Skip to content

“Nadie escucha”.

9 de julio de 2015

mty-tema-01

2980299291_87b065c057

p1150519

Nadie escucha porque nadie lee, y nadie lee porque no escuchan.

Ambas prácticas están intimamente asociadas.

Al no escuchar, tampoco puede memorizar, y  su atención queda difusa en colores, luces, imágenes cambiantes aceleradas mezcladas con sonidos y voces. Con este batido puede sentirse realizado el resto de su vida sin atención alguna, que cuando la tiene, muchas veces fruto de sus sueños y al levantarse los siente casi como alucinaciones que le dan miedo y habla de ellas con máximo respeto, porque tema haber comprendido algo claro de lo que fuere.

La repetición televisiva ha acabado con la atención de los matrix, y sólo la REPETICION, se ha hecho fuerte, anulando toda capacidad de CONCENTRACION, ATENCION, REFLEXION, Y ESPIRITU CRITICO.

Es un proceso altamente intencionado desde los institutos de la manipulación de opinión.

Y lo más grave – o lo más exitoso-, es que los matrix llegan a pensar que tienen ideas propias cuando proviene exclusivamente de la repetición.

La reducción de la atención es tan notoria, que si pides a un matrix repetir lo que acaba de oir de un relato, o de una película, incluso de una de las millones de repeticiones de opinión televisivas, es IMPOSIBLE que lo pueda reproducir, resumir, relatar o transmitir, sencillamente son los nuevos CASTRATIS mentales actuales.

La reacción del matrix ante la explicación de un suceso que ellos mismos eligen, es de máximo recorte en la exposición, esperando que el interlocutor ponga las palabras e ideas que no conoce de lo que ni ha visto u oído, pero que ambos aceptan que como ambos son incapaces de reproducir contenidos, se trate únicamente de un enunciado vago del título de los contenidos, con algún salpicado a lo pobre intelectual de cabeza reducida, de los que les suena sin saber ni lo que dicen, ni por qué lo dicen, ni por qué les ha llamado la atención.

El mayor temor del matrix, es destacar.

Y no, destacar por las repeticiones a bombo y platillo que sí le gustará cuando “crea”, estar inspirado, sino destacar por ideas propias por las que sentirá el mayor de los miedos e inseguridades, rozando el pánico si estas persisten. Ahora lo etiquetan pánico escénico y llegan a perder toda su compostura o imagen.

Todo ha de ser hecho en el protocolo anual para los mass media decidido años antes en los institutos de ideas, y de cool hunters (cazadores de ideas, habría que decir, impositores de ideas), que nadie conoce -quitando unos nombres que se ponen para despistar de que es un fenómeno de lo que la gente “casi democráticamente elige como les gusta hacer pensar a estas élites financieras”, y que nadie sabe a quienes responden; que si bien nadie sabe ni de dónde vienen, todos reproducen como esclavos abducidos por la inseguridad y el miedo al no encajar en la amalgama social o ser peyorativamente y silenciosamente desplazados por ello en un mobbing sutil.

Miedo a sí mismos, no solo al gran hermano de lo sociológico. En la gran mayoría, los más abducidos -que no seducidos-, por los parámetros de institutos de ideas, se siente el pánico, pues el miedo es el escalón de la adolescencia, y el pánico se asienta a partir de esta, temiendo no ser aceptados y que no se aprecie ningún síntoma de reproducción perfecta y estúpida de pautas de comportamiento sociológico.

Un matrix puede hacer repetir a un interlocutor (matrix o no), varias veces los mismos contenidos sin entenderlos, ni comprenderlos, NO PUEDE. Al no tener ninguna práctica de análisis y reflexiones profundas, se ve incapaz de comprender nada, y se suele quedar con la crema que flota en el café, que no con el café que son los contenidos.

La práctica incansable de la REPETICION, ha sido la fórmula de aprendizaje de siglos del aprendizaje, y ahora se ha extendido a todas las noticias, comunicaciones, y trending topics que sin ellos el matrix está literalmente acorralado en un cerebro de mosquito que explota por cualquier alteración de su mecanismo limitado.

Realmente son irrecuperables a partir de los 7 a los 11 años primordialmente. Cuando repiten sin cesar, canciones, asuntos folklóricos, con la etiqueta correspondiente, que ayudan a pertrechar sus miedos en el refugio de la maflix colectiva que los integrará, y por los que todo pasamos y degustamos como algo sacro del periodo temprano de nuestras vidas, porque en la repetición ahuyentamos el miedo. En muchos casos se trata de personas que han tomado conciencia de otras cosas que el gran grupo no, y sin tener experiencia y formas de comprender lo que han visto, se quedan en una isla que les distancia del resto, con la desventaja de la incomprensión, y la gravedad del etiquetado. En general, profesionales de psicología y psiquiatría -digo en general-, son analizadores para colocar etiquetas y por demás, medicamentos basados en oligoelementos nanometálicos que anulan toda excitación llevando a los pacientes a una muerte en vida al hacerlos zombies (tranquilos), y no excitables.

Si pretendes que un matrix comprenda algo nuevo, no te esfuerces mucho si no lo capta, porque aunque suene peyorativo, no puede. Se hará una idea lejana del autentico mensaje que deseas transmitir, y ellos a su vez te tacharán con alguna de esas palabras y términos aislantes que han oído de los medios de la repetición y conversaciones con otros matrix.

Usted le dirá: por favor escucha. Y él dirá que lo hace que ya le escucha sin poderlo hacer en realidad.

En concreto las televisiones de habla española o sudamericana, están llenas de programas en los que la gente se interrumpe y no deja hablar, para tampoco decir nada relevante en general, sino e meteorismo verborreico con el que pretenden hacerse eco sin importar el peso de los contenidos, pues la cosa es tener su protagonismo de ruidos orales. Todos padecen del no escuchar. Si escuchasen se quedarían bloqueados en poder repetir los pedos o escapes mentales que les van a repetir, sin ni siquiera la mayoría de las veces, haber reflexionado sobre lo que pedan de su meteorismo mental.

El propio miedo nos convierte en demonios de nosotros mismos y de los demás.

De temerosos nos convertimos en perseguidores de lo que no entendemos, no comprendemos, o no nos encaja, pues tiene que tener un halo o sabor de repetición y de parte de alguno de los menús repetitivos.

Desde la aparición del turismo para masas en los años 60 la pregunta es ¿en dónde prefiere pasar sus vacaciones?, Usted ya sabe las cuatro respuestas, especialmente dos. Antes de eso, la respuesta en general, era de estar con la familia, ver a la familia, cerca, o lejos, pero compartir tu tiempo con la familia. Es lo que han destruido paulatinamente desde los años 60 en cuanto han estudiado los mecanismos de comportamiento desde los años 40. Con esto han ido acabando, especialmente ahora, con toda la seguridad acumulada. El refugio ya no es la familia, es hacer algo material, un viajes, unas vacaciones tener el último modelo de móvil o ir vestido a la moda, o escuchar las misma música que millones en todo el mundo, si no, no son nadie. NI siquiera en el refugio emocional de tu pueblo o ciudad, porque han logrado desarraigar las personas con el pertenecer a un mundo global con una identidad global, ya no tribal, ni familiar, ni cultural autóctono. Todo es un amasijo de ciudades, de lenguas spanglish, de lenguas mal habladas, de mensajes de texto mal escritos sin importar lo que supone perder la lengua secular, que será la incomunicación, el desarrollo de palabras que son la herramienta del matiz en las explicaciones y para hacerse entender, pero el plan Kalergi es amplio y el multiculturalismo busca la desintegración de la tribalidad autóctona, regional o racial, para convertirla en una masa uniforme que como la rana metida en agua a hervir, no se darán cuenta hasta que finalmente no dispongan de identidad.

From → Uncategorized

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: