Skip to content

“Abrazando la conciencia”.

4 de diciembre de 2015

La Conciencia

No es la violencia lo más duro de sobrellevar sino la mala conciencia, tan solo para los que la tienen.

Los que no la tienen que son muchos no sobrellevan nada ni siquiera la ética de la violencia.

La ética de la violencia es la gratuíta, aquella del porque sí, porque quiero, porque me nace y puedo y agredo a los demás (físicamente, mentalmente, con asociaciones con otros o a solas), y la legitimidad de responder ante todo sin conciencia.

Los sin conciencia van más allá porque no hay ética y solo práctica del mal. Son los imbuídos por Satanás y docenas y cientos de demonios que se les presentan cada día cada instante a aconsejarles mal y destruirlos cada día sin pausa hasta que ya no son capaces siquiera de responderles con nada de criterio que les quede del bien. Y el mundo está lleno de estos, se podría decir que casi la mitad, y que esta mitad impulsan a la otra mitad a vivir en pena y son gloria, a sufrir lo que no les toca y los sin conciencia han sabido crear en sus vidas con malos actos.

Cuando vemos tanta y tanta violencia gratuita en televisión, son pocos los que logran apartarla de la simple visión, porque el grado de contaminación es muy alto, y los sin conciencia lo saben y aprietan el acelerador para ver a cuantos inocentes lograrán destrozar la conciencia.

Cuando vemos tanta agresividad gratuíta en la vida cotidiana, comprendemos que el mal campa a sus anchas, y es una de las razones por las que abandonan la fe en Dios.

Pretenden que Dios sea lo más material imaginable y que aparezca al momento como la moneda que se mete en un expendedor para entregarnos algo a cambio. Dios nunca está, porque es lo que lleguemos a comprender de la vida, de nosotros y los demás, y nada nos va a dar que no nazca de esta comprensión en la que si nos puede ayudar cuando solo queremos eso y no una expendeduría. Satanás juega con eso, cuenta conque todas nuestras penas no pueden ser atendidas porque no funciona así, como el clik de un momento para solicitar un producto y es el trabajo de toda una vida, y ahí gana Satanás cantidad de tontos. Incluso la gente pensante e inteligente, cae en esta trampa tan sencilla y que justamente por serlo es dónde más fácil se cae y sin sospecha, porque es el mismo desgaste de la vida y la desesperación las que siempre obran contra nosotros si no las sabemos esquivar y repeler.

Intentar no mirar la violencia, y si lo hacéis, intentad comprenderla como la desgracia humana de la estupidez que llevamos encima. Solo que a los sin conciencia no les preocupa y pudren a los demás con los que pueden, y a los que tienen conciencia les dan un trabajo de pensamiento del que no todos triunfan pero merece la pena por lo que supone de paz y que finalmente es lo que acerca a Dios.

Es facilísimo caer en la energía gravitatoria que nos lleva siempre a ese centro de no comprender nada y rechazar lo mejor, pero solo el hecho de intentarlo nos proyecta a otra forma de vida de plenitud que los sin conciencia perderán su oremus.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

From → Uncategorized

2 comentarios
  1. jcpa permalink

    Estimado Eladio:

    Muchas gracias por el contenido del artículo y el sentido que le entregas a todo por lo cual están sometiendo a la humanidad.

    Muy pronto vendrán tiempos mejores y, por sobre todo, una paz por la cual tanto clama la humanidad.

    Un cordial saludo desde Chile

    Andrés

  2. Esperanzador. Gracias

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: