Skip to content

“Acabo de reconciliarme con la tele por un tiempo prudencial”.

11 de agosto de 2015

tumblr_nbwawpCZp41qayb8no1_500

John Cassavetes y esposa Gena Rowlands

En esta noche temprana de desvelo, acabo por casualidad de buscar a encontrar canales en la tv.

No esperaba la verdad encontrar nada, más que basura para fabricar asustados y psicópatas -qué aburrido, cuando no me aburro nunca-, me devolvieran a la cama; pero ha habido suerte.

Encontré Sundance Channel. Supongo que son películas del festival de cine alternativo de Sundance.

La peli que me ha tocado ha sido maravillosa. Del corte de Cassavetes, al que descubrí en el Festival de Cine de San Sebastián al que dedicaban un apartado de sus obras, con actores de segunda fila comercial como Peter Falk si no hacía de Colombo. Gran actor con más registros que el puro y el rostro compunjido de pesquisa policial, si se le daban otros papeles.

Las mismas escenas de primeros planos y planos medios, invadidos de los rostros de los actores afectados por sus vivencias, sin maquillaje, sin una esmerada iluminación, en cualquier habitación de cualquier hotel o cualquier casa de lo más normal y como mucho unos planos generales de calles para dejar respirar los capítulos. Nada complicado técnicamente, carente de toda clase de efecto, ni luces, ni sombras, ni especiales, ni cortes con repetición para afinar que no se acerque a la realidad el espectador medio de forma doméstica, tan solo con una historia sencilla, de verdad, de las que todos en algún momento hemos vivido, una sencilla historia de relaciones de amor, de desencantos, de apasionamientos, de mentiras sencillas de cuernos, de búsqueda del perdón, de no dar mucha importancia a la estética, a la ropa, a los coches (estas maravillas las hace no tener presupuesto, o tenerlo y saber lo que quieres producir y dirigir), con un ritmo creíble, el de cada uno de nosotros cada día, sin pausa y sin miedos, porque solo va a dirigido a gente que quiere sentir y pensar con belleza, encontrar un cacho de realidad y estilo auténticos en un mundo artificial dedicado al cine de consumo para tontos y gente que ha sustituído las emociones por la perfección técnica y que jamás comprenden por qué no se sacian de nada teniendo de todo. No degustan.

El cine alternativo lo es, porque la masificación nunca comprenderá de detalles ni de arte y menos de prestar atención a cosas sencillas de la vida como summum del placer. La artificialidad queda excluída de una pantalla en la que solo hay realidad y emociones humanas.

El McCarthismo llegó no para limpiar el comunismo, sino para eliminar toda producción que no fuera sionista ni masona. Así ocurre en la actualidad y desde aquellos años en todas las producciones aburridísimas de Judywood. Cine para lentos de reflejos, para mentes empastadas y matrix, que necesitan ver simbología y trending topics visuales en cada producción para vibrar con el miedo y la psicopatía, y enterrar toda sensibilidad genuína, Repetición>>ebullición>>embotamiento>> salir del cine no recordando nada porque nada de eso deja huella>> o zapear con el mando buscando sin descanso y con ansiedad lo que sabemos que no hay en la televisión jázara psicopata.

¿Por qué será que a los matrix les encanta contar su aburrida vida y pensamientos repetitivos de menú de otro millón de personas que cuentan lo mismo, pero cuando ven vivencias cotidianas, contadas con inteligencia en una película de cine de autor, salen huyendo como alma que lleva el diablo?. Pues porque les lleva el diablo.

From → Uncategorized

2 comentarios
  1. Completamente de acuerdo. Yo también vi una película que me encanto que se llama DREAM HOTEL EN TAILANDIA y son sencillas historias de amor, viendo los mas espectaculares paisajes que he visto en mi vida.. Hay solidaridad, ayuda, es una película de ideales cristianos, efecto de la consciencia. Una película limpia, con gran solidaridad de unos con otros , amor y bellísimas imágines de mar y de barrios de ciudades en un hotel impresionante y con bailes tailandeses bellísimos.

  2. franco permalink

    Me alegro de que el poeta Eladio Fernández muestre su sensibilidad en esta dimensión y se apunte a la defensa de la VERDAD como elemento clave en la arquitectura del mundo terciario de los intangibles, basado en el contrato y la fe o el crédito, que viene a ser lo mismo, en la buena intención del contario con el que se establece relación.

    El ataque sistemático a la mentira debe ser la guerra que nos conduzca paulatinamente a la paz.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: