Saltar al contenido

«Israel prepara la operación militar ´Blue flag´, bandera azul junto a siete países, a la espera de atacar Arabia Saudí».

16 de noviembre de 2017

ShowImage

«Fuerzas aéreas americano israelíes, parte de las maniobras Blue Flag».

¿Qué ha pasado entre Arabia Saudí e Israel?. En dos años ha cambiado con el paso del fallecido Rey Abadalá a su hermano Salman, y de este a su hijo el Príncipe heredero Mohamed bin Salman que ha metido en la cárcel a sus primos, al menos solo de momento hasta controlar el poder, ya que sus primos estaban muy vinculados al imperio británico y la Reserva Federal norteamericana, y el príncipe Mohamed prefiere paz en su región con nuevos lazos con Irán y Líbano, y el cese de la guerra con Yemen (en esto coincide con sus primos a los que ha detenido), pero no en las nuevas relaciones con Israel que son inciertas.

Arabia Saudí con su nuevo Príncipe Mohamed bin Salman, recibe al líder religioso cristiano del Líbano, -el cardenal Bechara Rai-, en una visita histórica sin precedentes. La práctica del cristianismo está prohibida en Arabia Saudí. Lo cual no indica que Arabia Saudí vaya a variar de criterio en este punto, pero sí significa que necesitan el apoyo del Líbano cristiano maronita para neutralizar el poder de Israel en la zona.

_20171114141315-kjIF-U4328900299261j-992x558@LaVanguardia-Web

El príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salman saluda al patriarca de la Iglesia cristiana maronita libanesa, el cardenal Bechara Rai, en Riad (Reuters)

El detenido Saad Ariri, ex primer ministro de Líbano es un político libanés musulmán sunita que ha sido primer ministro de Líbano entre 2009 y 2011, y en segundo mandato entre 2016 y 2017. Pero nació en Arabia Saudita y es saudí. Saad Ariri estaba vinculado al fallecido tío de Mohamed bin Salman (que lo ha detenido): Rey Adbalá fallecido hace dos años (enero 2015), más próximo a Israel.

Michel Aoun presidente de Líbano ha pedido su liberación, aunque de hecho las posiciones del general libanés Aoun son más cercanas al nuevo príncipe Mohamed bin Salman. El presidente Macron también ha intentado interceder en la liberación de Saad Ariri ofreciendo una visita saudí a Francia sin éxito.

“General Michel Aoun, presidente del Líbano por la recuperación de la territorialidad y soberanía en Oriente Medio”.

¿Por qué ha detenido Arabia Saudí a Saad Ariri?.

Ariri ha sido obligado a dimitir por Arabia Saudí como saudí que es, y por su colaboración con Israel como sus primos detenidos. El ex primer ministro Saad Ariri y sus 30 ministros nombrados el último día del año cristiano diciembre del 2016, tenía la intención de perseguir a los miembros de Hezbolá en Líbano. 

Arabia Saudí ha perdido miles de millones de dólares en una guerra en Yemen dirigida por Israel y sobre todo miles de soldados y armamento. Un fracaso de campaña militar que en gran parte ha demostrado la capacidad de Hezbolá en Yemen. Y en la que tampoco querían colaborar en una continuación de guerra de desgaste los príncipes detenidos y ni el propio Príncipe heredero Mohamed bin Salman.

Israel siempre es un mal socio, termina quedándose con los activos de sus socios, y lo que es peor, si se quejan busca otros socios para acabar con el primer socio. Veremos como se lidia la continuidad de la posición incierta de la sionista JP Morgan en Riad en Aramco. Esto sí que va a ser un juego de ajedrez de gran complejidad por las millonarias cifras barajadas y con una posible guerra de Arabia Saudí con Israel en medio, así con un acercamiento aunque de momento sea solo simbólico de Arabia Saudí a Irán por una paz en la región.

En este caso las maniobras Blue Flag en Israel buscan el apoyo de gobiernos, banca y ejército que controla el sionismo como el de EEUU, Italia, Francia, India (toda una sorpresa que se presente en este conflicto, todo un dilema entre sus antiguas posiciones con Inglaterra y las nuevas con Rusia y el Banco de Desarrollo), Inglaterra, Alemania, Polonia, Grecia; y un país del que no se ha rebelado su identidad que bien pudiera ser otro país árabe, quizás Jordania o Egipto.

Los medios occidentales están diciendo que hay una tensión entre Arabia Saudí e Irán por el control de la región, y sí, pero antes de detener al Príncipe Miteb bin Abdalá la semana pasada y que controlaba gran parte del ejército con grandes vínculos con Inglaterra dónde se ha educado, pero en realidad ahora es al contrario a pesar de los misiles disparados desde Irán a Riad, antes de su detención. El Príncipe heredero Mohamed Bin Salman trata de acercarse a Irán y a Líbano. Lo mismo sucede con la prensa occidental declarando quejas del General Michel Aoun contra Arabia Saudí, pero en realidad conocen sus posturas y la situación.

Arabia Saudí de ahora con Salman Bin Salam y su hijo el Príncipe Bin Salam, nada tiene que ver con la del Rey Abadalá bin Abdelaziz que falleció a los 90 años el 23 de enero del  2015. Bin Salam ha tenido que dar un giro extraordinario antes de descubrir el pozo de Ghawar pensando que se habían quedado sin petróleo y que solo a través de Aramco y JP Morgan podrían prospeccionar en Yemen y el Frente Polisario. Salman Bin Salam se ha acercado a Rusia con la compra de armas y la producción en territorio saudí de S-400 y fusiles Kaláshnikov AK-103, y a Irán con el nuevo consentimiento de Hezbolá con la detención del primer ministro libanés Saad Ariri, además de recibir al cardenal cristiano libanés.

Yemen ha sido una dura experiencia para Arabia Saudí. Israel no ha perdido nada en Yemen, solo ha probado sus nuevas bombas de neutrones y por ende están explotando con Aramco y JP Morgan las bolsas de petróleo en Yemen a las que Arabia Saudí no tiene acceso habiendo empleado millones en armamento y una guerra de desgaste a la que ahora quiere someter Israel para quitarse un socio y posible opositor petrolero. El 18 de marzo 2017 Yemen logró acertar con misiles contra los pozos de Aramco en suelo yemení en Balhaf.

«Arabia Saudita advirtió a Irán que puede considerar un «acto de guerra» los misiles yemeníes disparados contra su capital». 6 noviembre 2017.

Sin embargo los recientes ataques al dolar y el oro de JP Morgan (propietaria real de Aramco saudí), ha hecho reaccionar rápidamente al Príncipe Saudí, y de ahí viene la detención de ellos.

En este momento es prematuro saber el destino de Aramco en Riad que evidentemente proporciona el dinero para la guerra, pero que está sosteniendo con George Soros y JP Morgan  la política exterior del Estado de Israel hacia el comunismo en Europa.

El Pentágono norteamericano dice preparar una invasión de Siria, sin embargo de lo que se trata es de tener presencia militar permanente y bases en Siria para luchar con Irán y ahora contra Arabia Saudí si algo cambiara en la región.

Arabia Saudí ha encontrado el mayor pozo de petróleo del mundo en Ghawar. De hecho ha encargado hoy a la española Técnicas Reunidas, estaciones de compresión de gas de Haradh y Hawiyah por valor de 1.700 millones de euros. Esto representa la posibilidad de la actual Arabia Saudí de rearmarse de nuevo y controlar la zona, e Israel no quiere perder ese control. Habían logrado bloquear a Aramco -de momento-, las extracciones en el Frente Polisario y Canarias, y bloqueado los pozos yemenís, sin embargo, el nuevo gigantesco pozo de Ghawar cambia todas las previsiones.

 

 

 

From → Uncategorized

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: