Skip to content

“Was up, y el fin de la privacidad”.

10 de enero de 2016

www.dearworld.com

He estado dando vueltas del por qué tanta gente se extraña de que no se tenga was up, en último caso, del por qué no se tiene coche, y en otro caso del por qué no se tiene tarjeta de crédito, o cuenta en el supermercado. El control asociado a la crisis, nos va sumergiendo sin darnos cuenta en un mundo penal.

Está tan claro que todo el mundo tiene was up y se pasan el día con el was up, que evidencian que no hablan con nadie en serio, y que sólo lo hacen por was up en dónde tampoco tienen una comunicación especial. Es sencillamente la constatación de la incomunicación actual y hasta se puede decir de soledad. Somos tantos miles y millones, y sin embargo no hablamos ya entre nosotros, eso sí, picamos sobre un teclado.

Hemos entrado en una relación extraña con tratarnos directamente, y normal con un teclado en el que no nos decimos gran cosa que no parezca un dietario de agenda de lo que queremos hacer, vamos haciendo, e hicimos. Una agenda en lugar de una comunicación.

Hemos pasado del que no hablar con nadie, antes era signo de persona extraña, antisocial, alienada, y muchas otras cosas, a convertirse “el no hablar con nadie”, en lo habitual, y sin embargo ahora, el no teclearse con was up con nadie o no tenerlo, o no usarlo, se ha convertido en aquello mismo, casi antisocial, persona rara.

Los principales directivos de las grandes corporaciones se hacen con teléfonos básicos tipo ladrillo de antes, y algunas empresas ya desarrollan los “teléfonos tontos” no inteligente, porque son conscientes del control total big data que supone el control absoluto de la mensajería electrónica. Pero los de a pie prefieren estar expuestos al control mass media que un día tendrá explicaciones para todo un perfil tipológico de la información que vamos entrando nosotros mismos.

Entre los contadores de la luz wifi que arrasan con sus datos, y las antiguas cabinas de teléfono convertidas en centrales wifi por Google, los big data se hacen omnipresentes y arrasan con la intimidad y privacidad de sus metadatos. Las conexiones seguras no existen, ni siquiera recargar su móvil en una red lo es, y pueden robar todos sus datos sin una renovación constante y en cada cifrado de su encriptación.

Llevamos tiempo leyendo, que los gobiernos illuminati sionistas de la big Corporation, quieren limitar o prohibir internet o los was up, con las excusas de los atentados, y como siempre su palabra favorita “seguridad” y “sostenibilidad”, pero no lo hacen porque les quitaría el más preciado tesoro: el volcado de datos que nosotros mismos les suministramos. Cuando piensan que saben todo de nosotros, aparece su ambición y codicia por pensar que aún desean más y más. Pues el control del big brother, se ha convertido en un cuadro psicológico. Y teniendo en cuenta que la inseguridad la crean ellos mismos con las falsas banderas, prefieren seguir con el control total Echelon, GSHQ,  y Tempora.

La violación de la privacidad es fundamental para el alineamiento de las personas y el secuestro de su intimidad camino del fin de los derechos fundamentales y el fin de la Constitución bajo la excusa de la “seguridad”. Usted tiene derecho y el deseo de gestionar su o sus empresas o su casa domótica, o viajar con toda clase de información desde su móvil inteligente, otra cosa es que el big brother también lo hace dejándole expuesto al fin de la confidencialidad amparándose en su interés en defender su derecho a la tecnología sin evaluar el coste. Big brother sabe más de usted que sus hijos o futuras descendencias, y big brother se la ha robado con la excusa de la “seguridad” que convierten en insegura con las falsas banderas y atentados que organizan para lograr todo de usted.

El asunto es tan grave que hasta los años 90 se creyó que solo el fin del confort sería un motivo para despegar una guerra y que habiendo confort jamás habría guerra al menos el occidente y los países desarrollados. Pues bien, va a ser cuando deje de existir la privacidad cuando comiencen las guerras, y ese momento ya ha llegado.

La razón es tan sencilla como que la información es poder, y con toda la información se tiene todo el poder, y cuando se llega al lote completo habrá quien quiera pelear por tener la hegemonía de la información global respecto a todo. Desde personas, a fórmulas, a patentes, a como construir y desarrollar cualquier cosa. En los NH Malasian Airlines que desaparecieron y derribaron, iban tanto las patentes de semiconductores de una empresa china, como los 108 investigadores con la fórmula para evitar el Sida. Motivos de sobra para hacer desaparecer todo el avión.

 

 

 

From → Uncategorized

2 comentarios
  1. Lefreirg permalink

    Se llama “WhatsApp”.
    De cualquier forma, concuerdo contigo. Desde que destruí (accidentalmente) mi móvil, me siento más libre. Veo cómo los demás a mi alrededor se esclavizan a esa máquina y me da tristeza, mientras yo me dedico a mirar el cielo y su belleza. Se pierden de tanto por estar mirando a su pantalla que sólo dan pena. ¿Es esa una vida que merece ser vivida? Ya no con cadenas físicas que nos aten, sino una máquina que nos limita.
    ¿Sabes qué es lo más triste de todo esto? La tecnología de esta índole, los “Smart” Phones o las tablets, y el abuso de la TV y computadora, está dejando a cada vez más personas incapacitadas parcialmente de la vista, y parece que a nadie parece preocuparle. Es decir, si en lugar de lentes esa gente usara silla de ruedas, entonces sí se vería como algo serio, aunque sea lo mismo: discapacidad. Lo más terrible es que la mayoría de estos afectados son cada vez más jóvenes. ¿Cómo es posible que un niño que nació sano tenga que usar lentes a los cinco años? ¡Dejen de poner pantallas frente a ellos! Recuerdo cómo los abuelos decían que ver la TV demasiado cerca nos dejaría ciegos… Y sí nos deja progresivamente ciegos, pues el mirar constantemente cosas desde una distancia corta nos atrofia los nervios oculares.
    Pero a quién le importa su salud cuando en Facebook tienes constantemente videos estúpidos que se vuelven virales, o si puedes estar día y noche mensajeando con alguien a quien tal vez ya ni le conoces la voz. O mejor aún, cuando todo lo que escribes y envías es rastreado por quién-sabe-quién.

  2. nina permalink

    Me pasa lo mismo, me ven rara porque no uso WA.
    Ni me importa.
    Creo que es una pieza más en la deshumanización, ya no hay sentimientos, sino mensajes copiados pegados, y ni sabes si es verdad o mentira.
    Con respecto al control de datos, ellos tienen la tecnología para saber hasta que piensas, así que yo ni me preocupo por eso, porque saben muy bien quien es cada uno y que genética tenemos, lo saben desde antes de nacer, así que lo que debe preocupar es no caer en su oscuridad, o sea, mantener el equilibrio.
    Saludos-

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: