Skip to content

“Cia sigue entregando armas a las milicias insurgentes en Siria. Las 100 fábricas de armas norteamericanas y europeas buscan fabricar nuevas guerras antes las caídas del 7% de ventas en 2014 que han revitalizado en subidas de bolsa entre el 4,7% Raytheon y un 6,36% Lockheed Martin con los atentados de Paris”.

30 de marzo de 2016
Hires_090509-A-4842R-001a

Army Pfc. David Mitchell, a Soldier with 1st Battalion, 32nd Infantry Battalion, scans the landscape surrounding Vehicle Patrol Base Badel, located at the mouth of the Narang Valley in Konar Province. The base has closed down a large amount of enemy activity in the valley and in the districts of Narang, Chowkay and Nurgal. (U.S. Army photo by Sgt. Amber Robinson)

Washington envía a la milicia siria los misiles antitanque BGM 71 TOW de los que disponía en la provincia de Kunar de Afganistán.

tow_hero_image_wide

Humvees preparados con Tow para lanzamiento de misiles de Raytheon. Las mayores empresas fabricantes de armas (Raytheon, Lookheed Martin y Boeing), no pueden parar las guerras si quieren obtener beneficios. La caída de ventas de aviones Boeing en el mundo, los ingresos de la división de aviones comerciales bajaron un 12% a 7,400 millones de dólares, especialmente en Europa sustituídos por Airbus, hace buscar, provocar y surtir las guerras con otras producciones. Ellos saben que a la gran mayoría de la gente le da igual las bajas humanas mientras sean bien lejos de occidente.  Alguien pueda pensar: pero son armas de segunda mano. Y esa es la gran cuestión ¿van a buscar otra guerra en otra parte, o aumentar la guerra con Siria e Irán para lograr un nuevo contrato de armas nuevas?. Los contratos por ejemplo de Raytheon con la NASA para su división aeroespacial por 217 millones de dólares son calderilla para estas corporaciones acostumbradas a facturar billones de dólares al gobierno. Consiguen contratos puntuales con países, como ahora Polonia por 8.000 millones de dólares, pero solo la creación y mantenimiento de guerras nuevas o largas pueden mantener su supervivencia. Así que hay que tener claro que van a iniciar guerras nuevas con países nuevos tan solo para vender sus armas. Raytheon Company, con unas ventas de 23.000 millones de dólares en 2014 y 61.000 empleados a nivel mundial, es un líder en tecnología e innovación que se especializa en mercados de defensa, seguridad y civiles en todo el mundo. El grupo aeroespacial estadounidense Lockheed Martin ha logrado un contrato de investigación de la NASA para trabajar en el diseño de un avión de transporte de pasajeros supersónico silencioso y económico. 

Gizlogic_Lockheed-Martin-SR-72

Lockheed Martin SR-71, conocido en el mundillo como “el pájaro negro”o Blackbird, que ya en 1966 consiguió alcanzar una velocidad de Mach 3.65 gracias a su construcción en titanio y sus motores capaces de generar hasta 30000kgf (kilopondios) de empuje. Pretende ahora llegar a Match 5+ de velocidad supersónica y convertirse en la primera nave aeroespacial de uso militar que se desenvuelva en el espacio. El problema es la financiación, y para eso necesitan crear una gran guerra convencional. Con sólo una subvención para investigación de unos 18 millones de euros en 17 meses no tienen ni para pipas. Necesitan crear una amenaza grande que apruebe el Senado, similar a la yihadsita que inventaron en marzo 2011 con 270.000 muertos, y que “”les reportó solo en 2014, unas ventas de los 100 mayores fabricantes que ascendieron a 367.000 millones de euros, señala el Sipri, con el 80% de las ventas totales a cargo de empresas de EE.UU. y Europa. Las ventas de armas de EE.UU. cayeron un 4,1% en el 2014 y las de los países de Europa Occidental, un 7,4%. Sin embargo, tras los atentados de París del 13 de noviembre, el valor en bolsa de las compañías fabricantes aumentó rápidamente. Así, la citada Raytheon subió un 4,7% y Lockheed Martin, un 6,36%“”. (Señala La Vanguardia).

La guerra en Siria promete no terminar mientras el Pentágono de EEUU esté enviando mejores armas a las milicias insurgentes.

A mediados de febrero, una milicia CIA-armada llama Fursan Al Haq, o Caballeros de la Justicia, tuvo que salir corriendo de la ciudad de Marea, a unas de 20 millas al norte de Alepo, eran Fuerzas Democráticas sirios respaldados por el Pentágono, que se mueven en las zonas controladas por los kurdos hacia el este.

“Conseguimos lo que pedimos en un tiempo muy corto”, dijo en una entrevista un comandante rebelde, Ahmad al-Saud. En sólo dos días su grupo, la División 13, destruyó siete vehículos blindados y tanques con las armas entregadas por la Cia norteamericana.

Misiles anti tanque TOW han sido entregados por EEUU a sus yihadistas.

En septiembre 2015, un grupo de seguimiento, informó que 75 combatientes de la División 30 habían cruzado a Siria desde Turquía con “12 vehículos de cuatro ruedas equipados con ametralladoras y municiones”. Material que no reporta grandes beneficios y que precisa amenazas mayores para la producción de armas pesadas. El Pentágono confirmaba que entrenaba a la División 30 de Al Nusra. Un presupuesto de 500 millones de dólares solo para el entrenamiento de 5.400 mercenarios insurgentes, que no representa inversión suficiente para los ejércitos privados de Blackwater.

Pero en febrero 2016 ha sido aprobado un nuevo presupuesto más serio: El presupuesto del Pentágono 2017 incluye algo de dinero para cebar la bomba de alta tecnología : $ 3 mil millones para armas avanzadas para contrarrestar, por ejemplo, un ataque de largo alcance chino en las fuerzas navales de Estados Unidos; $ 3 mil millones para mejorar los sistemas submarinos; $ 3 mil millones para hombre-máquina (soldado robot), y el trabajo en equipo denominado “enjambre” de operaciones de aviones drones no tripulados; $ 1.7 mil millones para cibernética y sistemas electrónicos que utilizan la inteligencia artificial; y $ 500 millones para juegos de guerra y otras pruebas de los nuevos conceptos.

 

 

 

From → Uncategorized

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: