Saltar al contenido

«La diferencia del electorado del PP y el del Psoe es que los primeros exigen responsabilidades y los segundos callan y se colocan».

19 de febrero de 2022

Es lo que extraemos de la práctica de las cosas sin valorar y aparte de las opciones políticas.

Los primeros exigen responsabilidades, los segundos callan por si logran colocarse o que les coloquen.

Esta importante consecuencia es el quick de la columna vertebral de España. La cultura del interés por la cultura de la justicia. No pasó así con Rajoy de casualidad al ser un presidente legítimo que no lo es Casado, salido de una medida de partido (como bien indica Jiménez Losantos), pero no de un proceso electoral directo.

Los agentes Rothschild y secretario George Soros no salen de urnas como Pedro Sánchez y Pablo Casado sino de la manipulación electrónica de votos electorales y de consenso interno de la dirección del partido para convertirse en sus agentes obedientes e inactivos a conciencia para debilitar al máximo la soberanía de un país.

Pablo Casado cuenta con un escaño en el Partido Socialista si lo desea y así se lo ha venido a mostrar Pedro Sánchez.

En cuanto al trepador y traidor con falta absoluta de escrúpulos llevado exclusivamente por su codicia se encuentra Teodoro García Egea, todo un ejemplo de usurpación y falsificación de atribuciones. Desde vestirse de alférez en el día del desfile de las Fuerzas Armadas con la excusa de que lo es y tiene derecho aunque no ejerza ni haya trabajado en su vida como todo mal político, o tenga que soliviantar a toda Murcia contra Vox con tal de poder escalar con sus pezuñas llenas de pecado e ignominia.

El tandem PP-Psoe o Psoe-PP es una cloaca pestilente y fétida que se lleva oliendo desde Felipe González y Alfonso Guerra, sus filesa y sus gurtel, sus fondos de reptiles, sus elecciones amañadas y sus perdones de delitos entre ellos cuando toca el relevo para que no salga un solo olor a podredumbre más que si de sobrevivir y no ir a la cárcel se trata. Sus ´no a la guerra´ que incumplen cuando bien colocados cobran como Goyas de los Presupuestos Generales del Estado por traicionar la soberanía española con tal de hacerse ricos.

De vez en cuando salen las personas como en cualquier empresa o partido que al final son las que los ciudadanos sueñan y que las hay en todos los partidos como toda empresa, pero que no justifican muchas veces ni las propias empresas ni los propios partidos.

¿Queda algo de honradez en el espectro político español?. ¿Queda alguien, o solo dales tiempo, poder, y carrete para que se terminen retratando todos iguales?. Esta es la desesperanza mercada por el estilo de Fernando VII y su afiliación masónica. Algo hay ahí que de por sí atenaza la corrupción y falta de sensibilidad para con el público por el amor personal a lo público para uno mismo y su grupo de amigos podridos. No es por eso ninguna coincidencia que Pedro Sánchez es masón como Pablo Casado, inclusive Bilderberg, o y como cualquier otro presidente y vicepresidente jurados en las logias y pasados por agua en Washington, Londres, y París. La imagen gráfica de la francmasonería debieran de ser huevos podridos, es lo que más se ajusta a sus práctica y falta de honor, daños directos y colaterales que realizan con sus funciones públicas.

From → Uncategorized

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: