Saltar al contenido

Con el robo electoral, España consolidará el primer estado comunista de Europa en Occidente desde 1914.

20 de mayo de 2019

desfile-estalinista

ESPAÑA

“El Partido Comunista de España manda. Y mucho“, por Ramón Pérez Maura.

Hay que ir más allá en la interpretación de las intenciones de Soros y la manipulación de votos en las elecciones, tanto en las Generales como en las Europeas. Una operación de esa envergadura equivale a un nuevo reparto geopolítico y territorial desde la Conferencia de Yalta el 11 de febrero de 1945.

La pérdida del comunismo en Rusia después de dar carpetazo a la Unión Soviética finaliza la oposición política de bloques desintegrada en el fin del comunismo en occidente. Rusia desde 1991 hace 28 años se ha ido constituyendo en un estado afín al capital y la productividad industrial y de materias primas que conviven en el mundo occidental.

El estado profundo se ha servido de la confrontación de bloques para sobrevivir, enfrentar y dirigir. Ahora sin Unión Soviética y con una Rusia que incluso está más cerca del capitalismo que los EEUU, que han derivado al neoliberalismo económico que como resultado de la especulación salvaje está más cerca de la izquierda que del capitalismo. Allí vemos el peso de las políticas demócratas y lgtb que hasta Donald Trump han sido las políticas de la Reserva Federal para implantar un gobierno británico sionista comunista en los EEUU y que sigue rigiendo con fuerza dentro del limitado control del Presidente Trump.

Al igual que después de la guerra civil española y del fin de la segunda guerra mundial en el continente europeo, EEUU consideraba a España el último bastión anticomunista del continente europeo, ahora se está dando la misma dinámica pero al revés, hacia el comunismo.

Las posiciones del Banco Central de China, propiedad de los jesuítas y los Rothschild, y sus inversiones en Europa especialmente en España, y Grecia buscan el trabajo conjunto con el de los fondos buitres asociados a las directrices de George Soros y su plan de convertir en comunista a Europa a través de España.

España, en la punta de Europa pretende ser el arranque para la refundación del comunismo desde que se han quedado sin la Unión Soviética.

El modelo comunista es genocida y criminal, el mejor modelo de control de la élite globalista de los países y ciudadanos. Es el resultado de capitalismos salvajes y especulativos, y convence a las masas deprimidas como ninguna otra cosa. Tanto como el virus de la independencia, cuando no hay alternativas a los intereses particulares sostenidos siempre por el estado central soberano.

Atacar la soberanía y dar aire al pueblo con promesas de que tendrán más identidad y mejor vida, es un virus que florece con facilidad y entusiasmo. A su vez ciego, que no valora que serán absorbidos por otra potencia, y que sus recursos no solo serán secuestrados sino que el nivel de vida será muy inferior hasta la esclavitud propia de toda colonia absorbida por una potencia. La masa entusiasmada no se plantea quién les va a pagar las pensiones aunque en el estado se hayan derivado para pagar deuda y gasto regular del estado especialmente por sobredimensionamiento del aparato público autonomías y funcionarios (la mayor parte de izquierdas e independentistas que siempre premia con lo ajeno -lo público-, la filiación de sus huestes).

En el caso del País Vasco y Cataluña, cuyas exportaciones de importaciones del 80% van y vienen a España, se consuelan con la quimera de que están buscando nuevos mercados de distribución, colocación y abastecimiento; sin pensar que el coste agregado de transporte redunda en precio final y bajar calidad para paliar la diferencia de costes.

Empresas como la china COSCO, que ya es propietaria accionista de puertos y terminales de carga en Grecia, Italia, Francia, y España, es cuestión de tiempo la caída en picado de la calidad y de lo que ahora parece barato, en cuanto arruinen la competencia de calidad europea y norteamericana concluirán en un nivel bajísimo de calidad, sea lo que sea.

El estado profundo ha decidido entregar la productividad española a Marruecos. Agrícola, textil, ganadera, y militar. Ya el ejército marroquí supera en unidades humanas, aviones, buques de guerra y tanques al de España. Para lograr un estado comunista desde el capitalismo, el paso más eficiente es el estrangulamiento progresivo de la economía y sus gentes. Subida de impuestos, apropiación de sus propiedades a través de las herencias con impuestos impagables, y unos salarios que anuncian recurrentes mientras en paralelo suben impuestos, alquileres, y propiedades, y el euribor.

Todo un plan de depresión para la implantación del comunismo por parte de las 13 familias sionistas y de la nobleza negra veneciana instaladas en la City, EEUU y el Vaticano.

 

From → Uncategorized

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: