Skip to content

“El super traductor algorítmico SYSTEM ML de IBM de Silicon Valley, liberado. Un gran bien frente a muchos otros males del valle”.

26 de noviembre de 2015
siliconvalley-820x400
MUCHISIMAS GRACIAS IBM.
Noticia de primer ámbito por la trascendencia de esta herramienta de traducción liberada y perfeccionista para la comprehensión de textos de cualquier lengua por cualquier internauta. FUNDAMENTAL.
El traductor de Google hasta ahora más usado, queda muy por debajo del ya liberado SYSTEM ML, por la superioridad de algoritmos que utiliza. Algoritmos que tienen que ver con el sentido metafórico y humorístico de las construcciones lingüísticas -lo más complejo y personal de cada lengua-, pero cuyos algoritmos logran comparar y relacionar en el Metadata, por encima de la traducción liberada de Google que es simétrica pero no comparativa. Y cualquier comunicación entre amigos que aporta todas las claves de sentido y relaciones sociales, definiendo el perfil integral de cada persona.
Silicon Valley es la fuente de estos algoritmos y este proyecto que catapultará el mundo, para mucho mal y para bien.
AAEAAQAAAAAAAAZcAAAAJDExMjhiOTkzLTc1ZjMtNGJhOC05MGRkLTUzYTZlNDEwM2JhYQ
¿Qué es Silicon Valley, y cual es su diferencia?: El sistema convencional ortopédico del conocimiento y su práctica, se basan y desarrollan a partir de elementos academicistas y universitarios pragmáticos que dan como lugar la llamada “titulitis”. Millones de estudiantes convertidos en profesionales que arrastran por empresas entre sus dientes su curriculum titulitis sin luces y con muchísimas sombras. Millones de supuestos especialistas, asesores, y expertos sin ninguna iluminación y que sin embargo son premiados por el stablishment como el no va más de la estructura del conocimiento empírico -que no lo son-. Más bien constituídos por títulos y buscando el amparo de otros como ellos hagan de soporte de su falta de inspiración, creatividad y ausencia de luces. Hechos y elementos que retrasan la marcha del mundo, y su lanzamiento al conocimiento y el crecimiento de la sociedad y las personas. Esperando de ellos lo que jamás pueden dar porque no lo tienen. Cartesianismo obsoleto, que aún presumen en pasillos de corporaciones, de partidos políticos, de banca, de defensa, de medicina, de investigación, de todo en definitiva. Sin saber por dónde les llega ni a dónde van, y menos quienes son, porque se han convertido en la presunción de una identidad basada en la titulitis pero no en el conocimiento y menos en la curiosidad, porque todo es tan encorsetado que a nada que muevan su pensamiento e identidad les revienta la personalidad y sobre todo, que entre sus equipos, bastaría la mínima expresión de luminosidad para ir directamente a la calle, no antes sin haber sido tachado de mal ocurrente, chalado o algo peor.
Silicon Valley es la antítesis de todo esto, lo más cercano que nos da una idea es el brain storming, tormenta de ideas -que si han adoptado los encorsetados, pero sin luces y libertad, con lo cual se queda en nada en sus casos-. El estilo de Silicon Valley, es sencillamente que cada uno hace lo que le da la gana, aunque luego pase por los criterios de otros tantos que también hacen lo que les da la gana (pues no puede haber otro sistema de control que no restringa las luces y la creatividad, que no sea parte de lo mismo). La diferencia es que los logros son tan superiores que nadie se atreve a discutir los medios y caminos utilizados.
Alemania lo tiene claro, y quiere otro Silicon Valley. Otros países no podrían ni planteárselo porque por encima tienen mega estructuras encorsetadas que les impide cualquier avance sustancial, si no es siendo parte mínima de proyectos de otros países, pero sin ser nunca los protagonistas de ningún avance de investigación.
Una de las razones por las que los propios consejos de ministros desautorizan presupuestos para la investigación y desarrollo, es que son conocedores de que financian más la vida de encorsetados titularizados que en sí la investigación, y repiten métodos y sistemas que concluyen en éxitos cada muchos años que son además adelantados por otros países. Ya no es fácil impresionar al personal con solo la etiqueta de científico investigador, o técnico analista. Hace falta resultados brillantes, y si no es usted un funcionario de la investigación chupa presupuestos gubernamentales y corporativos.
Silicon Valley chupa presupuesto, pero obtiene siempre resultados. Ahí no entra nadie sin luces y con muchos títulos. Importan los logros, las líneas nuevas y los parches recurrentes para solucionar problemas. Señores encorsetados: brainstorming ha quedado obsoleto. Se ha pasado más bien al modelos de investigador solitario de garaje al que le han puesto todos los medios en un entorno de prestación de todo lo que necesite, y que a su vez otros tantos están para ayudarle. Todo usted debe de ser una fuente de inspiración y desarrollo con producto acabado, y la colaboración con los demás del equipo, ha de ser solo cuando usted tenga realmente cosas conclusas y no escondido con su curriculum aparentando ser lo que no es y engañando a presupuestos corporativos. Nadie duda de que quizás usted pueda haberlo sido, pero el mismo sistema universitario y academicista de exigencia de logros de barreras como salto de pruebas en lugar de la libre exposición de la propia cosecha que únicamente permiten en la tesis,  pero que al final hasta estas se juzgan por la cantidad de aportaciones a su vez academicistas contengan. Un pez que se muerde la cola del que sólo salen encorsetados que saben impresionar con su aspecto pero no con sus aportaciones.
El problema de Silicon Valley: Son centros de investigación, desarrollo y finalización de producto, que son financiados por corporaciones privadas que buscan finalmente y únicamente el éxito comercial financiero de sus logros. Han surgido cierto es, muchos proyectos “digamos humanistas” que buscan interesada o desinteresadamente el bien y progreso de la humanidad. Pero la gran mayoría son logros que van dirigidos a quien lo pague, o mejor dicho a quien los pueda pagar. Volviendo a la mecánica de la segmentación social y estratificación de acceso al confort y el conocimiento por la fortuna poseída o la estructura económico social de cada país. Relegando como siempre a los más pobres a la exclusión de ser parte del conocimiento y no poder participar ni en la creatividad tecnológica que aumente el confort. “Tanto tienes tanto vales”, sigue siendo el resultado de Silicon Valley y nuevos tecnócratas de jeans y zapatillas.
El otro gran problema de Silicon Valley, son tres:
-Una es que paralelamente a que desarrollan descubrimientos y aplicaciones tecnológicas para una parte privilegiada de la humanidad que se los puede pagar. Esto lo resolverán con la paradoja populista de todo para todos con la implantación de nanochips para que todos puedan disfrutar de la tecnología, después de habernos regalado internet, móviles y cámaras para acostumbrarnos a ello. Y que aunque le saquemos mucho partido, la élite le saca más pues el precio somos nosotros mismos.
-Dos, desarrollan un control biométrico antihumanidad y nanotecnología de control, así como proyectos de implantación de nanochips en cerebros, y cerebros humanos montados con nanochips en esqueletos de robots de titanio hacia el transhumanismo y lo artificial por encima de lo orgánico, para todos los que se lo pueden pagar y los que no se lo pueden pagar.
-Tres, la propia intimidad y nuestros derechos que son violados, alineados para ser propiedad de las grandes corporaciones que financian Silicon Valley.
Todo ello hecho con nanochips de Silicon Valley e Israel (nanochips de JNB presentado por Benedicto XVI para contener la Biblia, detectar virus en 15 minutos), y sobre todo controlar: Móviles, mensajes electrónicos, redes sociales, automóviles en sus sistema electrónico, cámaras en estaciones, centro públicos, seguridad privada de negocios, la propia cámara de casa todas puenteadas, y la vía pública, adn, y biometría facial que entran en un BIG METADATA -que se escanean con la herramienta MIT-, fulminan el futuro humano para convertirlo a falta de la puntilla final -el microchip-, que ya está siendo introducido en nanochips en comida, bebidas y vinos que almacenamos en nuestros órganos, en el preludio para violando nuestra intimidad y pensamientos, regalárselos a robots que nos sustituirán mientras nos van convirtiendo en ellos a través del control del comportamiento e ideas. Asuntos que debieran de estar prohibidos del todo para la policía, servicios de inteligencia y quienes sean. Que escaneen sus máquinas de guerra pero no las personas. Con la desestabilización que han provocado con la crisis, y la inseguridad que provocará la necesidad, y “su yihadismo” que han introducido en nuestros países, justificarán el espionaje electrónico y biométrico.
Silicon Valley ha traído hasta la fecha la Bestia a la humanidad como anuncia el Apocalipsis.
Metadata_EDIIMA20131028_0497_13
Visualización de metadatos de un email con Immersion, la herramienta del MIT, Fuente:  eldiario.es

From → Uncategorized

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: