Saltar al contenido

La banca internacional judía cerrará cinco días oficinas, internet de operaciones financieras, y los movimientos internos y traspaso de capitales para evitar que nadie más que ellos puedan comprar todos los paquetes de acciones bursátiles quebrados de compañías, criptomonedas, metales preciosos y derivados financieros.

29 de octubre de 2018

maxresdefault

Cuando los sionistas derriben las bolsas a partir de la cotización de la onza de oro a 1.570 dólares y el valor de los bitcoins, cerrarán tres días los bancos si es entre semana y cinco días si coincide con un fin de semana.

La idea es como hizo el 29 de octubre del 1929 JP Morgan  (11/11/10/11), en la bolsa de Nueva York recomprando a precios de quiebra las acciones de todas las compañías para seguir controlando la industria y banca norteamericanas desde la Reserva Federal, y el 18 de junio del 1815 ( 9/6/9/6), en Waterloo tomando el banquero Benjamin Rothschild durante tres días todos los valores bursátiles en quiebra.

“La caída inicial ocurrió el Jueves Negro (24 de octubre de 1929), pero fue el catastrófico deterioro del Lunes Negro y el Martes Negro (28 y 29 de octubre de 1929) el que precipitó la expansión del pánico y el comienzo de consecuencias sin precedentes y de largo plazo para los Estados Unidos”.

 

cabecera_plazo_bancos-612x344

Cualquiera puede acceder a su cuenta desde su casa teniendo un ordenador y conexión a internet”. El asunto es bloquear unos días las transferencias para evitar que nadie pueda operar por delante de la banca la compra venta de acciones y valores commodities, así como derivados financieros.

El bloqueo electrónico de internet y cierre de oficinas durará cinco días, que permitan ala banc aposicionarse por delante en la compra de activos ya quebrados antes de la venta desesperada, para que a la apertura de los mercados, sean sus posiciones las primeras en comprar.

Además habrá una manipulación ataviada con los reguladores y gobiernos para que no se conozca el cierre real de las cotizaciones y puedan decidir su valor.

La aplicación de la nueva regulación BAIL-IN o corralito a los ahorros bancarios permitirá a la banca judía hacerse con los ahorros de los ciudadanos para la creación del Fondo de Restructuración Bancaria.

“Cocktel para primavera 2016 para rescatar la banca y exprimir a los ciudadanos con nuevos recortes e impuestos. Retrasan el bail in previsto para el 1 de enero 2016 al 2018. Nuevas fusiones bancarias, cierre de oficinas y 35.000 despidos”.

“La CNMV exige que las acciones bancarias se vendan como productos de riesgo.

Requerirá que los minoritarios firmen una alerta sobre su posible autodestrucción en una resolución.

El regulador abre la puerta a incluir las criptomonedas como productos de riesgo”.

En realidad no es una protección del ciudadano accionista, sino todo lo contrario, buscan que el ciudadano -conocedor de un producto de riesgo-, adquiera toda la responsabilidad de una caída o quiebra como en las Preferentes.

 

La propia devaluación por inflación por las quiebras bancarias y bursátiles, permitirá a la banca la recompra de títulos bursátiles a precios de inflación que será declarada días antes de la quiebra y que a su vez, será la pica que acabe por demoler la quiebra programada, pero que les permitirá la recompra con dinero no FIAT pero sí otros valores la obtención del botín.

 

 

From → Uncategorized

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: