Saltar al contenido

«Con el rescate de la UE España se ha librado de un corralito bancario que tenía preparado para agosto 2020».

22 de julio de 2020

Bancos y Cajas y el propio Banco de España carecían de fondos que hubieran llevado a impagos. La situación la vimos asomar cuando el gobierno hizo un movimiento de trilero y concedió a las Comunidades Autónomas que no aportasen parte de sus impuestos este ejercicio a cambio de no recibir las partidas anuales asignadas.

En estos momentos el gobierno está pidiendo la colaboración al PP para aprobar unos presupuestos que saben que flotan en el aire porque están esperando las partidas de Bruselas que nos han regalado. Es decir, que van a echar mano trilera de las partidas sobrantes del presupuesto anual (que es dudoso que no se las hayan gastado), y sobre todo acordar con los bancos pagos y créditos sobre el dinero que esperan recibir para pagar lo que ya no pueden pagar. Las líneas de ayudas en créditos que ha anunciado Bruselas es justamente para eso, para que los bancos españoles puedan emitir créditos sin dinero a la espera del dinero electrónico que llegará. O sea que si el dinero que llega es para sufragar la garantía de los créditos que ya están emitiendo sin dinero alguno son una nueva estafa presupuestaria.

España y la banca española están en bancarrota, si no fuera por la aprobación de las partidas regaladas por la Unión Europea, España habría preparado una suspensión de pagos y la banca hubiera cerrado sus oficinas en España como habían previsto según muy buenas fuentes. Una suspensión de pagos que hubiera comenzado por los Ministerios del Estado, y seguido por las aportaciones a las Comunidades Autónomas y Ayuntamientos, y 2.578.388 de funcionarios sin cobrar.

El viaje de mendicidad y prepotencia de Pedro Sánchez por los países miembros de la UE era una desesperada de última hora como siempre se hace en España, tarde, corriendo y mal. Todo ha sido el conocimiento de la UE de que la situación real de España y de que si nos íbamos al traste el resto de Europa contagiada por lo que hubieran sido unas bolsas de mercado sin fondos hubiera barrido toda la economía europea como el efecto que se produjo en China hace tres años y que el gobierno tuvo que aprobar un plan de intervención en los mercados si se siguiera produciendo con aportaciones sin límite para el mantenimiento del sistema financiero.

Como siempre el gobierno, como el gobierno del PP antes, nos han mentido en la situación de nuestras finanzas. Preparaban un corralito y un cierre de la bolsa de Madrid si Sánchez no lograba un duro o pocos duros de esa Europa que siempre nos mantiene, antes con fondos de cohesión, y ahora con fondos de restructuración.

España es un desastre, solo sabe conjugar el rescate de sus bancos y el mantenimiento trilero de sus Sicavs cotizadas, y no sabe de ninguna manera crear empleo, aumentar o siquiera mantener el tejido industrial más que a base de negociar con empresas el que no paguen impuestos y cederles terrenos, permisos, y tráfico ilegal de capitales de adentro a afuera de nuestra Hacienda.

España no tiene solución, siempre seremos unos mantenidos de Europa, unos consentidos del fraude, de la falta de seriedad, de la prosperidad del amiguismo, de la falta de seriedad en definitiva. Negocios prósperos que casi siempre son de fuera instalados aquí, y si hay algo de aquí que funcione vendrá una multinacional a quedarse con la empresa dado el conocimiento que tienen de que llegado un nivel nos cuesta mucho mantenerlo. Las oportunidades de negocio de nuestras grandes empresas viene regulado por los accionistas de grandes fondos que arbitran para la Comisión Trilateral el reparto de la riqueza.

Nos gustaría que todo fuera de otra forma, pero sabemos que pensar otra cosa sería un sueño, y nadie como las corporaciones cotizadas lo saben.

Valías y capacidades hay a tropel, pero los valientes saben que cuando se toca techo aparecen los amiguetes, el sistema, la masonería, y gestores como Black Rock, JP Morgan, y Goldman Sach participantes en todas y cada una de las corporaciones de nuestro querido país.

Estas situaciones se arrastran desde hace seis siglos con una Edad de Oro que fue secuestrada meiténdonos en campañas militares en los Países Bajos para quedarse con el oro ganado en América, para someternos hasta la deuda y llevarnos a un no poder despertar para evitar que fuéramos imperio y que lo tuvieron fácil con unos borbones que siempre entregaron nuestro país, soberanía, y grandes negocios al extranjero. Un mal endémico hospitalado y que no tiene solución.

From → Uncategorized

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: