Skip to content

“España copiará la revolución francesa”.

7 de mayo de 2015

bandera-espana

Me recordaba un amigo un hecho que va evidenciando la trayectoria que nos ayuda a comprender, por qué está pasando todo lo que está pasando en España desde la muerte del general Franco en 1975 y la entrada de una Constitución que si bien nos ha proyectado a un aperturismo para al final ahogarnos, entregar toda productividad española, una deuda imparable e impagable -si ya empresas estatales privatizadas y las Sicav propiedad del sionismo que tampoco pagan impuestos 1% y sedes fiscales radicadas en paraísos fiscales y otros países-. Perdonan la deuda pública a los bancos y a las eléctricas -les perdonan ellos (sus gobiernos que manejan), pagamos nosotros-, y se lo perdona a los sionistas, dueños de todas las empresas de España, entregadas primero quebrándolas con ardides de crédito después, y luego en muchos casos ni pagadas porque han pasado a través de la tenencia de crédito moroso a los bancos que son de ellos.

Con la nueva ley del código Penal que entra en vigor en junio 2015, y que vulnera todo derecho humano y habeas corpus, los miembros del gobierno presente y pasados aforados –son 10.000-, no podrán ser detenidos en consecuencia no podrán ser juzgados, pero sí cualquier ciudadano molesto sin evaluación, ni orden previa de instrucción de un juez y con toda la vulneración de sus derechos.

“Todo ello va a desembocar en una copia de la revolución francesa”. Y desde Francia siguen dándonos las directrices de como será la represión ciudadana y el control, con el nuevo código penal desde judíos españoles nacionalizados franceses y con bizarra trayectoria.

Al final es una estrategia copiada de la Revolución francesa, guillotina en España que será fruto de la mezcla de la sublevación popular sin recursos y gasto recortado, y la creación que han llevado a cabo con el ejército islámico -desde Washington, Londres e Israel-, y así la monarquía británica lograría quitarse toda competencia, y sobre todo el nuevo bebé hembra de Catherine -la futura reina que aún todas las casas y dinastías illuminatis y linajes sionistas desde Sumeria, sin olvidar que los Middleton y el verdadero padre de Diana de Gales son judíos-, asumir la monarquía de Israel que ahora ostenta Felipe VI. Que se convertirá en otro Fernando VII. E introducirán oficialmente la Ibermasoneria como rama independiente y no como parte de la Francmasonería francesa -que ahora es-, que también crearon para la pseudo Izquierda y la masonería catalana, y la masonería británica para la pseudoderecha desde Fraga Iribarne, y el fabianismo para la izquierda, así hay un poco de todas las salsas en todos los platos, confundidas, escondidas, mezcladas. Y en la cúspide moviendo los hilos. los judíos sionistas y no judíos también sionistas o siervos de librea de estos.

Escribí hace dos años este artículo sobre la próxima intervención del ejército británico en España que ya va tomando cuerpo.

La situación española seguirá en la venta imparable de deuda soberana y la presión fiscal, y tan solo con el patrimonio artístico, cultural y museístico que ya está auditado, y en sí el territorio nacional como ha ocurrido en Grecia con la venta de islas. La indignación popular será imparable y la nueva ley penal hará el resto de la catálisis social al estilo de los chicos de la escuela de Chicago en Chile, y se dará un escenario confuso mezcla entre 1789 en Paris con la revolución francesa, y 1933 con el triunfo de la Segunda República. La implantación de la ideología del género y el plan Kalergi para la inmigración masiva y el multiculturalismo harán el resto ya ha comenzado, para deshacer todo núcleo estructural, familiar y social engranado que impida cualquier oposición y sublevación, con problemas gravísimos de lectura moral y social que resolver que impedirán cualquier despertar contra la jerarquía sionista mundial.

Todo un plan llevado a cabo desde 1973 en que el mismo General Franco desde algún lado, recibió la instrucción de pasar su poder y legado a los borbones. Y cuyo único obstáculo eran Carrero Blanco y los militares soberanistas en activo que lograron jubilarlos con el 23-F, ambos con la instrucción y ayuda de Kissinger y Gladio, al servicio de la Reserva Federal sionista.

From → Uncategorized

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: