Saltar al contenido

«El primer proyecto de globalización fue la Internacional Comunista judía, y ahí siguen y ahí vuelven con un socialismo rojo disfrazado de democrático poco a poco más virulento. La prostitución de la emociones».

28 de octubre de 2019

descarga

Dicen que es tan bueno que todos sus ciudadanos emigran o quieren emigrar de todos los países en dónde ha residido el socialismo bien consolidado de la pobreza y la sumisión y ya sin tintes de capitalismo. Eso sí todos sus líderes se caracterizan por un nepotismo sátrapa de dictadores de caricatura. Gente sin conciencia ni escrúpulos a los que curiosamente les atrae el  lujo, el capitalismo personal de ellos y sus equipos, y las comodidades desmedidas.

descarga (1)

En un espectro dónde todo movimiento mundial de peso es judío la historia relata como todas las principales y secundarias figuras de control son judíos.

El antisemitismo nada tiene que ver con el rechazo del pueblo judío, pero sí de las operaciones de sus líderes dictadores o de sus lacayos que se apuntan con fervor al sometimiento del resto de la humanidad.

Dispuestos a organizar un holocausto de sí mismos es el zénit de la degradación humana. El capital que financió ambos bandos de todas las guerras era capital de la banca judía. Un capital obtenido del préstamo con la multiplicación de papel moneda impreso del oro del que se apropiaron los goldsmith y la obligación de aceptar en el control mundial a figuras de su pueblo. Las deformación de la historia, las instrucciones para su propia destrucción eran judías.

Los comunicados de prensa y propaganda son judíos. La banca es judía, las corporaciones están gobernadas por corporaciones judías o capital accionista judío, robado a los ciudadanos mediante una ingeniería financiera lograda colocando presidentes y políticos a sueldo de ellos, también casi todos son judíos, que obran a su plena comandancia.

La masonería está controlada por los judíos. El Vaticano igualmente a través del control de sus finanzas. Y la fé cristiana secuestrada. Sólo queda lo que cada ciudadano sienta y celebre, a pesar de sus manipulaciones.

Contra ellos solo se puede luchar con el capital -y el capital solo es de ellos-, así como el control de las ideologías subvencionadas por ellos con dinero público. Ni con la insumisión o rebeldía se puede, la oprimen, aniquilan, o encarcelan. o métodos nuevos a través de medicinas, ondas electromagnéticas, control de medios y masas, proyectos Pastor y Sirinlab, además de espionaje de todas y cada una de las comunicaciones, ediciones, pensamientos y asociaciones de contactos, y amistades.

La solución pasa por el resurgimiento de una conciencia unida, soberana y nacional. Pero siempre estarán ahí haciendo el mal, provocando las revoluciones y las guerras, controlando el desabastecimiento como medida de presión cuando haga falta (ya se ha visto con bloqueos a países y su abastecimiento), fomentando el satanismo, la destrucción de la familia genuína y sus ingenierías sociales para acabar con todo lo que se parezca a natural por una desnaturalización del ser (ahora ya con la modificación del adn), y la humazación de lo divino.

Han demonizado al enemigo, que es cualquier pueblo del mundo que no sean ellos o controlados por ellos.

La solución no existe más que divina. Un pueblo que ha ofendido a Dios en todos y cada uno de los preceptos divinos inculcando el mal en toda la sociedad.

Gozan de una complicidad absoluta de sus goyim amigos porque saben colocarlos y pagarlos a los afines. Gozan de total impunidad con el control de la justicia, de los gobiernos, de la prensa, de los ejércitos a través de sus generales y las agencias de inteligencia. Y lo peor, es que con la deformación de la historia y la machacante culpabilidad han logrado el relajo y manos tendidas de todos los pueblos incapaces de reaccionar contra el enemigo.

El globalismo se ha instalado y vuelve para acabar (o eso quieren si podrán), instalar un comunismo global disfrazado de capitalismo dónde todo lo que se cobra es para pagar y hasta el endeudamiento, que inhabilita a los ciudadanos a cualquier insubordinación y tenerles ocupados de por vida pagando sus deudas, sus créditos, su poder comer o disfrutar haciéndoles creer que han elegido algo de esta ´democracia prisión´ de la que nunca saldrán y pensando que eligen algo.

Subida de impuestos, bajada de salarios, créditos abusivos pagando siempre intereses, control de todos los aspectos íntimos y personales, y la persecución de la disidencia, son la fórmula reconocida del socialismo globalista mundial judío.

Unos cuantos -uno de cada cien-, serán privilegiados, el resto sus prisioneros de sus campos de concentración invisibles en nuestras propias ciudades, en la actividad diaria de nuestras vidas en todas y cada una de nuestras actividades y aspectos personales.

Es una batalla perdida. Su control es absoluto, solo les queda el control del pensamiento y las conciencias y en ello están con avances ya conocidos sobre el pensamiento y reacciones del cerebro humano.

La identidad de los malos es conocida. Sus huestes también. Sin embargo su dispersión geográfica, su blindaje de poder, su enorme número, y su control de leyes y justicia que les garantiza la impunidad hacen imposible su detención por daños y crímenes masivos contra la humanidad.

Y lo peor, todo el coro de matrix aplaudiéndoles y haciendo de policía del pensamiento y la ideología que han logrado articular con televisiones, propagandas, el clima, los premios en el cine, la literatura, la música, el teatro, y el control de todos los aspectos de nuestra vida.

Aprendieron de sus experimentos con Mao Tsetung, con Stalin, y ahora son ellos el nuevo estado genocida, opresor, y destructor de todo lo que no sean ellos y de ellos. Criminales exonerados y lo peor aplaudidos por miles de millones de matrix a los que también ´se comerán´.

Sus judíos Alexander Kerensky, Fidel Castro, general Coho el dr. Yacoob Rozenfeld, un judío polaco que adoptó los ideales del comunismo. Ahora ya no son solo un par sino miles y miles por todo el planeta.

Ya tenemos un polit buró comunista judío.

Ya tenemos una dictadura física, mediática, electrónica e ideológica.

LA PROSTITUCIÓN DE LAS EMOCIONES

Como desveladaba el libro de mesilla de Obama y Hillary Clinton de Saúl Alinsky la degradación social no puede suceder sin la manipulación de las emociones.

Es como si torturan con gusto. Pueden presionarte, robarte, degradarte, engañarte con campañas políticas y facturas de luz infladas y gastos bancarios de más,  subida de impuestos y de la gasolina y el transporte, y reclamaciones de compañías sionistas de cualquier servicio, pero eso no se puede lograr sin dosis de placer para el doble engaño mental y ese llega a través de las emociones.

De esto se encarga la televisión.

Millones de incapaces de juzgar sometidos por programas dónde explotan las emociones, y cuanto más potentes más sometimiento. De ahí vemos a millones de señoras apelando al cotilleo más mordaz y degradante con homosexuales dirigiendo la orquesta como los de Tele 5, que a su vez tiene un Go Talent como otras cadenas europeas dónde millones lloran como ensangrentados de impotencia porque saben que nada pueden mover en el mundo que no sea haciendo el payaso. O Master Chef, otra basura de infantilismo para de trepas sin escrúpulos para reflejar que el éxito solo viene con dolor masoquista; retorcidos al máximo y que llenan el programa de famosillos de estampilla bucando no caer en el olvido. Y así la larga lista de programa basura, telenovelas de macarras y prostis, series de delincuentes con encanto, policías asesinos (casi siempre blancos), militares a los que se les va el oremus para que dudemos de que haya nadie que nos pueda salvar ante un conflicto.

En definitiva, no veremos un programa templado con gente inteligente y que tiene mucho que contar, gente honrada y noble, no. Todo son delincuentes, trepas, homosexuales de voz estridente de tanto recibir, gente que ha triunfado porque han ganado dinero, el que no gana dinero no es nadie, o solo una figurita para programa de emociones.

 

POSTDATA 28 OCTUBRE 2019:

Con el permiso de su autor Don José Prado Pozas, adjunto cuatro de sus reflexiones y que recomiendo su lectura -seas de izquierda, de derecha, o galáctico, o no te interese la política pero sí la comprensión del momento en el que vivimos-.

Un hombre con una experiencia bien integrada en el sindicalismo, en la izquierda no globalista y sí soberanista y por la unidad de España. Muy lúcido, un gran ejemplo para los miles de sindicalistas y socialistas que quieran despertar, así como para cualquier opción política que quiera ver que también hay esperanza en la izquierda soberana para un trabajo conjunto de futuro.

 

>>> Dice Don José Prado:

«Ya he mencionado en varias ocasiones a mi amigo Juan Bautista Goicoechea Portucho, líder obrero allá por los finales de los años 50 y la década de los 60 y 70, Otro personaje al que traté muy poco, pero al que considero un gran hombre y de una honestidad probada fue Marcelino Camacho. Mi trato con él, se limita a una ocasión en que se acercó a Marconi, para entrevistarse con Bautista y comentar algo sobre unas votaciones que se iban a celebrar en el Sindicato Vertical, y que al encontrarse Bautista ausente, fui yo el que salió a saludarle. Tenía una mirada tan transparente, que sin dudarlo le hubiera comprado un coche de segunda mano.
Cuando Bautista volvió a la fábrica y le comente la visita de Marcelino, sintió mucho no haberle podido saludar. Mas adelante, ya en el año 1967, en la primavera, ambos junto a Ariza, Traba, Matorras y algunos más, fundaron las CCOO.
A Marcelino, tuve ocasión de saludarle, ya con las CCOO legalizadas, con motivo de una venta de bonos, y que Marcelino las firmaba personalmente en algunas ocasiones. Al firmar mi bono, sorprendentemente, se acordaba de la vez que le recibí yo por la ausencia de Bautista.
Bautista, al enterarse de que yo me había afiliado a la UGT, porque entendí que CCOO, se había convertido en una correa de trasmisión del Partido Comunista, también se afilió a UGT, lo que supuso un golpe muy duro, para CCOO, ya que había sido uno de sus fundadores, y además ocasionó que UGT barriera en las elecciones de la empresa, por encima de una sección sindical de CCOO, que el propio Mundo Obrero había declarado como la más ejemplar del país.
Empezaron rumores malintencionados del enfrentamiento inexistente entre Marcelino y Bautista, de tal manera, que el maestro de periodistas Pedro Altares, escribió un artículo en ´El País´ titulado » A mis amigos Marcelino Camacho y Juan Bautista Goicoechea».
También he de decir que en lo poco que traté a Nicolás Redondo Urbieta, me pareció otra persona con un sentido de la honestidad que hoy los líderes sindicales desconocen. Con ocasión de recoger algo en la sede de UGT en la calle Maldonado, le presentamos a Bautista a Nicolás Redondo, este al escuchar que era Bautista, le preguntó, «pero eres Bautista Bautista» y ante la confirmación de que sí lo era, le propuso que algún día tendrían que quedar para comer y hablar. Ignoro si el encuentro se llegó a producir.  ¡¡Como se hecha de menos a aquella gente que defendían a los trabajadores y al mismo tiempo les importaba la patria!!«.

«El globalismo es una ideología, que como todas ellas se mueve en el orden teórico, en este caso del globalismo, apoyado por las mayores fortunas del planeta. El globalismo está impulsado por los intereses dominantes, de las grandes corporaciones industriales y financieras asentadas en los países de mayor desarrollo económico e industrial, y que son las mismas que explotan los recursos naturales de los países subdesarrollados.
El globalismo tiene sus ideólogos, sus impulsores y sus seguidores (los globalistas) pero sobre todo, controla el 96% de los aparatos de comunicación y ocio, convertidos en aparatos de resonancia y propaganda, dedicados a promocionar a partidos políticos que sirven a sus intereses, a eliminar los valores de la Cultura Occidental, y sus estados-nación, que son los baluartes que pueden oponer una resistencia considerable a sus diseños sociales.
El globalismo, defiende la perdida de soberanía de las naciones en favor de organismos supranacionales, a los que pueda dominar por medio de lobbies controlados y financiados por estas élites de la usura.
El globalismo, para los pueblos, supone deslocalización, precariedad laboral y social, eliminación de la soberanía nacional, enaltece la libertad sin controles del mercado, exalta la libertad también sin controles del comercio y los movimientos de capital, elimina la protección, que para las industrias nacionales representan las barreras arancelarias impulsa el flujo libre de mano de obra, para reducir derechos laborales, salarios y costos de producción, ensalza los fundamentos del mercado y uno de sus objetivos finales, es el desmantelamiento del Estado y la creación de un Gobierno Mundial, que mandará sobre una sociedad plana, en una economía mundial dominada por ellos, libre de regulaciones nacionales. Promociona la sociedad consumista y la desaparición de valores morales, éticos y religiosos que pueden fomentar ideologías contrarias a sus intereses.
Para resumir, por globalismo se entiende el concepto,según el cual, el mercado mundial implanta la ideología del liberalismo que va a sustituir al quehacer político.
La globalización es otra cosa: El concepto de globalización se puede considerar como un proceso que crea vínculos sociales internacionales, a los que ha ayudado en gran manera el desarrollo de las nuevas tecnologías, pero respeta las culturas de los pueblos y hasta las revaloriza.
Hoy el poder del globalismo es enorme. Todos los organismos mundiales trabajan en su favor, desde la ONU, hasta la U.E.
La única oposición al globalismo la componen algunos países y el espíritu de las personas que lleguen a tener conocimiento de los planes de los grandes usureros, y quieran defender sus raíces, su cultura y a su patria».

«Ayer, por vía telefónica, tuve de nuevo noticias de un antiguo compañero de militancia sindical.
Fue inevitable la alusión a Franco y su exhumación, al escuchar mis opiniones, se sorprendió mucho de mis opiniones desfavorables a la Exhumación, le tuve que explicar el porqué de mis conclusiones. Debo aclarar que este hombre siempre fue un colaborador incondicional en mis posturas dentro de la sección sindical y del comité de empresa.
Mis conclusiones en este tema,son las siguientes:
La próxima batalla ideológica ya está en marcha, la izquierda y la derecha tradicionales han dejado de ser las líneas sobre las cuales giraba la política, nos encontramos ante una nueva reordenación ideológica que se está conformando, esta es la de nacionalistas contra globalistas.
El modelo globalista del feminismo radical, del multiculturalismo, de la sustitución poblacional de Occidente, de la confusión de género, del trabajo esclavo y precario, de sociedades alienadas con un pensamiento único, en definitiva el Nuevo Orden Mundial que se quiere imponer, tiene que combatir por todo los medios, a cualquier cosa que huela a patriotismo nacionalista, de ahí el descrédito de patriotas contrastados.
Pero parece que a este globalismo o mundialismo, le están saliendo grietas por todas partes, y eso pese a dominar el 96% de los grandes medios de comunicación, en campañas continuadas de manipulación y adoctrinamiento llevadas a cabo por miles de mercenarios, desde las ventanas de los televisores.
Por todas partes, y cada vez más la gente toma conciencia de que se intenta considerarlos como animales de granja, que se limitan a producir y consumir sin dar problemas a los dirigentes mundialistas. y naturalmente por instinto de conservación se rebelan contra esta situación«.

 

«En 1956, en decreto de 26 de octubre, durante la Ominosa Dictadura, se establece la figura del Despido Improcedente, que da derecho a la readmisión del trabajador despedido o a un año de indemnización, siempre a elección del trabajador, corriendo a cargo del empresario los salarios correspondientes al tiempo de tramitación del expediente de despido.
En el año 1973, se aprobó un texto refundido de la Ley del Procedimiento Laboral que recoge esta misma regulación en su artículo 104, y donde se establecía una cuantía mínima de 60 días por año trabajado, con un mínimo de seis y un máximo de sesenta meses.
En 1980 se aprueba el Estatuto de los Trabajadores. Su artículo 56 le otorga al empresario la facultad de elegir entre la readmisión y la indemnización. La indemnización desciende de 60 a 45 días por año y el máximo (no hay mínimo) se rebaja también de 60 a 42 mensualidades
En el año 1997, pactado por Gobierno, Sindicatos y Patronal, el despido improcedente desciende a 33 días por años trabajado con un máximo de 24 mensualidades.
Finalmente, sigue vigente la última reforma, se rebaja la indemnización a 33 días por año y a 24 mensualidad como máximo y teniendo el empresario la opción de readmitir o indemnizar al trabajador, ahorrando los costes de los salarios correspondientes a la tramitación del expediente. 
Como se ve, queda claro cuando se conquistaron los derechos que durante el periodo democrático no han cesado de perder los trabajadores.
Creo que está muy claro que políticos, sindicalistas, periodistas, y demás miembros pertenecientes a los chiringuitos creados en la cercanía de la política, han ganado, mientras los trabajadores desde los peones, hasta los ingenieros, médicos, arquitectos y demás trabajadores muy cualificados, por cuenta ajena, han perdido y mucho».

 

 

From → Uncategorized

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: