Skip to content

“Buscando el amor”.

29 de junio de 2015

imagenes-de-amigos

Busque el amor en la amistad, lo encontré pero algo faltaba que no sabía lo que era.

Busqué el amor en los libros lo encontré y no lo encontré.

Busqué el amor en el cine, lo encontré y no lo encontré.

Busqué el amor en la música, lo encontré y no lo encontré.

Busqué el amor en el arte, lo encontré y no lo encontré.

Busqué el amor leyendo biografías, lo encontré y no lo encontré.

Busque el amor escribiendo, lo encontré y lo logré.

Busqué el amor mirando los ojos de mi amada, lo encontré pero vi mi egoísmo cuando me creí tan elevado.

Lo sabía, sabía que tenía el altruismo y el egoismo.

Busqué el amor sincerándome valientemente conmigo mismo en los principios más probados de mi razón, mis comprensiones y la aceptación que seguirán habiendo muchas cosas que no entenderé.

Busqué el amor en ver qué podían dar los demás de si, que realmente pareciera amor y no egoísmo y no encontré casi nada de amor en la mayoría, pero me deslumbró la cantidad de personas sencillas que también encontré sin egoísmo. Me deslumbró tanto que siguen haciéndome sentir que soy egoísta y que me queda mucho para sentir el amor.

Mi amor como el de muchos, lo di y no se me devolvió, y aun estoy esperando que vuelva desde mi falta de egoísmo en las cosas que haga, diga y piense, y es ahí en dónde me siento bien.

Cuando no creemos ser egoístas, es cuando más se nos acerca cualquier detalle de egoísmo. Es como mirar una canica de cerca que nos parece un mundo. Y realmente es pequeño, pero al final hasta descubrimos que somos realmente generosos y no egoístas, cuando queremos ver egoísmo en cada detalle, y no queremos cuantificar la cantidad de bondad y dadivosidad que regalamos.

Aun así, seguiré mirando esas canicas como si fueran mundos gigantes que me hagan sentir egoísta, y seguiré mirando el estrecho margen entre el egoísmo y la dadivosidad.

Seguiré mirando en la mirada de mi amada, pensando en que soy egoísta, que lo soy, y ella me regalará algo que solo me hará pensar en regalarle algo de mi egoísmo.

Seguiré oyendo las palabras de mis amigos, sobre todo de los más lejanos en el tiempo, porque es en ellos que me reto a mi mismo en ver que de aquella amistad y los avatares de la vida que nos distancian, nos hacen ver que el no tener más que el cariño del recuerdo y ninguna actualización, nos une a nosotros mismos en estimar que elegimos y cultivamos bien aquellos amigos, pues en la distancia y el poco trato, sigue surgiendo la llama del amor del amigo inquebrantable, que ni siquiera es como nosotros, ni siquiera su vida, su trabajo, y sus gustos cotidianos son ya como los nuestros, y sin embargo nuestro cariño no los abandona porque es si se quiere decir de forma egoísta, como si nos abandonásemos a nosotros y nuestros recuerdos y esencias, pero la realidad es que de egoísmo no hay nada, y solo hay obsequio, amor y humanidad.

From → Uncategorized

One Comment
  1. George permalink

    Una pregunta para meditar.
    Cual es la razon final objectiva de la existencia del ser humano, que se ve clarisimamente en este planeta.
    Es un hecho tan claro y a la vista que no se ve…
    Y no se ve por que se le ha dado otra interpretacion eronea.
    Esta finalidad como razon de exisitir del ser humano tiene un vinculo muy claro con el amor entre una mujer y un hombre y con el amor maternal-paternal.

    Este hecho es : LA PERPETUIDAD DE LA ESPECIE.
    Dentro de este marco que papel juega el amor ?
    ¿ Es algo mas o es solamente un programa dentro de este super programa – mantener la produccion de seres humanos CON FINES que no quiero entras …ahora ?

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: