Saltar al contenido

«La estrategia de la culpabilidad es la pasividad».

26 de noviembre de 2020
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es screenshot_4-9.png
Hace unos años.

Son muchas las veces que la gente se ha preguntado cómo cientos de películas sobre el ejército alemán de la Primera y Segunda Guerra Mundiales humillantes para los alemanes logran bloquear la respuesta de los alemanes a un insulto a su orgullo nacional sin otra respuesta que no sea el de ellos mismos declarando la mea culpa.

Sorprende como un pueblo tan fuerte puede admitir durante ya más de un siglo 1914-2020 los ataques del Hollywood sionista a algo que además fue financiado por los bancos suizos de cuentas judeo norteamericanas sin que los responsables auténticos paguen. Sucede de nuevo algo así con el covid buscando responsables de actuación, y no los responsables de su creación que son los antepasados de los mismos aquellos que organizaron ambas grandes guerras y el resto de guerras para sus contratas de armas y la protección piramidal de sus fortunas colosales y su control absoluto sobre la mente de la mayoría de las personas que actúan como lobotomizadas ante cualquier cosa que digan.

La larvadísima tarea de culpabilidad nace desde la legalización del Partido Comunista, y desde la Ley de Memoria Histórica de Rodríguez Zapatero. Lentamente y a fuego lento se han ido asando las estrategias de derribo de la Constitución desde TODOS Y CADA UNO DE LOS PARTIDOS legalmente votados. Todos sirven a los mismos satanistas sionistas, todos.

Han logrado que se pinche en hueso y no se sangre ni se inmute nadie. Han logrado que todo sea una pasividad culpable LETALMENTE PERMISIVA Y COLABORACIONISTA del social comunismo. Han sabido calzar la culpa y una represión que gritan cada día frente a una DICTADURA socio comunista suave y silenciosa que ha llegado a penetrar la médula de los ciudadanos y las FFAA sin reacción, con mutismo y colaboracionismo.

Ser honestos para la izquierda abertzale es aceptar sus imposiciones secesionistas independentistas. «Para que toda España sea roja, republicana y laica, pasa por romper España», dice. La ruptura de la Unidad de España es la clave para la liberación, dice.

Unas declaraciones como estas hace treinta o cuarenta años, hubieran hecho reaccionar a la policía, su detención, y todos los medios criticandolas.

Ahora la situación es esta: Hemos vuelto a un remake de 1931 para reproducir la guerra desde el comunismo libertario.

El tema que tenemos delante es gravísimo, es la incoación de la guerra civil.

Han dado la vuelta a la tortilla, y los que antes eran ejecutados, ahora por prescripción facultativa y forzada de la Constitución a la que dicen obedecer han de proteger a los que antes les disparaban.

Sorprenden todos esos buenos vividores del confort que reciben salarios y buena vida que dan su visto bueno a las independencias que ahora ellos roban el término y llaman su soberanía en contra de la soberanía española. Y que su ingenuidad les hace no imaginar que lo que se esconde detrás de las independencias soberanas que llaman no es ni más ni menos que el comunismo libertario de la ex Unión Soviética.

Unicamente la estrategia de la activación de la actividad puede hacer volver a su situación original todos estos planes de hundimiento.

From → Uncategorized

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: