Skip to content

“El corralito comienza en EEUU”.

6 de abril de 2016

dimon-bomb

James “Jamie” Dimon, presidente y jefe ejecutivo de JPMorgan Chase, el más grande de los grandes cuatro bancos americanos.

JP MORGAN CHASE comienza el corralito.
No se podrá sacar más de 1.000 euros en cash diario por transacción de los 18.000 cajeros de que dispone por todo el país, desde el pasado 1 de abril. Unas noticias dicen que solo para los no clientes, y otras que para cualquier cliente. Dicen que no afecta a los clientes del banco mientras algunos directivos piensan en reducir el límite diario por cajero entre 50 y 100 dólares diarios para los no clientes.
Usted pueda pensar, vaaaa, eso a mi no me afecta, yo no saco ese dinero, ni lo tengo, ni lo necesito.

Ya se había señalado a JP Morgan Chase como el próximo en caer después de Lehman Brothers, de hecho ellos cubrieron 1,42 mil millones de dólares en efectivo para resolver la mayor parte de las demandas acusándolo de drenaje de Lehman Brothers Holdings Inc de la liquidez en los últimos días antes de septiembre de 2008 del colapso de ese banco de inversión.
Si se limita como en Chipre la retirada de los cajeros automáticos, y dicen que irá a más, será contagioso a todos los cajeros de todos los bancos de cualquier país de la zona dólar y de la zona euro; pues es solo la punta del iceberg de la retirada de dinero físico de la circulación.
En cuanto se limita el circulante se limita el flujo de la economía, esta se paraliza. Quizás usted no saque 1.000 euros, pero sí el 90% de los negocios que funcionan para pagos corrientes.
¿Que medidas tiene nuestro gobierno para protegernos de esto?: Ninguna. La banca manda, solo la venta de deuda decide las actuaciones del gobierno, y la obligada devolución que hasta ahora ha ido siendo de intereses y no del principal. Países como Grecia emplean el 50% del rescate en pagar intereses y devolver préstamos. España niega haber sido rescatada, pero lo ha sido, y eso nos pone en una situación extrema.
Ellos con no hablar del tema, y decir que todo está bien y asegurado, zanjan el tema.
Mientras, la realidad es que no se pueden hacer efectivos los inmensos pagos de derivados financieros que van a ir venciendo, y no se puede ocultar más el castillo de naipes en el que han convertido nuestra economía y la economía mundial.

Después de los rescates masivos necesarios para salvar el sistema tras la crisis de 2008 los bancos y los reguladores trabajaron juntos para asegurar que todas las cuentas de depósito en los Estados Unidos ya no son propiedad de los depositantes , sino más bien, los propios bancos”.

En sí, basta una noticia así para forzar la desesperada retirada de fondos que evidentemente no podría satisfacer más que una minoría, ya que los bancos no disponen físicamente del dinero que los depositantes les entregan. Este dinero lo usan sistemáticamente para empeñarse en los mercados financieros y créditos únicamente corporativos, de ampliaciones de capital y ahora de renovaciones de contratos de derivados (crédito sobre crédito), pero no para medianos y pequeños empresarios y ciudadanos; y lo han perdido por las contingencias que ellos mismos han creado para multiplicar sus beneficios mientras lo absorben de las clases medias que han hecho desaparecer. Todas estas cifras bancarias de beneficios son falsas, pues si fueran reales darían crédito que no pueden dar y es la base tradicional y básico del negocio bancario. Crédito sobre crédito, ampliación sobre ampliación, y un fondo de garantía de depósitos en el que se sustenta de sólo un 1% con responsabilidad directa del 99% restante a los presupuestos del estado.

¿Cuantos clientes tiene una entidad bancaria, una oficina?. No es el dato que importa, lo que importa es que si hubiera una cola para retirar la totalidad de sus fondos, es probable que no pudieran cumplir más que con los cinco primeros. Ahora comprende usted por qué le dicen en su oficina que tiene que avisar para retirar cantidades por encima de los 3.000 euros. Los bancos hace que el dinero no exista por la deuda que han generado y a los que nadie pide responsabilidades, pues son dueños de los gobiernos a través de la deuda que les emiten. Y a su vez, los bancos llevan imprimiendo dinero electrónico sin control hace décadas. Se puede decir que desde la aparición de internet y la informática que con sofisticados programas les ha permitido ocultar y trasvasar cantidades de un lado a otro, sin el control ni auditoría de nadie. Se contabiliza a los depositantes, ahorradores y empresas, pero no a la banca. Los famosos test de estrés los hace la banca a la banca, y jamás cuentan la verdad y menos la auditoría interna y sus gobiernos obedientes lo consienten.

¿Qué se puede hacer?. Poca cosa. Dejar en su cuenta el dinero mínimo para el pago de sus recibos habituales y sacar el resto debajo del colchón. Lo cual no impide el crack del sistema financiero mundial occidental.

La solución bancaria pasa por la Glass Steagall que preconiza Lyndon Larouche, en separar los fondos de la banca especulativa de mercados financieros de la banca básica comercial y de ahorros de depósitos, de la que no quieren ni oir hablar porque perderían el control del mundo y se vería la quiebra a la que nos han arrastrado.

 

From → Uncategorized

3 comentarios
  1. Andrea permalink

    Cuándo Eladio?

  2. Pedro permalink

    Vamos… que estamos jodidos… Que las cifras de beneficios son mentiras casi seguro, hoy mismo sale el Banco Santander despidos a mansalva y el BBVA dice que le sobran el 75% de oficinas… ¡¡ como nos engañan…!!

  3. LEY GLASS STEAGALL, O HIPERINFLACIÓN Y CAOS — Webcast de Lyndon Larouche http://sastamente.blogspot.com/2013/01/la-crisis-del-ano-2013-ley-glass.html

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: