Skip to content

“El veto Washington a Rusia hundirá el euro y acabará con la UE”.

16 de diciembre de 2014

euro

Si bien en un primer momento pudiera parecer que las medidas de EEUU providencian energías baratas cuando sabemos que el mantenimiento del Estado, aqui y en Honolulú lo proveen los impuestos sobre estas -gasolinas, gas, electricidad, timofónicas-, que si bajan no podrán mantener el actual nivel de gasto que redundará en la pobreza aún más creciente de la población. Asunto que confirmamos cuando conocemos que la bajada del barril brent está en mínimos históricos y aún bajará más de los 60 dólares actuales como en el 2009.

Washington presume de fracking contaminante de aguas subterráneas y tierras productivas ahora improductivas. Ni agua podrán beber, ni cultivar. Para eso está el contaminante Monsanto que venderá transgénicos venenosos que comemos diariamente de todos los supermercados en las principales marcas de todo. Dicen que con un petróleo barato crecerá la economía -fórmula que ha sido un standard siempre-, contradicción actual que tira las Bolsas cuyas Sicav se financian de ellas con ampliaciones de capital sin avales pero aumenta el consumo; un consumo en la actualidad con un poder adquisitivo muy bajo y los principales salarios tomados por hipotecas que reprimen el gasto y el consumo. La serpiente que se muerde la cola.

Es decir, que este crecimiento va a enriquecer igualmente a Rusia a pesar del bloqueo cómico, que en realidad desea la guerra con Rusia para tapar las cuentas de la quebrada Reserva Federal y el dólar antes de ir al Amero como nueva moneda compartida con países sudamericanos.

La confirmación del fin de la UE tal como se conoce, es el anuncio de la salida de Inglaterra en pocos meses durante el 2015.

Inglaterra –la más afectada por el bloqueo económico a Rusia-, conocedora del default financiero del euro puesto que el Banco Central Europeo en los últimos test de estrés de la banca ha podido confirmar solo la respuesta de un 5% de cash de los bancos quebrados europeos. La exposición crediticia hipotecaria y sobre todo la exposición de compra imparable de deuda pública estatal los hace no rentables y así lo confirman algunos muy discretamente en su supervivencia que funciona a base de no conceder créditos y hacerlo únicamente a través del quitarse el excedente de vivienda nueva y usada del que aún disponen.

Hoy los del bloqueo anuncian la caída del rublo en un 40% como si fuera un triunfo, y del necesario aumento del tipo de interés en Rusia al 17%, cuando en realidad anuncia el fracaso del euro con la exposición de importantes Sicavs desde Coca Cola a Inditex-Zara en territorio ruso. Añadidas a las inversiones de particulares rusos en Europa que se han bloqueado, especialmente en el sector inmobiliario.

Ya es oficial, España ha entrado en deflación. Ya se contempla la realidad de la deflación, estancamiento y empleo basura, afectando directamente a la deflación del turismo, principal fuente de divisas y el PIB, en contra de los falsos brotes verdes de crecimiento que anuncia el gobierno –quizás a costa del crecimiento de la emigración masiva-, cuando sabemos que para pagar a los parados de larga duración, los aproximadamente 1.022 millones de euros durante seis meses a 400.000 familias a razón de 426 euros que luego en julio no tendrán de que comer, -mientras que a los que no tienen familia no les ayudan-, se han devanado los sesos porque no pueden. Gasto que sin embargo multiplicado no tuvieron problema en emitir 2.500 millones de euros con la excusa del ébola para gastos de armamento para la guerra contra Rusia.

Mientras tanto y por detrás las grandes cadenas y superficies sionistas ofrecen gasolinas baratas en estaciones de grandes centros comerciales que compran a Rusia porque son sencillamente las más baratas y si no toman esta medida para facilitar el pobre consumo, a cerrar.

De otra parte la burbuja del fracking amenaza con un nuevo tsunami financiero. No en sí por el fracking, sino por el abaratamiento de las materias primas que las Corporaciones que controlan los gobiernos entran como hienas a lucrarse en cualquier cosa que pueda suponer una especulación salvaje.
El efecto adverso es que mientras multiplican sus beneficios, estos salen y se restan del poder adquisitivo real de los ciudadanos y de la solvencia de empresas particulares que ven cerrar sus puertas.
Los gobiernos dicen la verdad cuando hablan de crecimiento: Se refieren al crecimiento corporativo de los bankers que en circunstancias extremas se enriquecen como nunca.
La población sin embargo entra en depresión y deflación económicas.

Increíble las cosas a las que estamos llegando -de comprar pisos a medias-, que lejos de ser soluciones, son problemas aún más agudos.
No saben como engañar a la gente. Nos vamos a estrellar. Pero ellos quieren que quien tenga un poco de algo se estrelle más y seguro.

From → Uncategorized

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: