Skip to content

“El mejor escondite para 80 bombas atómicas de Turquía es que no existen”.

1 de agosto de 2016

Traslado-Amarillo-US-Security-Administration_TINIMA20111025_1242_20

El mejor escondite para 80 bombas atómica desaparecidas en Turquía es que no existen. Ni siquiera los medios se ponen de acuerdo en el número exacto como si fueran banal porque sencillamente no están allí, y sí en Alemania, Inglaterra, y otras bases más seguras.

Recordemos las famosas armas de destrucción masiva que licitaron a los EEUU ante el mundo para invadir Iraq.

Recordemos el famoso gas sarín de Siria que tuvieron que entregar con el Tratado Ginebra I a los EEUU para al final terminar en dos barcos, uno varado en el puerto base de los EEUU en el norte de la isla de Chipre, y otro en otro buque de la marina de los EEUU “Cap Ray” en Rota, y de ahí algunos bidones han vuelto para ser lanzados en Siria. Lo mismo que el gas mostaza y sarín de Libia, dónde se suponía que no hubo una invasión terrestre de ningún ejército de la Otan y solo bombardeos por aire y mar, ¿o si la hubo tan invasión camuflada y secreta sobre todo para poder apoderarse del oro del Banco Central de Libia?.

porto-di-gioia-tauro

El Cap Ray en el puerto italiano de Gioia Tauro, que llegó desde el puerto sirio de Latakia con gas sarín y mostaza.

0,,17430748_303,00

chemicke-zbrane

Con las bombas nucleares desaparecidas en Turquía que no existen, pero son las excusa perfecta para mantener el estado de emergencia que en realidad es la Ley Marcial turca durante tres meses, para eliminar toda oposición militar y policial al gobierno judío de Erdogan. Y sobre todo 2.745 jueces de los 8.126 que había.

EEUU no necesitaba misiles nucleares tácticos en ninguna base turca cuando cuenta con sus portaaviones, destructores, submarinos y satélites para lanzarlos, y más sabiendo de la inestabilidad del gobierno turco.

¿Desde cuando los EEUU dejan misiles balísticos en una base sin una protección y blindaje propios?.

Evidentemente vamos a ver como con la falsa bandera del Malasyan Airlines NH-370 jugar durante un año al menos con la posible amenaza de misteriosas fuerzas turcas que no han logrado desaparecer con una Ley Marcial de tres meses o más, reaparecer por arte de magia en el escenario militar. Evidentemente vamos a ver el juego que dan estos misiles como los norcoreanos de submarinos, juego para estallarlos en el Mar Báltico (una falsa bandera de nuclear en el Mar Báltico o Mar Negro acusando a Rusia, justificaría a la Otan contraatacar), Siria, o el propio EEUU (Chicago, Nueva York y Carolina del Norte o Nueva Orleans), sepultados bajo las aguas de un tsunami como en Fukushima. Necesitan una falsa bandera nuclear que supere a plagasm apagones informáticos o una ley de cierre de internet, para justificar el Nuevo Orden Mundial y la nueva repartición territorial y sobre todo cargarse a millones de personas una vez más.

Las  50 bombas nucleares B61 almacenadas en 21 cámaras acorazadas a 110 kms de Siria son falsas, y quizás puedas ser bombas pero no nucleares tácticas. Piensen únicamente que con el despliegue de tanques T-90 rusos, y los misiles S-300 y S-400 en Siria, no le costaría mucho a Rusia hacerse con ese botín y noquear las defensas de la Otan en Turquía. Sería un gigantesco error de inteligencia, y más después de los esfuerzos en rodear a Rusia en el Mar Negro. Según la Otan el 25% de sus armas nucleares están en Turquía. Pero en realidad están en Carolina del Norte a dónde fueron desplazadas desde Oregón hace un par de años.

En la base de Incirlik hay según Otan, 70 cabezas nucleares, pero luego no cuadra que no hay los aviones adecuados para lanzarlas por su tonelaje y solo 20 de estas están adaptadas a aviones turcos.

Lo que si cuadra es que estamos de nuevo ante una telenovela judía como las bombas de destrucción masiva de Iraq que va a durar hasta el 2018 como poco.

Lo cierto es que podríamos ver a los submarinos Dolphins alemanes regalados por Angela Merkel a Israel y cargar con la culpa a submarinos norcoreanos que escasamente cuentan con exitosos lanzamientos desde submarinos y así cumplir con la misteriosa portada de The Economist con un fondo del mar en el que todo flota fruto del tsunami de una explosión nuclear submarina

gal_5574

POSTDATA 2 AGOSTO 2016:  Desaparecen armas de una base norteamericana en Alemania. 

 

 

From → Uncategorized

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: