Skip to content

“Los jueces deberán aclarar si son Masones. Sólo en Paraguay. Movilizan los narcos y cúpula del ejército de Paraguay para retomar el poder. Carteles colombianos, paraguayos y mexicanos iniciarán guerra de narcos en Uruguay contra los cultivos Rockefeller y Soros por el control de la droga”.

8 de julio de 2016

0005832245

El presidente de la Suprema Corte de Justicia Ricardo Pérez Manrique considera conveniente que los jueces informen si integran la Masonería. Ricardo Pérez Manrique, considera que “en algunos sectores” de la sociedad se ha generado una “fábrica de delincuentes” que funciona “muy eficientemente” y eso se debe a las “deficiencias” del Estado en “ejecutar políticas de prevención” en la incursión en el delito, lo que también se refleja en un “aumento de la brecha social”.

El poder judicial de Paraguay presenta oficialmente una queja ante la Comisión Iberoamericana de Ética Judicial sobre si la pertenencia a logias masónicas afecta la independencia de los jueces. Reclaman la independencia y transparencia de la justicia.

Los jueces deberán aclarar si son masones. De momento solo en Uruguay. El conocimiento del control de la Justicia desde la masonería alarma por primera vez desde el siglo XVIII al primer país en la historia contemporánea.

elobservadormas.com.uy   :  En su planteo, la Justicia de Paraguay planteó que la Masonería está “bastante desprestigiada” en su país y existe la percepción de que “sus actividades mayormente envuelven un tráfico de influencias”.

La Comisión Iberoamericana de Etica Judicial redacta en Argentina un temario sobre la pertenencia de los jueces a Logias Masónicas.

Estos movimientos no son ajenos a la guerra de narcos que se avecina en Uruguay.

 

Movilizan los narcos y cúpula del ejército de Paraguay para retomar el poder. Carteles colombianos, paraguayos y mexicanos iniciarán guerra de narcos en Uruguay contra los cultivos Rockefeller y Soros por el control de la droga.

popeye3

Jhon Jairo Velásquez, conocido como Popeye, ex jefe de Escobar: advierte de la próxima guerra de narcos en Uruguay.

La influencia no sólo se extiende en la judicatura sino en la máxima autoridad militar y de Defensa de Uruguay:  “El jefe del Estado Mayor de la Defensa, el general Nelson Pintos, es indagado por la Justicia por supuesto tráfico de influencias, a raíz de la denuncia presentada por una empresa importadora de armas. La Justicia también indaga por los mismos hechos al coronel Claudio Feola, edecán del presidente de la República, Tabaré Vázquez”.

La policía uruguaya alerta al gobierno de que narcos atacarán las armerías en busca de más armas.

12 febrero 2016: “Por segunda vez en tres años, varios efectivos de Asuntos Internos allanaron una subjefatura de la Zona III tras recibir una denuncia de una pareja de que un subcomisario y un cabo les exigían dinero para que no fueran procesados por supuestos hurtos“.

En el vecino país Uruguay:  “el jefe de sicarios de Pablo Escobar, Jhon Jairo Velásquez conocido como Popeye, uno de los hombres más ricos del mundo y líder del Cártel de Medellín, una banda de narcotraficantes colombiana que operó entre los años 70 y 90. En entrevista con Montevideo Portal, Popeye habló de la relación actual de Uruguay con la cocaína y la comparó con Colombia en los tiempos de Escobar“.

Popeye anuncia el comienzo de la guerra en Uruguay, y afirma que la muerte de una pareja paraguaya al estilo de los sicarios es la confirmación: “En entrevista por Skype con Gerardo Tagliaferro, Velásquez también se refirió al asesinato de la pareja paraguaya en febrero de este año y dijo que fue “un operativo profesional, estilo Cartel de Medellín”. Popeye espera que “el gobierno haga algo” para que la inseguridad uruguaya no se agrave, pero por el momento, solo se limitó a decir: “Bienvenido, Uruguay, al terrorismo“.

Después del trato de cultivos de marihuana sintética y cocaína en Uruguay de David Rockefeller, George Soros y José Mújica, parece que hay un realineamiento de todo el cono sur sudamericano en los canales de la producción y distribución. Las FARC firman su fin en Cuba de la mano de Raúl Castro entre el presidente de Colombia, Santos y el Jefe de las Farc. Recordemos que las Farc se financiaban con dinero de la producción.

Es posible que narcos mexicanos traten de introducir el Fentanilo, la droga que mató a Prince según dicen, porque no requiere cultivos y es más barata.

 

From → Uncategorized

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: