunque sea para despreciarlo sintiendo algunos la inutilidad de todo ello para este mundo.

También está claro que la aceptación de otras razas es cultural y que todas quieren o les gustaría ser dominantes respecto a las demás. Aunque exista el multiculturalismo social las comunidades se deben a unos logros históricos y sociales que enorgullecen los logros, y ninguna mezcla artificial puede funcionar ni con los planes más diseñados, y si funciona será para la disolución de los pueblos, razas y religiones.

¿Queremos realmente el multiculturalismo o es una idea peregrina a conciencia del nuevo orden mundial, y que no comparte el sentimiento del crecimiento natural sin intromisiones?.

Está claro que la ética va muy asociada a la ambición, la de respetar las cosas como están para lograr lo que se debe y perderle el respeto en pro de un avance tecnológico por la calidad de vida que en la práctica mayoría de los casos vemos que es la falacia dirigida a los negocios y el enriquecimiento particular y nunca por el bien general. Siempre vemos que le herencia digamos “buena” viene mucho después del uso “malo” de los descubrimientos científicos, y ahora por primera vez en la historia con esa conciencia de que también son sociológicos, demográficos y eugenésicos.

Confirmar la eugenesia es confirmar la arraigada estrategia de la selección del estatus y no la de la raza. Pues la raza sigue existiendo. Y aún da una calidad aun más denigrante la decisión de eliminar a la población para el mantenimiento de unos cuantos para una mejor calidad de vida de unos auto elegidos que se perpetran en los siglos lejos del conocimiento estrecho de la gran mayoría.

¿Van a renunciar estructuras de poder a su poder y su control?: No.

Solo la pelea y estrategias de los demás pueden impedir el curso eternamente repetido de la historia.

Llegados a este punto no hay religión ni raza superior sino la que supere por la fuerza y la estrategia a las demás y que todo ello vaya relacionado con el nivel general de comprensión que siempre suele ser muy limitado. Límites que han sido fabricados por los propios sistemas educativos y religiosos para que no ocurra emancipación que permita un despertar que pierda el control actual del poder que siempre existió en nuestra historia humana.

En definitiva, si no obtenemos por ayuda divina o externa un despertar general o una llegada divina que nos ilumine, repetiremos todos los acontecimientos conocidos en nuestra historia de depredación humana y territorial, con otros símbolos y colores pero en definitiva con las mismas estrategias.

Quizás no exista más Despertar que el que podamos lograr con siglos de confort que permitan nuestra cultura y conciencia que suele ser lenta.

Quizás internet sea el contribuyente final a despegar a un Despertar, pero nunca puede ser definitivo ya que las pautas de humanización no se encuentran en internet, y solo la lectura y el análisis de la información pueden llevarnos a ello.

Estamos en manos de nadie puesto que no estamos en las de los gobiernos, el control de las finanzas y las religiones, y todos como nosotros se repiten en lo mismo, la instrumentalización del control del poder sobre el resto.

From → Uncategorized

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: