Skip to content

“El falso robacarteras”.

22 de septiembre de 2015

Robo-cartera

“Cree el ladrón que todos son de su condición”.

Un nuevo gesto se ha hecho corriente en nuestras calles y locales. Los personajes que actúan como si les fueran a robar la cartera o el bolso. Más sabiendo que no lo van a hacer.

Una forma más de evidenciar el desprecio que se siente por el prójimo y dejarle claro todo el odio e insulto al que se puede llegar, porque sí, porque pueden y porque quedan impunes.

Echar mano a la cartera del pantalón, o al bolso, al paso de otros ciudadanos, es una forma sectaria de evidenciar que odia al que se le presenta en escena.

Pasar al lado del un grupo, de una pareja o de una persona, y ver como se llevan las manos a sus carteras y bolsos, como diciendo, usted me quiere robar, a sabiendas de que nada de eso sucederá, pero queda en el sadismo anónimo y el insulto gratuíto el desprecio evidenciado.

Seguramente estas personas que se hacen las asustadas no tienen nada para robar, y mucho que esconder, pero crear la reacción contraria, libera sus miserias humanas, sus complejos, sus miedo ocultos que se evidencian en esos instantes ante los anónimos falsos robacarteras a los que insultan y con los que se quieren cebar en su miseria y frustración de no tener más de lo que puedan desear.

-Mire, le voy a regalar con un insulto, porque usted por lo que sea, no me gusta, no me cae bien, me disgusta, o le ha tocado a usted por mi capricho, y lo voy a tratar de ladrón. Solo usted lo verá y lo sabrá, sabrá de mi insulto directo y que pasa desapercibido para los demás, pues nadie más que usted a quien va dirigido lo verá. –Nadie podrá acusarme de insultarle puesto que ni mi voz se oye, pero usted sí verá mis gestos acusándole de “posible robacarteras”, y eso que solo tengo deudas, o no me sobra el dinero, o tengo un jefe que me putea, o no gano lo que me gustaría, o tengo problemas con mi pareja; pero justo por eso me voy a vengar del resto de desgraciados de este mundo, acusándolos en silencio de una falta que no solo no han cometido sino que ni han pensado, y menos sucedido.

Los auténticos ladrones no dejan rastro, ni siquiera se ven llegar, ni se percibe cuando han llevado a cabo su robo. Pero hay una impunidad gustosa en el acusador, un placer del gusto por el dolor ajeno, que con su gesto maltrata y acusa a cualquiera que no le guste, y le deja patente su desprecio e insulto. Sabiendo además que si aquel respondiera le puede acusar en último caso de lo que previamente pretendía acusarle aun siendo falso. Pero para eso apareció Kafka y las situaciones surrealistas que se hacen más reales que la fantasía con un pequeño empuje a la realidad cotidiana.

Es una de las faltas de la actualidad que quedan impunes por la dificultad e imposibilidad que tienen en ser demostradas. Y que permiten el insulto y la falta sin ninguna condena, a riesgo de incurrir en un problema.

Estos insultantes anónimos o conocidos, que quedan impunes -o eso creen ellos-, son una nueva especie social de la frustración consumista, del no poder tener nada de lo que realmente desean, y pasar su tiempo acusando gratuitamente a cantidad de gente desconocida.

Cuando viajas en líneas turistas regulares entre ciudades europeas y destinos como España, Italia, Grecia y Portugal, la megafonía del avión advierte en inglés y francés, no en español:

-beware of stealing wallets

-beware with the pick pockets

Cosa graciosa cuando es la banca anglosajona de la City y los piratas conocidos de la historia, los auténticos creadores del asalto y ya sabe usted de donde provienen. Ellos no le roban la cartera siquiera, le roban todas sus pertenencias con un actual sistema de hipotecas y embargos inventados a medida del atraco total. El robo no es exclusivo de un pueblo o cultura, sino universal, tan universal como la propia debilidad o miseria humana, o la auténtica necesidad -por necesidad, por vicio, por enfermedad-.

Me explicaba hace años uno de los jefes de la Brigada Antiatracos de Barcelona, que son muchas las personas que crean un escenario psicológico similar al que presuntamente repudian para confundir a sus presas. Y que muchas veces la indignación es precisamente el cebo del delito. Hay frustrados -o quien sabe quizás consumados ladrones desconocidos anónimos, en su casa, a sus familias, en las herencias, en el trabajo, sisando a los clientes, robando a la empresa, o a sus trabajadores-, que se liberan de sus pecados creando el escenario contrario al que ellos viven. Similar era la explicación hace ya años del Profesor Jose Antonio García-Andrade, de Psiquiatría Criminal y Forense en el Instituto de Criminología de la Universidad Complutense de Madrid y Decano de los Médicos Forenses.

From → Uncategorized

2 comentarios
  1. Pues si pero si quiere ver “el” robo del siglo XX…

    EL robo del oro del banco de España en 1936.

    La guerrra civil la empezaron en Julio En Septiembre el oro iba en dos barcos camino de Rusia EL oro no se quedo en Rusia Desclasificados los papeles de esa epoca no hay ninguna indicacion ni de su llegada a Rusia ni de adonde fue aparar ¿? Eran las terceras reservas de oro del mundo Acumuladas por el comercio durante la I Guerra Mundial ¿quien las tiene?

    Existía un bloqueo de la marina Italiana de los puertos españoles. La Republica solicitó oficialmente a la armada Británica su neutralización. Inglaterra se negó alegando un posible casus belli con Italia. Sin embargo, durante “unos días”, la armada británica , a decisión propia neutralizó el bloqueo Italiano ¿? Durante ¿¿esos días?? pasaron los barcos con destino a Odessa. Esa participación Británica se suele silenciar.

    Si hasta los britanicos estaban pringados a ese nivel…imagine

    Efectivamente como decía el señor Stalin: “los españoles hemos visto aquel oro lo mismo que vemos nuestras orejas” lo que sucede es que todavía ignoramos quien se lo quedo o a donde fue a parar y hasta creo que, los propios rusos… lo ignoran.

    Si encuentra Vd las fechas de ese bloqueo Britanico: !Bingo!

    A lo que parece la matanza nos la organizaron para robarnos a todos y aqui aun seguimos hechos unos gilipollas sin enterarnos de nada

  2. indignado permalink

    Para saber quien tiene las reservas de oro del Banco de España, robadas en 1936, habría que preguntarle a los dueños del banco, porque en aquella época el Banco de España era privado, y lo siguió siendo durante más de veinte años con el gobierno de Franco, hasta que éste decidió nacionalizarlo en 1962.

    Se llevó a cabo la nacionalización del Banco central, mediante el “DECRETO-LEY 18/1962, de 7 de junio, de nacionalización y reorganización del Banco de España.
    http://www.boe.es/boe/dias/1962/06/13/pdfs/A08106-08109.pdf

    Que el Banco Central sea nacional y no privado, permite orientar la emisión de dinero hacia los intereses nacionales y el bien común, en lugar de los de una plutocracia.

    Hay una historia resumida del Banco de España en: http://www.rafapal.com/?p=236

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: